10 secretos para identificar árboles

Convierte a los niños en detectives de los árboles (y en protectores) con estas divertidas actividades.

Publicado 7 abr 2022, 13:11 CEST
Joven conectando con la naturaleza. Coumbia británica

Joven conectando con la naturaleza. Coumbia británica

Fotografía de stockstudioX / Getty Images

Observar e identificar los árboles es un tipo de juego que beneficia a los niños de múltiples maneras. Para empezar, las investigaciones han descubierto que el simple hecho de estar cerca de los árboles mejora el desarrollo cognitivo y reduce el riesgo de problemas emocionales y de comportamiento. "Como visualmente hay más cosas que ver además de los árboles, estos se ven menos los entornos urbanos", dice Mikael Maes, investigador del University College de Londres que realizó el estudio. "Hay más amortiguación de los ruidos que pueden irritar a la gente en las ciudades".

(Relacionado: Estos son los beneficios de la naturaleza para los niños).

Además, identificar los árboles enseña a los niños a ser observadores y, por extensión, a preocuparse por los árboles y el entorno natural en general, dice Timothy Beatley, investigador de ciudades sostenibles y autor de Biophilic Cities: Integrating Nature Into Urban Design and Planning.

"Entender las diferencias entre la forma de una hoja de roble blanco y la de un roble rojo desarrolla un sentido de competencia, logro y orgullo", afirma. "Los niños deberían formar parte de la comunidad que protege los árboles que nos rodean".

No hace falta ser un experto para animar a los niños a fijarse en los árboles. Tienen muchas pistas que te dicen quiénes son, y un poco de trabajo detectivesco puede sacar a la luz sus secretos. Aquí tienes 10 ideas para empezar.

Busca las hojas. Muchas hojas (por ejemplo, las del álamo tulipán, el sauce y el ginkgo) tienen formas inusuales que pueden indicarle de inmediato de qué tipo de árbol se trata. Otras hojas le darán algunas pistas: las agujas largas indican que se trata de pinos, y algunos arces tienen una forma distintiva de cinco puntas.

La forma característica de una hoja de arce puede ayudar a los niños a identificar el árbol.

Fotografía de Vasilyev Alexandr / Getty Images

Incluso las hojas básicas de forma ovalada tienen pistas. Y si las hojas crecen directamente en espacios opuestos en una rama, podría tratarse de un nogal negro o de un árbol de caña dulce. Los árboles con hojas que crecen en espacios alternos en una rama son el fresno, el abedul y el sicomoro.

Sigue tu nariz. Algunos árboles tienen olores característicos, sobre todo si rompes sus ramas y las hueles. El álamo tulipán tiene un olor picante, las raíces del sasafrás pueden oler a cerveza de raíz y el fruto de los ginkgos huele, bueno, terrible.

Palpar el árbol. El sentido del tacto de un niño también puede ayudar a identificar los árboles. Por ejemplo, los árboles con corteza lisa e intacta pueden ser hayas o arces rojos; la corteza pelada puede significar sicomoro o abedul.

(Relacionado: 10 árboles maravillosos y sus 10 maravillosas historias)

Los agujeros en forma de diamante en la corteza (llamados lenticelas) se encuentran en los álamos.

Fotografía de Nadya So / Getty Images

Incluso las crestas de la corteza pueden proporcionar algunas pistas: la corteza del fresno blanco tiene crestas verticales que se cruzan, pero la corteza del roble rojo del norte tiene crestas verticales ininterrumpidas. La corteza del roble blanco tiene crestas horizontales.

La corteza con aspecto de escamas sugiere que se trata de un pino o un abeto; los agujeros en forma de diamante en la corteza (llamados lenticelas) se encuentran en los álamos.

(Relacionado: Salir de casa puede sacar a relucir el espíritu explorador de tus hijos)

Los abetos azules se identifican por su forma piramidal.

Fotografía de Korvit78 / Getty Images

Dale forma. Da un paso atrás y observa la forma general de un árbol. Los árboles que crecen en columnas largas y altas pueden ser cipreses italianos, álamos de Lombardía o robles piramidales. Los árboles que son pirámides o conos incluyen el abeto azul, el abeto de Fraser y el cedro rojo occidental. Los árboles con forma redonda pueden ser el arce de azúcar, el peral de Bradford o el fresno blanco.

Busca frutos o nueces. No todos los árboles tienen frutos o nueces, pero pueden ser signos reveladores de los que sí los tienen. Los árboles con frutos que parecen moras y tienen hojas con dientes de sierra son moras. Las hayas tienen cáscaras de nuez cubiertas de espigas.

Los enebros son diferentes de los pinos: no tienen los típicos conos (que albergan las nueces), sino que muestran lo que parecen grandes bayas azules. Los abetos de Douglas tienen conos más característicos que otros pinos, con "brácteas de cola de ratón" que parecen lenguas de tres puntas que salen de las escamas de los conos.

Las flores dicen mucho. Las flores de un árbol también pueden ayudar a identificar el árbol. Por ejemplo, algunos cornejos y algarrobos negros tienen flores blancas, pero las flores de los algarrobos negros crecen en racimos y las de los cornejos están dispersas.

Los cerezos tienen unas flores rosas muy características; las magnolias tienen flores blancas, rosas, púrpuras o lavandas que se parecen a los azafranes que crecen en los árboles. Los niños también deben mirar hacia abajo: los árboles de jacarandá tienen hermosas flores púrpuras que dejan un desastre pegajoso alrededor del árbol.

Prueba la tecnología. Utilizar una aplicación puede parecer una trampa, pero algunas están diseñadas para ayudar a los niños a identificar los árboles mediante una serie de preguntas de tipo "sí o no" que les enseñan a observar y a realizar nuevas identificaciones sin tecnología. Aplicaciones como PictureThis, PlantSnap y Seek te piden que hagas fotos del árbol y de su corteza; las familias también pueden registrar cuántas especies diferentes han visto.

La Fundación del Día del Árbol también puede ayudar a identificar los árboles con preguntas que destacan las diferencias entre ellos. Además, muchas ciudades cuentan con grupos locales que te guiarán en una excursión para identificar árboles, o tienen áreas designadas donde se identifican árboles para que puedas aprender sus nombres y ver sus características distintivas.

Encuentra una obsesión. Puede que los niños se resistan a identificar todos los árboles, pero elegir uno solo para ser un experto puede ayudar a los niños a interesarse más y, por tanto, a apropiarse de él, dice Nancy Ross Hugo, escritora especializada en actividades al aire libre y autora de Seeing Trees: Discover the Extraordinary Secrets of Everyday Trees. Una forma de hacerlo es relacionar las características de un árbol con la personalidad del niño. "Relacionas al niño con algún árbol que te recuerde a él por alguna razón", dice. "El niño es de crecimiento rápido como un álamo, o firme como un nogal, o elegante como un sauce".

Los niños pueden notar las diferencias estacionales en los árboles, como en este cerezo durante la primavera, el verano, el otoño y el invierno.

Fotografía de rotofrank / Getty Images

Establece un calendario de árboles. Una cosa es identificar un árbol en primavera, pero aprender su aspecto en otras épocas del año es una parte importante de la observación. Beatley sugiere un ejercicio que hace realizar a los estudiantes universitarios: sentarse debajo del mismo árbol cada día (o semana, o mes) y tomar nota de las diferencias. Pide a los niños que dibujen el árbol en distintas estaciones y a distintas horas del día, y que recojan sus hojas a lo largo del año para observar los cambios.

Cambia el nombre de un árbol. Hugo dice que la identificación de los árboles no tiene por qué consistir en identificarlos. Puede tratarse más bien de inspirar el interés del niño por la naturaleza y estimular su sentido de la observación y la curiosidad. Mirar, tocar y oler el árbol puede decir a los niños mucho más sobre un árbol que su simple nombre.

"Parece que pensamos que si puedes nombrarlo, sabes lo que es", dice Hugo. "Pues no necesariamente".

En su lugar, pregunta a los niños cosas como Si fueras la primera persona de la Tierra en ver este árbol, ¿cómo lo llamarías? ¿Lo llamarías por el tacto de su corteza, por el aspecto de sus flores o por su forma de crecer? ¿Su forma o sus hojas? Estas preguntas harán que los niños miren primero y nombren después.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Family
Siete formas de pasar la Semana Santa en casa
Family
Los días libres sin escuela por estrés infantil ya son una realidad en EE. UU.
Family
El tiempo frente a las pantallas ha aumentado: así puedes reconducirlo hacia la lectura
Family
Cómo evitar que la curiosidad infantil afecte a la fauna y la flora
Family
Sabemos que la pandemia afecta a las madres trabajadoras, pero ¿cómo afecta esto a los niños?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved