Historia

Las pilotos que derribaron las barreras de la aviación

Se estima que solo el tres por ciento de los pilotos del mundo son mujeres.viernes, 29 de junio de 2018

Amelia Earhart ríe alegremente mientras vuela hacia Londres en junio de 1928.
Amelia Earhart ríe alegremente mientras vuela hacia Londres en junio de 1928.

Babs Ambrose, madre de cinco hijos y abuela de ocho nietos, fundó el Stono Farm Market and Tomato Shed Café, un huerto orgánico en Johns Island, Carolina del Sur. Fundó una organización sin ánimo de lucro, enseñó marketing a emprendedoras en Rusia, ejerció de alcaldesa y —además de sus otras responsabilidades— disponía de una licencia de piloto. El amplio camino de tierra de la granja se llamaba «la pista» porque era, de hecho, una pista de aterrizaje y despegue. Babs dijo que volar en avión le daba «una estimulante sensación de libertad» y, como mujer, un sentimiento de logro.

Aunque Babs no está sola en dicho logro, se estima que solo un tres por ciento de los pilotos del mundo son mujeres. Desde Valentina Tereshkova a Bessie Coleman, pasando por Amelia Earhart, parece que las pilotos tienen un don particular para romper no uno, sino varios techos de cristal a la vez.

La piloto Bessica Raiche era lingüista, artista, dentista y abrió su propia clínica siendo una de las primeras mujeres especialistas en obstetricia y ginecología en Estados Unidos. En 1910, se convirtió en la primera mujer estadounidense en volar sola y emprendió dicho viaje en un avión que había construido a partir de seda, bambú y alambre en su salón. La «reina de la velocidad» Jacqueline Cochran, nacida en 1906, fue la primera piloto que rompió la barrera del sonido y la primera piloto en volar por encima de los 20.000 pies sin máscara de oxígeno. Para 1980, tenía más récords de velocidad, distancia y altitud que ningún otro piloto, hombre o mujer. Willa Brown fue la primera piloto afroamericana con licencia en Estados Unidos, la primera oficial afroamericana en la Patrulla Aérea Civil de los Estados Unidos y la primera mujer negra que se presentó como candidata al Congreso.

Esta imagen compuesta se creó en la pista 09L del aeropuerto de Heathrow, Londres, entre las …
ver galería

En el Will Rogers World Airport en Oklahoma City, el 99s Museum of Women Pilots rinde homenaje a la historia pasada y los logros actuales de estas valientes mujeres en la aviación en más de 460 metros cuadrados de archivos y exposiciones que cambian constantemente. El museo cuenta con exhibiciones interactivas, un simulador de vuelo y la mayor colección de memorabilia de Amelia Earhart, como sus gafas de aviadora y su licencia de piloto original.

Earhart fue la primera presidenta y miembro fundadora de las Ninety-Nines, una organización internacional de mujeres pilotos iniciada en 1929 centro de un hangar del Aeropuerto Curtiss, en Valley Stream, Nueva York (los aperitivos de su primera reunión se sirvieron en cajas de herramientas). Las Ninety-Nines llevan activas casi 99 años, apoyando el museo, reuniéndose a menudo en competiciones y sesiones de desarrollo de aptitudes, instruyendo a chicas que nunca han volado antes y organizando divertidos vuelos con los «49 ½’s» (las parejas de las 99s).

En los años 70, la organización se mudó de Nueva York a Oklahoma, una base más céntrica para sus miembros, que volaban desde 50 estados y más de 30 países. Oklahoma City también está a un tiro de piedra de Atchison, Kansas, que alberga el Amelia Earhart Birthplace Museum y el Amelia Earhart Festival, celebrado cada verano durante el tercer fin de semana de julio. El 29 de septiembre de 2018 se celebrará el primer baile de las 99s para recaudar fondos (99s Fundraising Hangar Dance) en el Sundance Airpark de Yukon, Oklahoma, con jazz en directo, baile y un concurso que premiará los mejores trajes de los años 40. El evento recaudará dinero para la restauración de los artefactos y la mejora de las exposiciones y la tecnología del museo. Aunque las mujeres siguen estando insuficientemente representadas en la aviación, las 99s recuerdan con valentía que siempre hay sitio para más; el cielo no tiene límites.

La escritora Cait Etherton, de Virginia, también ha dado clases de piloto. Sigue sus viajes en Twitter.

 

Seguir leyendo