Historia

Un detallado grabado griego descubierto en una piedra de 3,5 centímetros

Los impresionantes detalles de esta escena están grabados con gran precisión y representan a un guerrero victorioso en combate. Miércoles, 8 Noviembre

Por Sarah Gibbens

La impresionante obra de arte grabada en una piedra preciosa de poco más de tres centímetros y medio se ha revelado después de que los investigadores limpiasen miles de años de cal y mugre.

El equipo de investigadores descubrió esta obra de arte hace dos años, pero pensaron que era poco más que una pequeña perla. Pertenecía a una colección de 1.400 artefactos recuperados de una tumba de 3.500 años perteneciente a un guerrero de la Edad del Bronce enterrado en el suroeste de Grecia. La piedra, bautizada por los investigadores como el «ágata del combate de Pilos» probablemente se habría utilizado a modo de pequeña joya, según Shari Stocker, una de las directoras de la excavación.

La tumba en sí misma supuso un hallazgo extraordinario cuando los investigadores la descubrieron en 2015. Contenía un esqueleto bien conservado perteneciente al «Guerrero del Grifo». Fue enterrado con una placa que representaba una criatura con cabeza y alas de águila y cuerpo de león, denominada grifo. Entre los objetos funerarios descubiertos junto al Guerrero del Grifo figuraba una colección de sortijas de oro y una espada de bronce. Se recogió el ágata, pero se apartó y su obra de arte se reveló tras una limpieza rutinaria.

Los investigadores de la Universidad de Cincinnati tardaron casi un año en limpiar la piedra preciosa antes de poder ver los precisos detalles tallados sobre su superficie. La descripción del ágata y de los objetos descubiertos en la tumba se han publicado en la revista Hesperia.

«Verlo es muy conmovedor. La reacción es casi siempre echarse a llorar», dijo Stocker.

Te puede interesar: Descubren una isla perdida de la Antigua Grecia en el mar Egeo

Una escena violenta

El grabado solo puede verse al detalle a través de una lentes de fotomicroscopía. Algunos de los trazados apenas miden medio milímetro. Es posible que se utilizase una lente de aumento para crear los detalles de la piedra, pero según Stocker nunca se ha descubierto ninguna herramienta parecida que date de este periodo.

«Son incomprensiblemente diminutos», afirmó Jack Davis, profesor de la Universidad de Cincinnati en un comunicado de prensa.

En una entrevista, Davis explicó que no se verían obras de arte realizadas con tal nivel de detalle hasta 1.000 años después. «[Otras obras de arte] se le parecen tanto como un dibujo de Mickey Mouse a uno de Miguel Ángel», dijo.

La escena representa a un guerrero victorioso que, tras haber vencido a su primer enemigo, levanta su espada para hundirla en el cuello de otro enemigo. Se pueden ver músculos individuales grabados en el cuerpo de cada ser humano que aparece sobre la piedra.

Tiene la grandeza de las escenas de las epopeyas griegas, La Ilíada y La Odisea.

La tumba en la que se encontró la piedra se encuentra en la península del Peloponeso, en Pilos, en el yacimiento del palacio del rey Néstor, como se describe en el poema épico de Homero, La Odisea, según informó Andrew Lawler en National Geographic el año pasado. Se desconoce qué representa exactamente el sutil grabado en la piedra. Los investigadores no tienen pruebas suficientes para vincular la representación con las tradiciones orales que más tarde inspirarían a Homero en el 700 a.C. Sin embargo, Stocker y el resto de investigadores creen que probablemente representa una leyenda que entonces habría sido conocida.

Sigue leyendo: Mito y realidad sobre la guerra de Troya

Una tumba llena de sorpresas

Según los investigadores, la complejidad del grabado obliga a los historiadores a replantearse el calibre del arte que se elaboraba durante este periodo de tiempo. No se han descubierto grabados comparables de la Edad del Bronce en el Egeo.

El Guerrero del Grifo fue enterrado en torno al 1450 a.C., durante una época de turbulencias políticas en la antigua Grecia. Es una creencia muy extendida que los griegos peninsulares, los micénicos, conquistaron a los pueblos de la isla de Creta, los minoicos. El arte minoica ejerció una gran influencia en la Grecia peninsular y muchos de los objetos minoicos descubiertos durante este periodo de tiempo podrían haber sido importados o robados.

El nivel de influencia que ejercieron los minoicos sobre la Grecia peninsular ha sido objeto de debate. La tumba del Guerrero del Grifo, según sugieren los investigadores, indica un gran nivel de intercambio cultural. Se desconoce quién era exactamente este guerrero. El número de objetos minoicos en su tumba indican que podría haber formado parte de la élite minoica o que podría haber sido un micénico a quien le atraía la cultura minoica.

Más sobre Grecia: Descubre la región griega de Meteora y sus increíbles monasterios en las alturas

Vídeo relacionado:

Seguir leyendo