¿Qué hacía en México este guacamayo momificado de 2.000 años de antigüedad?

El hallazgo de la momia de guacamayo más antigua del mundo podría darnos información sobre el comercio entre el actual suroeste de Estados Unidos y México.

Published 20 feb. 2018 15:32 CET, Updated 5 nov. 2020 7:02 CET
Guacamayo momificado
Objetos recogidos por los lugareños, fuera de contexto y registrados por arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia.
Fotografía de Emiliano Gallaga, EAHNM-INAH

En 2016, un ganadero que vivía a unos 480 kilómetros al sur de la frontera con Texas estaba haciendo reformas en su propiedad. Pretendía nivelar una cueva, así que contrató a algunos obreros y alquiló un buldócer. Pero no sabían que estaban a punto de desenterrar una mina de oro arqueológica.

Mientras excavaban en la cueva de Avendaños, los trabajadores empezaron a encontrar algunos objetos extraños en la propiedad de San Francisco de Borja, localidad del estado del norte de México, Chihuahua. El ganadero detuvo las reformas, sacó una foto de los hallazgos y se la envió al arqueólogo Emiliano Gallaga, director de la Escuela de Antropología e Historia del Norte de México en el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

«Lo primero de lo que nos dimos cuenta fue que la cabeza del guacamayo estaba en perfectas condiciones», afirma Gallaga.

Había aparecido la cabeza de un guacamayo prehistórico momificado de forma natural, tras haber permanecido miles de años enterrada. El intenso color verde de sus plumas todavía resplandecía y su pico de queratina estaba intacto. El ave es un guacamayo militar, un guacamayo de tamaño mediano que aún existe en la actualidad. Ahora, dos años después de su descubrimiento, el guacamayo momificado se ha datado: es 800 años más antiguo que otros especímenes de la región, lo que indica la existencia de comercio y religión en la sociedad de finales del periodo Arcaico.

Plumas verdes

Junto a la cabeza del ave, los arqueólogos descubrieron el esqueleto de un niño humano y la parte inferior de un hombre con las piernas atadas. También se descubrió una gran cantidad de puntas de piedra, telas y otros objetos que datan de hace miles de años.

La cabeza del guacamayo momificado todavía está cubierta de brillantes plumas verdes.
Fotografía de Emiliano Gallaga, EAHNM-INAH

Hasta la fecha, se han descubierto 670 restos de guacamayos que datan del 1.200 d.C. en el suroeste de Estados Unidos y en el noroeste de México. Pero el guacamayo de la cueva de Avendaños es el primero en el norte de México descubierto fuera del yacimiento arqueológico de Paquimé. Es más, la momia tiene unos 2.000 años de antigüedad, lo que la convierte en el espécimen más antiguo conocido hasta la fecha.

«Una de las razones de que el hallazgo de Gallaga sea realmente emocionante es la fecha tan temprana», afirma Abigail Holeman, directora de la Universidad de Virginia que ha escrito sobre la importancia religiosa de los guacamayos en Paquimé, Chihuahua. «Apela a la antigüedad de su importancia ritual».

Mascotas exóticas

Hace miles de años, los guacamayos militares y los guacamayos macaos no eran nativos del actual Paquimé, aunque sus restos se encuentran por toda la región en la actualidad. Podrían haberse descubierto guacamayos militares como la momia de la cueva de Avendaños al sur del yacimiento, pero no eran originarios de allí.

«Son 400 kilómetros a lo largo de los que alguien ha tenido que llevarlo hasta ese lugar», afirma Gallaga. «No todo el mundo puede permitirse traer un guacamayo desde lejos».

Muchos arqueólogos creen que las aves eran mascotas exóticas pertenecientes a miembros de las clases altas de la sociedad, como las élites, los chamanes y los comerciantes, y que tenían una gran importancia económica. Al igual que el maíz y las pieles de búfalo, es probable los guacamayos se vendieran a comerciantes de la costa a cambio de conchas marinas y peces.

Galería relacionada: 32 fotografías de aves del planeta

Teniendo en cuenta que el guacamayo momificado tiene 2.000 años de antigüedad, Gallaga dice que los lugareños usaban y comerciaban estas aves mucho antes de lo que se creía. Algunas interpretaciones también dicen que los guacamayos tenían importancia religiosa y se veían como intermediarios alados entre la Tierra y las divinidades.

«Esas dos interpretaciones no se anulan entre ellas. No son mutuamente excluyentes», afirma Holeman, lo que significa que las aves habrían tenido importancia religiosa y económica. «Lo que realmente va a tener un impacto enorme es la fecha temprana».

Como nunca se había excavado la cueva, se necesitan más investigaciones para que los arqueólogos conozcan la sociedad de finales del periodo Arcaico y el papel que desempeñaban en ella los guacamayos.

«No tenemos información respecto a estos primeros asentamientos en esta zona», afirma Gallaga. «El siguiente paso será continuar investigando la zona».

Seguir leyendo