Espacio

Fin de la misión: la nave Cassini se acerca a su trágico «gran final»

Tras 13 años explorando Saturno, la sonda se sumergirá en las profundidades de la atmósfera del planeta y desaparecerá para siempre.Thursday, November 9, 2017

Por Nadia Drake
ver galería
Si te interesa la historia de Cassini, no te pierdas el documental «Misión Saturno» sobre el revolucionario trabajo de esta nave. Estreno el viernes 15 de septiembre a las 22:00 en National Geographic.

La semana que viene, una bola de fuego atravesará los cielos de Saturno anunciando el fin de una era: la desaparición de la venerada nave Cassini de la NASA.

En 2004, Cassini comenzó su exploración del sistema de Saturno. Durante más de 13 años, ha girado y volado alrededor del planeta anillado y sus numerosas lunas, ejecutando millones de órdenes y devolviéndonos más de 450.000 imágenes.

Aunque es tentador desear que Cassini se convierta en un habitante permanente del sistema incluso tras quedarse sin combustible, la misión científica final de la nave será autodestruirse sumergiéndose en la atmósfera de Saturno.

«Siento cómo el fin de la misión está llegando mucho más rápido de lo que esperaba», afirma la científica del proyecto Linda Spilker. «En ese último día, sentiré una mezcla de tristeza y un enorme orgullo por todo lo que ha logrado».

Sigue aprendiendo: Descubierto en Titán un compuesto con la capacidad de formar membranas

Hora de cerrar el telón

El 11 de septiembre, un impulso gravitacional de la enorme luna Titán situará a Cassini en trayectoria de colisión son Saturno. En torno a la 1 de la tarde (hora del Pacífico) del 14 de septiembre, Cassini sacará su última fotografía. A partir de ese momento, se encontrará en contacto continuo con la Tierra a medida que emprende su último viaje hacia el planeta.

En torno a las 3:30 de la mañana del 15 de septiembre, comenzará su inmersión entre las nubes del planeta. A medida que aumente la fricción atmosférica, la nave se irá ralentizando y calentando, y empezará a caer.

Finalmente, se incendiará y tendrá la apariencia de un meteorito atravesando el cielo de Saturno. Incluso en sus momentos finales, Cassini se irá ajustando para mirar en dirección a la Tierra y enviarnos datos durante tanto tiempo como sea posible.

Los científicos esperan recibir la última señal de Cassini en torno a las 4:55 de la mañana. Ese último suspiro será como un susurro desde el más allá: la nave ya llevará 83 minutos desaparecida para siempre cuando la señal haya viajado desde Saturno hasta un radiotelescopio en Australia.

Y a partir de entonces, al menos en el futuro próximo, el sistema de Saturno permanecerá en silencio.

Galería de fotos: Las imágenes de Cassini en su último vuelo sobre Titán

Un legado permanente

Por pura casualidad, Cassini se incendiará a apenas un mes del vigésimo aniversario de su lanzamiento. Salió de Cabo Cañaveral, en Florida, el 15 de octubre de 1997 y llegó a Saturno el 1 de julio de 2004. Nada más llegar a su destino, la nave comenzó a dejar boquiabiertos a los científicos con sus imágenes del emblemático planeta y su grupo de más de 60 lunas.

Al principio, Cassini dejó caer el lander Huygens en la neblinosa y anaranjada luna Titán. Titán, que es la segunda luna más grande del sistema solar, está envuelta en una densa atmósfera de nitrógeno que oculta sus lagos y mares oleosos de nuestra vista. Ahora, gracias a Cassini, sabemos que Titán es uno de los mejores lugares donde buscar vida fuera de la Tierra.

Poco después, Cassini detectó enormes géiseres que brotaban de las fisuras en el polo sur de la diminuta Encélado, una luna helada que esconde un océano oculto que cubre toda su superficie. Al igual que Titán, Encélado se considera actualmente uno de los lugares más probables donde encontrar vida alienígena en el sistema solar.

Noticia relacionada: Encélado, la luna helada que podría albergar vida

Estas dos lunas son la razón de que Cassini no pueda quedarse en órbita alrededor de Saturno para siempre.

Las reservas de combustible de la nave se han agotado y dejarla girando alrededor del sistema de Saturno sin forma alguna de controlarla supone correr el riesgo de que sufra una colisión imprevista en uno de estos tentadores mundos. Pero incluso sabiendo que destruir Cassini es lo mejor para la ciencia, muchos miembros de la misión están de luto por el final de la querida nave.

«Me encanta el hecho de que cada mañana pueda encender mi ordenador y echar un vistazo rápido a las últimas imágenes descargadas de la nave», afirma Carl Murray de la Universidad Queen Mary de Londres. «¡Era casi como tener nuestra propia webcam vigilando las condiciones del otro lado del sistema solar!».

A medida que se acerca el fin de la nave, las plataformas de las redes sociales se están llenando de lamentos, incluyendo los gritos perpetuos de una cuenta de Twitter que no puede soportar la inminente muerte de la nave.

Habla por todos nosotros:

Seguir leyendo