Descubren una posible supertierra que orbita la estrella más próxima al Sol

Los cambios sutiles en el movimiento propio de la estrella Próxima Centauri sugieren que podría albergar no uno, sino dos mundos extraterrestres.

Publicado 15 abr. 2019 11:46 CEST, Actualizado 5 nov. 2020 7:02 CET
Próxima Centauri b
Naves diminutas vuelan hacia el planeta Próxima Centauri b en una ilustración de la iniciativa Breakthrough Starshot. Los astrónomos creen que Próxima b tiene una hermana: una supertierra que podría orbitar alrededor de la misma estrella roja a más de 4 años luz de distancia.
Fotografía de Jason Treat, NGM Staff; Sean McNaughton
Nota: Este artículo se publicó originalmente el 12 de abril de 2019 y se ha actualizado para incluir la publicación del estudio en una revista publicada por pares.

Es posible que haya no solo uno, sino dos planetas orbitando la estrella más cercana a nuestro Sol, una enana roja llamada Próxima Centauri que está a unos 4,24 años luz.

«Nos complace mostrarles por primera vez el que, para nosotros, es un nuevo candidato a planeta en Próxima al que llamamos Próxima c», declaró Mario Damasso, del Observatorio de Turín, el 12 de abril durante la conferencia Breakthrough Discuss de 2019. El 15 de enero de 2020 se publicó un trabajo que describía el candidato a planeta en la revista Science Advances.

«Es solo un candidato. Es algo que debemos recalcar», añadió Damasso.

Exoplanetas 101
Los exoplanetas ponen en tela de juicio la idea de que estamos solos en el universo. Descubre qué tipos de exoplanetas existen, los métodos que emplean los científicos para descubrirlos y cuántos mundos podrían existir en la Vía Láctea.

Si el planeta existe, es al menos seis veces más masivo que la Tierra —lo que lo convertiría en una supertierra— y tarda 1936 días en completar una órbita alrededor de su estrella. Eso significa que la temperatura media en superficie del planeta es demasiado fría para que fluya agua líquida.

«¿Es habitable? La verdad es que no mucho. Es bastante frío», explica Fabio Del Sordo, de la Universidad de Creta.

Castillos en el aire

En 2016, los científicos del proyecto Pale Red Dot revelaron el primer mundo conocido que orbitaba Próxima Centauri, un planeta al menos 1,3 veces más masivo que la Tierra que quizá sea lo bastante cálido para que exista vida tal y como la conocemos en la superficie. Los científicos identificaron el planeta, al que llamaron Próxima Centauri b, estudiando la fuerza de atracción gravitacional que ejerce planeta sobre Próxima Centauri, que provoca oscilaciones en la estrella.

Damasso y Del Sordo decidieron revisar los datos empleados para avistar Próxima b. Los procesaron de una forma diferente, retiraron las señales de Próxima b y su actividad estelar intrínseca, y añadieron 61 mediciones llevadas a cabo a lo largo de otros 549 días por el espectrógrafo HARPS, ubicado en un telescopio en el Observatorio de La Silla, en Chile.

En total, contaban con casi 17 años de datos sobre las oscilaciones de las estrellas. En ellos detectaron una señal que podría ser otro planeta en órbita alrededor de Próxima Centauri. De existir —algo muy hipotético—, Próxima c tardaría algo más de cinco años terrestres en completar una órbita alrededor de su estrella, que orbita a una distancia más de 1,5 veces superior a la distancia a la que orbita la Tierra del sol.

«La detección es muy complicada», afirma Del Sordo. «En varias ocasiones nos preguntamos si se trataba de un planeta real. Pero lo que es seguro es que, aunque este planeta sea un castillo en el aire, debemos seguir trabajando para sentar sus bases».

Centrados en el premio

Los científicos seguirán recopilando datos sobre la estrella y quieren emplear la información de la sonda Gaia de la Agencia Espacial Europea para seguir estudiando el movimiento propio de Próxima Centauri, lo que podría perfeccionar su interpretación de las oscilaciones. También sugieren que el planeta podría verse directamente con los futuros telescopios.

La luz roja de la estrella Próxima Centauri se proyecta sobre la superficie del planeta Próxima b en una ilustración.
Fotografía de ESO, M. Kornmesser

Por otra parte, las observaciones de la estrella por parte del ALMA (Atacama Large Millimeter/Submilliter Array) podrían respaldar la hipótesis de que haya diversos planetas en órbita: en esas imágenes, Próxima Centauri está rodeada de franjas de polvo que supuestamente están siendo formadas por objetos en órbita. Además, ALMA detectó otra fuente de brillo en el sistema Próxima, situada a la distancia aproximada a la que podría estar orbitando Próxima c.

«Hay una fuente desconocida, es algo. Podría ser una fuente de fondo, podría ser ruido; no lo sabemos», admite Del Sordo.

«Es un resultado verdaderamente impresionante, espero que resista el escrutinio científico en los próximos meses y años», afirma Rene Heller, del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar.

Lauren Weiss, de la Universidad de Hawái, sugiere que el equipo podría haber observado una señal provocada por una combinación de otros planetas del sistema, así como por el ruido estelar.

«Quizá haya otros planetas, pero no en el periodo en el que anuncian al candidato. En realidad no sé qué podemos hacer salvo lo que han dicho con razón: seguir vigilándolo... será un largo camino», dijo a Damasso y Del Sordo durante la conferencia.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.
Seguir leyendo