Espacio

Rumbo 2024: el nuevo plan estratégico de la NASA para establecer presencia humana en la Luna

Artemisa, el nuevo plan estratégico de la NASA para establecernos en la Luna, abre un nuevo abanico de posibilidades ante lo que los expertos ya consideran una nueva era de la exploración espacial. miércoles, 3 de julio de 2019

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
Una ilustración muestra la cápsula Orión, la nave que la NASA está probando para enviar humanos a la luna y más allá.

Cincuenta años después de que Neil Armstrong se convirtiera en el primer ser humano en pisar la Luna, National Geographic conmemora este hito histórico con una espectacular programación dedicada a la exploración espacial y al programa Apolo, que se podrá disfrutar cada domingo de julio, con maratones durante todo el día y estrenos a las 16:00 y a las 21:30 horas.

Una nueva era espacial ha llegado para quedarse. De forma sigilosa pero constante, el conocimiento científico avanza a pasos agigantados para dar vida a un nuevo escenario espacial que se va construyendo cuando aún parece incluso imposible de concebir.

¿Imaginas robots autónomos pululando por la superficie lunar? ¿Construcciones con los materiales del satélite? ¿Un nuevo tipo de energía que permita la presencia humana constante? A pesar de sonar al guión de una película de ciencia ficción, esta realidad podría estar mucho más cerca de lo que creemos. 

2024; esa es la fecha en la que el ser humano volverá a la Luna para pisar por primera vez su lado oculto. “La historia está escrita por aquellos que se atreven a soñar en grande y hacer lo imposible”, dijo el vicepresidente Mike Pence cuando le pidió a la NASA que pusiera en marcha un proyecto para establecer presencia humana en la Luna en los próximos cinco años.  

Cincuenta años más tarde de que Neil Armstrong se convirtiera en el primer ser humano en pisar la Luna por primera vez, una nueva misión para alcanzar nuestro satélite desde un nuevo enfoque está más cerca que nunca. Así lo afirma la NASA en su plan estratégico para la exploración lunar, cuya última actualización data de este mes.

ver galería

Hija de Zeus y hermana de Apolo, Artemisa es la diosa que da nombre a la primera misión en la que una mujer astronauta pisará la cara oculta de la luna junto a otro compañero.

“Esta vez, cuando vayamos a la Luna, nos quedaremos. Y luego usaremos lo que aprendamos en la Luna para dar el siguiente gran salto: enviar astronautas a Marte", afirma en la NASA Jim Bridenstine. “Iremos con nuevas tecnologías y sistemas innovadores para explorar más lugares en la superficie de lo que nunca se creyó posible”.

El 26 de marzo de 2019, el presidente de los Estados Unidos ordenó a la NASA que llegásemos al Polo Sur lunar en los próximos cinco años y, para ello, ha pedido al Congreso aumentar 1.600 millones de dólares el presupuesto de la NASA para que puedan llevar a cabo la hazaña.  

La exitosa prueba del sistema de escape de la nave Orión

Los astronautas viajarán hasta la superficie lunar en la parte superior de la nave espacial más segura construida hasta el momento, a bordo de la cual la primera mujer de la historia y un hombre llegarán a la Luna en 2024.

El proyecto se lleva a cabo con la colaboración de la Agencia Espacial Europea (ESA), que aportará el módulo de servicio de un único uso, mientras que el diseño del módulo habitable de la cápsula permitirá su reutilización en sucesivas misiones.

El primer viaje no tripulado de Orión a la Luna será puesto en marcha en el 2020, momento en el que, durante 3 semanas, la cápsula se situará en órbita alrededor del satélite hasta regresar a Tierra con un ameridaje en el océano Pacífico.

Ayer día 2 de julio, Artemisa dio un paso más hacia la Luna gracias a la exitosa primera prueba de lanzamiento de Orión. El moderno sistema de escape Ascent Abort Test 2 “está conectado a la parte superior de la nave y puede impulsar al módulo de la tripulación lejos del cohete en milisegundos en caso de que ocurra un evento que ponga en peligro la vida durante el lanzamiento”, afirma la NASA.

La Luna 101
La Luna 101
Te mostramos los violentos orígenes de la Luna, cómo sus fases dieron pie a los primeros calendarios y cómo los humanos exploraron el único satélite natural de la Tierra hace medio siglo.

“Como alguien que ha salvado su vida con un sistema de cancelación de lanzamiento, puedo dar fe de que hoy fue un hito verdaderamente significativo en el programa Artemis”, afirma en su perfil de twitter el astronauta Nick Hague.

“Al ver que el motor de empuje de 400,000 lb superaba al cohete de lanzamiento, el motor de control reorientó antes de que el motor de Jettison de 40,000 lb se separara de la cápsula Orión, fue increíble”, afirmaba por otro lado el astronauta Randy Bresnik en esta misma plataforma.

El cohete más grande y potente jamás construido

El desarrollo del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS, por sus siglas en inglés) significa la construcción del cohete más grande y potente de la historia, que será diseñado para transportar humanos en la nave Orión hasta la Luna y, más adelante, hasta Marte. Un proyecto que necesitará entre 20.000 y 30.000 millones de dólares anuales, según declaró Jim Bridenstine a la CNN.

Especial Apolo

La nave espacial más segura jamás construida, Orión, “permitirá una presencia sostenida en la Luna y alrededor de ella para el 2028”, según el informe del Ascent Abort Test 2. Sin embargo, la tecnología no será lo único que estará a la vanguardia; también el enfoque de la misión será completamente nuevo, ya que esta vez tiene un fuerte matiz comercial con el objetivo de que la NASA desarrolle “una presencia permanente fuera de la Tierra que genere nuevos mercados y oportunidades, tanto científicas como económicas”.

Para ello, según afirma la NASA, “los socios internacionales también siguen siendo una parte vital de nuestro plan lunar y contribuirán al objetivo de crear una presencia lunar permanente para el 2028”.

Una puerta de enlace: de la Luna a Marte

"Los primeros tres minutos de nuestra misión de regreso a la Luna son los tres minutos más peligrosos de la misión", afirma Robert Decoursey, del Centro de Investigación de Langley de la NASA.

Alcanzar la Luna no es el objetivo final de Artemisa, sino tan solo el punto de partida para lograr tener presencia humana permanente allí que sirva de trampolín para alcanzar Marte o algún otro asteroide.

Para lograrlo, la NASA está desarrollando una puerta de enlace, conocida como Gateway, ubicada a unas 250.000 millas de la Tierra y que “permitirá el acceso a toda la superficie de la Luna y brindará nuevas oportunidades en el espacio profundo para la exploración”.

El control de la misión discute el apagado del CM.

Para 2022, dos años más tarde del primer viaje de Orión a la Luna, está previsto que se inicie la construcción del Gateway: la primera estación espacial que estará en órbita alrededor de la Luna.

“El aterrizaje de humanos en la superficie de la Luna en 2024 requerirá cambios en las políticas, procedimientos y procesos internos y externos establecidos”, declara el informe.

Una nueva era espacial: la exploración espacial comercial sostenible

“La propulsión solar eléctrica ofrece estos beneficios y es una tecnología clave para el Gateway”, afirma la NASA. “El primer elemento que se lanzará al espacio será el elemento de potencia y propulsión en 2022. Este sistema de propulsión alternativo enriquecerá la exploración en la Luna al permitir transferencias de órbitas y remolques espaciales reutilizables hacia y desde la superficie lunar”.

A través de una serie de pequeñas misiones comerciales a modo de demostraciones de tecnología, la NASA pretende explotar los recursos del satélite antes del retorno humano. A pesar de los contratiempos que puedan surgir, la tecnología para construir una base permanente en la luna ya existe. “El tiempo es ahora. Tenemos la capacidad, tenemos el propósito, tenemos la carga, tenemos la responsabilidad”, afirma la NASA.

Seguir leyendo