Un mosaico de 1.500 años de antigüedad representa a dos «espías» bíblicos

Una antigua representación de los exploradores de Moisés en Canaán se ha descubierto en un lugar de culto «sin precedentes» en Israel.martes, 10 de julio de 2018

El arca de Noé, la división del mar Rojo, quizá hasta una visita de Alejandro Magno: desde 2012, estas coloridas escenas han ido apareciendo poco a poco conforme los arqueólogos excavan el elaborado mosaico del suelo de una sinagoga de 1.500 años de antigüedad en la región israelí de la Baja Galilea. 

El descubrimiento más reciente: los espías de Moisés.

La escena del mosaico, que representa a dos hombres que transportan un palo cargado de uvas, se descubrió recientemente durante las excavaciones en curso en la sinagoga de Huqoq, según un comunicado publicado por la Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill. La inscripción en hebreo sobre los hombres reza «un palo entre dos», en referencia al pasaje bíblico Números 13:23.

En el Libro de los Números, Moisés envía exploradores a la tierra de Canaán tras el Éxodo desde Egipto. Los espías regresaron hablando de una tierra donde abundaban la leche y la miel, con racimos de uvas tan grandes que se necesitaban dos hombres para transportarlos. Sin embargo, la mayoría de los exploradores no estaban seguros de que pudieran conquistar Canaán y, como resultado, vagaron por el desierto durante 40 años.

Los hallazgos «sin precedentes» en Huqoq contradicen la idea de que los asentamientos judíos en Galilea sufrieron conforme aumentaba la influencia del cristianismo en la región, según la arqueóloga Jodi Magness, directora de las excavaciones de Huqoq. El arte de la sinagoga no solo tiene una calidad excepcional, sino que también pone de manifiesto una rica cultura visual en una época en la que se cree que el arte judío rechazaba las imágenes.

Los mosaicos de Huqoq, que se han excavado con el apoyo de la National Geographic Society, contienen también una escena no bíblica que, según, Magness representa una visita legendaria de Alejandro Magno a la región.

«Esto enriquece más lo que sabemos acerca del judaísmo en la Antigüedad tardía, lo vivo y dinámico que es», afirma.

Aunque las excavaciones de Huqoq continuarán en 2019, Magness se muestra reacia a especular sobre lo que podrían descubrir a continuación. «No puedo decir lo que esperamos encontrar, porque todos los hallazgos son inesperados».

Seguir leyendo