El cielo en la noche de Halloween: busca estos objetos en el firmamento

El ojo de Medusa y un monstruo marino celestial son solo algunos de los fenómenos que podrás observar esta noche.martes, 31 de octubre de 2017

Formas fantasmagóricas parecen embrujar esta extensión de estrellas en la constelación de Cefeo, el rey.
Formas fantasmagóricas parecen embrujar esta extensión de estrellas en la constelación de Cefeo, el rey.
foto por Adam Block, Mount Lemmon SkyCenter, Universidad de Arizona

A medida que pequeños monstruos y duendes se aventuran en la oscuridad en busca de dulces, esta noche de Halloween podrás observar el cielo en busca de espeluznantes fenómenos estelares. Si sabes dónde y cuándo mirar, podrás contemplar una serie de monstruos cósmicos acechando en las noches de otoño del hemisferio norte. Esta es nuestra selección de objetos celestiales espeluznantes que serán fáciles de encontrar con ayuda de tus ojos o de prismáticos, si te atreves a buscarlos.

La luna gibosa

¿Sabías que la Luna esconde más agua de la que pensábamos?
¿Sabías que la Luna esconde más agua de la que pensábamos?

La única compañera natural de la Tierra, la Luna, es el objeto más grande y brillante del cielo nocturno, así que no es sorprendente que haya sido la fuente de innumerables historias de terror en culturas de todo el mundo.

Hace siglos, la civilización azteca de México y la cultura maorí de Nueva Zelanda contaban siniestras leyendas asociadas a la Luna. Creían que vagaba por el cielo, acechando y devorando a los desafortunados individuos que se atrevían a salir durante la noche. Las culturas de todo el mundo también creían que la Luna podía volver locas a las personas: la palabra «lunático» procede del latín lunaticus, vinculada a la creencia de que las noches de luna llena eran la causa de conductas inusuales de algunas personas.

La noche de Halloween, la luna gibosa creciente estará en lo alto del cielo meridional, emitiendo una luz pálida y plateada sobre los que celebren esta fiesta.

Betelgeuse, Betelgeuse, Betelgeuse

La gigante roja Betelgeuse marca el hombro de la constelación de Orión, el cazador.
La gigante roja Betelgeuse marca el hombro de la constelación de Orión, el cazador.
foto por Andrew Fazekas, SkySafari

La constelación de Orión, el cazador, será fácil de ver durante la noche de Halloween en el cielo del este. En el hombro derecho de este emblemático patrón estelar se encuentra una gigante roja, un ejemplo increíble de una muerte estelar inminente.

Betelgeuse es una de las estrellas más grandes conocidas. Si remplazáramos nuestro sol por esta gigante, sus bordes exteriores se extenderían hasta Júpiter, y la Tierra quedaría reducida a cenizas en su interior ardiente. Cuando esta estrella masiva muera en aproximadamente un millón de años, desaparecerá en una explosión, creando una supernova tan potente que podría ser tan brillante como la luna llena en nuestro firmamento y que incluso podría ser visible durante el día.

Algol, el ojo de Medusa

La estrella parpadeante Algol se encuentra en la cabeza de Medusa, sostenida por el héroe Perseo.
La estrella parpadeante Algol se encuentra en la cabeza de Medusa, sostenida por el héroe Perseo.
foto por Andrew Fazekas, SkySafari

Los sagaces niños que estén haciendo «truco o trato» también podrán emprender la caza de un monstruo estelar. La estrella Algol se encuentra en la constelación Perseo, que se podrá observar al noreste en el cielo nocturno de Halloween. La estrella representa el ojo de Medusa, de cabello de serpientes, un monstruo de la mitología griega. Según la leyenda, cualquiera que se atreviese a mirarla se convertiría en piedra al momento.

Además, parecerá que la gorgona nos guiña el ojo. Algol, que significa «la cabeza del demonio», está formado en realidad por dos estrellas que orbitan la una en torno a la otra. Desde nuestro punto de vista a 93 años luz de distancia las dos estrellas parecen una sola, pero están alineadas de forma que una eclipsa a la otra aproximadamente cada tres días. Esto hace que Algol parezca atenuarse e iluminarse de nuevo con el paso del tiempo.

Puedes observar fácilmente el guiño de este demonio en Perseo, que se encuentra cerca de la constelación Casiopea, en forma de W. Perseo se parece en cierta medida a una K asimétrica y Algol se localiza en uno de los brazos superiores, a solo unos grados de la brillante estrella Mirfak.

Un monstruo marino estelar

La estrella Mira se encuentra en la constelación Cetus, el monstruo marino.
La estrella Mira se encuentra en la constelación Cetus, el monstruo marino.
foto por Andrew Fazekas, SkySafari

Cetus, el monstruo marino, un gigante entre constelaciones, abarca gran parte del cielo bajo Pegaso, el caballo alado, y a la derecha de Tauro, el toro. La interpretación clásica de esta constelación se parece a una ballena, pero muchos mitos la muestran como una terrorífica quimera, con cabeza de dragón y cuerpo de pez. En el mito griego, la princesa Andrómeda se encuentra encadenada a unas rocas como sacrificio a Cetus.

A finales de otoño, el gigante acuático parece vagar sobre el horizonte al sur. Como cualquier serpiente gigante en el folclore, esta bestia celestial puede ser difícil de avistar. Aunque sus estrellas son relativamente tenues en comparación con las constelaciones cercanas, Cetus contiene unas vistas mágicas para los observadores del firmamento. La gigante roja Mira, conocida como la «estrella maravilla», es la primera estrella variable conocida, descubierta en 1638. Lo increíble es que la luz de esta estrella pasa de un gran brillo visible a simple vista a solo ser visible con prismáticos.

Más noticias espaciales: Detectadas las primeras ondas gravitacionales resultantes de la colisión de estrellas de neutrones

Satélites zombis

Muchos satélites que orbitan alrededor de la Tierra terminan sus vidas con un regreso ardiente, quemándose a medida que caen a través de la atmósfera de nuestro planeta. Sin embargo, algunos satélites muertos están condenados a ser zombis cósmicos, vagando en la oscuridad del espacio durante décadas.

Uno de esos satélites es el ENVISAT, de la Agencia Espacial Europea y con el tamaño de un autobús, que se quedó en silencio repentinamente en mayo de 2012 tras 10 años en órbita. Sigue dando vueltas alrededor de nuestro planeta y podría hacerlo sin control durante al menos un siglo más antes de que finalmente se desplome hacia la atmósfera terrestre.

ENVISAT se encuentra ahora entre los cientos de satélites muertos, cohetes propulsores y otro tipo de basura espacial que pueden verse en el cielo nocturno. Sus brillantes superficies metálicas reflejan la luz del sol hacia la Tierra, haciendo que parezcan extrañas estrellas que se deslizan rápidamente por el firmamento.

Para intentar ver estos zombis orbitales, puedes utilizar páginas de rastreo de satélites como Heavens Above. Introduce tu ciudad y escoge tu objetivo, y el rastreador generará un horario de visualización y un mapa del firmamento que te mostrará dónde y cuándo podrás ir a la caza de zombis durante la noche de Halloween.

Noticia relacionada: La conjunción de Venus y Marte y otros fenómenos astronómicos en octubre

Seguir leyendo