Explicando el planeta Tierra

Nuestro planeta natal nos proporciona vida y nos protege del espacio.

Por Michael Greshko
La Tierra

La Tierra parece llenar el cielo en esta imagen tomada por la tripulación del Apolo 17 en 1972. La imagen conmemora la primera vez que los astronautas pudieron fotografiar el casquete polar sur.

Fotografía de NASA

La Tierra, nuestro planeta natal, es un mundo diferente a los demás. Tercer planeta más alejado del sol, la Tierra es el único lugar del universo conocido en el que se ha confirmado que existe vida. 

Con un radio de unos 6371 kilómetros, la Tierra es el quinto planeta más grande de nuestro sistema solar, y es el único que se sabe con seguridad que tiene agua líquida en su superficie. La Tierra también es única en lo que respecta a su nombre. Todos los demás planetas del sistema solar recibieron el nombre de una deidad griega o romana, pero durante al menos 1000 años, algunas culturas han descrito nuestro mundo utilizando la palabra germánica "tierra", que significa simplemente "el suelo".

La Tierra 101
La Tierra es el único planeta conocido que alberga vida. Descubre los orígenes de nuestro hogar y algunos de los ingredientes fundamentales que ayudan a convertir este punto azul en un ecosistema global único.

Nuestro baile alrededor del sol 

La Tierra orbita el sol una vez cada 365,25 días. Como nuestros años naturales, según el calendario gregoriano por el que se rige el mundo occidental, solo tienen 365 días, añadimos un día bisiesto más cada cuatro años para tener en cuenta la diferencia. 

Aunque no podamos sentirlo, la Tierra recorre su órbita a una velocidad media de 29,7 kilómetros por segundo. Durante este circuito, nuestro planeta se aleja una media de 149 millones de kilómetros del sol, una distancia que la luz tarda en recorrer unos ocho minutos. Los astrónomos definen esta distancia como una unidad astronómica (UA), una medida que sirve como un práctico baremo cósmico. 

La Tierra gira sobre su eje cada 23,9 horas, lo que define el día y la noche para los habitantes de la superficie. Este eje de rotación está inclinado 23,4 grados con respecto al plano de la órbita de la Tierra alrededor del Sol, lo que nos da las estaciones. El hemisferio que está más cerca del sol experimenta el verano, mientras que el hemisferio que está lejos hace lo propio con el invierno. En primavera y otoño, cada hemisferio recibe cantidades similares de luz. En dos fechas concretas del año -los equinoccios- ambos hemisferios se iluminan por igual. 

Muchas capas y muchas características 

Hace unos 4500 millones de años, la gravedad obligó a la Tierra a formarse a partir del disco gaseoso y polvoriento que rodeaba a nuestro joven sol. Con el paso del tiempo, el interior de la Tierra, formado principalmente por rocas de silicato y metales, se diferenció en cuatro capas. 

En el corazón del planeta se encuentra el núcleo interno, una esfera sólida de hierro y níquel de 1221 kilómetros de ancho y que alcanza los 5426 grados centígrados. El núcleo interno está rodeado por el núcleo externo, una banda de fluidos de hierro y níquel de 2253 kilómetros de espesor. Más allá del núcleo externo se encuentra el manto, una capa de 2897 kilómetros de espesor de roca viscosa fundida sobre la que descansa la capa más externa de la Tierra, la corteza. En la tierra, la corteza continental tiene una media de 30 kilómetros de grosor, pero la corteza oceánica que forma el fondo marino es más fina -unos cinco kilómetros de grosor- y más densa. 

Al igual que Venus y Marte, la Tierra tiene montañas, valles y volcanes. Pero, a diferencia de sus hermanos rocosos, casi el 70 % de la superficie terrestre está cubierta por océanos de agua líquida con una profundidad media de 4 kilómetros. Estas masas de agua contienen el 97 % de los volcanes de la Tierra y la dorsal oceánica, una enorme cadena montañosa de más de 64 373 kilómetros de longitud. 

La corteza y el manto superior de la Tierra están divididos en enormes placas que chocan entre sí a cámara lenta. Cuando estas placas chocan, se separan o se deslizan entre sí, dan lugar a nuestra geología, que goza de gran actividad. Los terremotos retumban cuando estas placas se enganchan y se deslizan entre sí. Muchos volcanes se forman cuando la corteza del fondo marino choca y resbala bajo la corteza continental. Cuando las placas de la corteza continental colisionan, cadenas montañosas como el Himalaya son empujadas hacia el cielo. 

Campos y gases protectores 

La atmósfera de la Tierra está compuesta por un 78 % de nitrógeno, un 21 % de oxígeno y un 1 % de otros gases como el dióxido de carbono, el vapor de agua y el argón. Al igual que un invernadero, este manto de gases absorbe y retiene el calor. En promedio, la temperatura de la superficie de la Tierra es de unos 15 grados centígrados; sin nuestra atmósfera, sería de -18 grados. En los últimos dos siglos, los seres humanos han expulsado a la atmósfera suficientes gases de efecto invernadero como para aumentar 1,0 grados centígrados la temperatura media de la Tierra. Este calor adicional ha alterado los patrones climáticos de la Tierra de muchas maneras. 

La atmósfera no solo alimenta la vida en la Tierra, sino que también la protege: es lo suficientemente densa como para que muchos meteoritos se quemen antes de impactar por la fricción, y sus gases -como el ozono- impiden que la luz ultravioleta, que daña el ADN, llegue a la superficie. Pero para todo lo que hace nuestra atmósfera, es sorprendentemente delgada. El noventa por ciento de la atmósfera de la Tierra se encuentra a solo 16 kilómetros de la superficie del planeta. 

Esta foto fue la primera vista de la Tierra tomada cerca de la Luna. Fue realizada por el Orbitador Lunar I de Estados Unidos el 23 de agosto de 1966, cuando la nave estaba a punto de pasar por detrás de la Luna en su 16ª órbita.

Fotografía de NASA

La Luna aparece en medio de la Tierra y del transbordador espacial Discovery en esta foto realizada en 1988. Esta misión del transbordador supuso el regreso al espacio del senador estadounidense -y astronauta pionero- John Glenn. 

Fotografía de NASA

Las nubes ondean en el océano Índico en esta fotografía tomada desde el transbordador espacial Discovery en 1999. Esta misión del transbordador, la STS-96, duró 9 días, 19 horas, 13 minutos y 57 segundos y cubrió 6,1 millones de kilómetros.

Fotografía de NASA

La sombra de la Luna oscurece parte de la Tierra durante un eclipse solar. Solo las personas que se encuentren bajo el centro de esa mancha oscura verán el eclipse total; los demás verán un eclipse parcial. Esta imagen fue tomada desde la estación espacial Mir en agosto de 1999. 

Fotografía de Centre National d'Etudes Spatiales

También disfrutamos de la protección del campo magnético de la Tierra, generado por la rotación de nuestro planeta y su núcleo de hierro y níquel. Este campo en forma de lágrima protege a la Tierra de las partículas de alta energía que se lanzan contra nosotros desde el sol y otros lugares del cosmos. Sin embargo, debido a su estructura, algunas partículas son canalizadas hacia los polos de la Tierra y chocan con nuestra atmósfera, dando lugar a las auroras, el espectáculo natural de fuegos artificiales conocido por algunos como auroras boreales. 

La nave espacial Tierra 

La Tierra es el planeta que mejor podemos conocer en detalle, ya que nos permite ver cómo se comportan otros planetas rocosos, incluso los que orbitan alrededor de estrellas lejanas. Por ello, los científicos la vigilan cada vez más desde el espacio. Solo la NASA ha dedicado docenas de misiones a resolver los misterios de nuestro planeta. 

Al mismo tiempo, los telescopios miran hacia el exterior para encontrar otras Tierras. Gracias a instrumentos como el telescopio espacial Kepler de la NASA, los astrónomos han encontrado más de 3800 planetas en órbita alrededor de otras estrellas, algunos de los cuales son del tamaño de la Tierra, y un puñado de ellos orbitan en las zonas alrededor de sus estrellas que tienen la temperatura justa para ser potencialmente habitables. Otras misiones, como el Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito, están preparadas para encontrar aún más planetas. 

FUENTES
NASA Science Solar System Exploration - Earth
NOAA Ocean Explorer - Mid-Ocean Ridge
NOAA Climate - Climate Change
NASA - Kepler and K2 Missions
IPAC/Caltech - Cool Cosmos
NASA Exoplanet Archive

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com

Si quieres saber más sobre nuestro planeta, medio ambiente y conservación, no te pierdas ‘Nuestro planeta’.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Espacio
Te explicamos las fases lunares
Espacio
Descubren por qué la Luna se está oxidando
Espacio
Rodríguez Manfredi: «España tiene una posición privilegiada en el estudio de las atmósferas marcianas»
Espacio
¿Cómo afectarán a la Tierra los cambios en la actividad del Sol?
Espacio
Descubren que los planetas podrían afectar a la actividad magnética solar

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved