Los 'mummers', la tradición navideña irlandesa más pintoresca y diabólica

Durante siglos, los 'mummers' irlandeses se presentaban por sorpresa en casas para exigir el pago de dinero a cambio de sus bailes y cánticos. Hoy, la tradición ha vuelto, aunque con fines muy distintos.

En Leitrim (Irlanda), un grupo de mummers vestidos con trajes de paja se preparan para actuar ante los vecinos en los días previos a la Navidad. El mumming, una antigua tradición irlandesa, vuelve a ser practicada en todo el país por personas de todas las edades, y ha sido una fuente de entretenimiento y conexión durante la pandemia.

Fotografía de RONAN O'CONNELL
Publicado 16 dic 2021 16:05 CET

Desde hace al menos 400 años, durante la época navideña, los denominados mummers irlandeses se visten con trajes de paja y van de casa en casa cautivando a los residentes con sus obras, rimas, cantos, bailes y música. A mediados del siglo XX, esta costumbre estuvo a punto de desaparecer, en parte debido a las fracturas de la sociedad irlandesa. Ahora, sin embargo, el mumming está resurgiendo.

Todo ello gracias a varios clubes de mumming de Irlanda que realizan espectáculos en los días previos a la Navidad, un gran proyecto iniciado hace siete años en el condado de Leitrim por la artista local Edwina Guckian. La paja se recoge en las granjas locales, se teje a mano para hacer máscaras y vestidos, y se la ponen más de 300 jóvenes mummers que actúan en grupos frente a las casas durante todo el mes de diciembre. El evento de Leitrim culmina con la quema de los trajes en una hoguera festiva.

Pero no los llames "hombres de paja", a no ser que pretendas molestar a los académicos, que dicen que, aunque se cree ampliamente que el mumming se remonta a tiempos paganos, las pruebas apuntan a que ese origen histórico es más una leyenda que un hecho.

En cualquier caso, el mumming está ayudando a una nueva generación a vincularse con las tradiciones ancestrales, dice Guckian. Y aunque históricamente los grupos de mumming estaban formados por hombres jóvenes, ahora representan a todo el espectro de la sociedad irlandesa.

Los turistas que deseen presenciar una actuación pueden dirigirse a Leitrim, un idílico condado del noroeste de Irlanda conocido por sus verdes bosques, sus lagos cristalinos y sus unidas comunidades rurales.

(Así ha evolucionado la Navidad hasta nuestros días)

El mumming es la palabra

La palabra mummer, que se cree de origen germánico, se utiliza para referirse a un actor enmascarado en los países en los que ha prosperado esta tradición, como Irlanda, Inglaterra, Escocia y Canadá. La costumbre llegó a Irlanda desde Inglaterra en el siglo XVII, explica Anne O'Dowd, conservadora jubilada del Museo Nacional de Irlanda y autora de Straw, Hay and Rushes in Irish Folk Tradition (Paja, heno y juncos en la tradición popular irlandesa). 

Durante siglos, el mumming fue habitual en la mitad norte de Irlanda y en algunas zonas de su costa este. Se le dio un toque irlandés a través de sus personajes y temas. Históricamente, cada compañía masculina representaba a héroes irlandeses como San Patricio, figuras políticas controvertidas como el británico Oliver Cromwell y el rey Jorge, personajes populares como Jack Straw y criaturas mitológicas como Belcebú.

Edwina Guckian, en la foto con su hijo y su marido, ha liderado el renacimiento del mumming en Leitrim.

Fotografía de RONAN O'CONNELL

Una pelea entre dos de estos personajes, uno villano y el otro campeón, acabaría con sangre. "Entonces llega un médico y devuelve la vida al personaje muerto", explica O'Dowd. "El tema de las obras -la vida y el renacimiento- es un acontecimiento que se repite cada año en la naturaleza".

(Estos monstruos imaginarios han provocado pesadillas por todo el mundo)

Con rostros ocultos, trajes andrajosos y un palo en la mano, los mummers tradicionales tenían un aspecto feroz, dice Críostóir Mac Cárthaigh, director de la Colección Nacional de Folclore del University College de Dublín. Sin previo aviso, entraban en una casa y pedían actuar. Algunos residentes les daban una cálida bienvenida. Otros los rechazaban por aterrorizar a sus hijos. En todos los casos, los mummers solían cobrar por su presencia.

Sus espectáculos eran divertidos, pero con un trasfondo de intimidación, escribe Henry Glassie en su libro de 1977, All Silver and No Brass: An Irish Christmas Mumming, de 1977. Casi al final de una obra típica de los mummers, aparecían dos personajes diabólicos. Si no se les compensaba lo suficiente, amenazaban con robar los animales del dueño de la casa y "arrastrarte a la tumba".

En esta foto de 1927, los mummers llegan a una casa para cantar, bailar, tocar música y contar historias. Históricamente, los mummers han sido hombres jóvenes, que piden un pago al dueño de la casa a cambio de su actuación.

Fotografía de SOTK2011, ALAMY STOCK PHOTO

Los mummers beben mientras celebran el día de San Esteban el 26 de diciembre de 1955.

Fotografía de GEORGE PICKOW, THREE LIONS/HULTON ARCHIVE/GETTY IMAGES

"La rima y la acción lo hacen todo humorístico, pero las palabras son claras", señala Glassie. "Hay muchos jóvenes, armados con palos, alrededor de tu cocina, que quieren que les des dinero".

En cada grupo de mumming, un personaje pedía el pago en rima. "Aquí vengo, Fiddly Funny, vengo a recoger el dinero. Toda la plata no es latón, el dinero malo no pasa", era un verso clásico. Históricamente, los mummers convertían estos fondos en juergas alimentadas por el alcohol, dice Mac Cárthaigh. Mientras que en la actualidad, las donaciones a los mummers suelen destinarse a programas benéficos y comunitarios.

El mumming también tuvo un impacto positivo en épocas pasadas, dice Mac Cárthaigh. La tradición ayudó a unir a algunas de las comunidades católicas y protestantes de Irlanda, segregadas, con grupos que a veces contenían miembros de cada religión. Pero a medida que la división sectaria del país se amplió durante la década de 1900, el mumming desapareció.

Desde la década de 1950 hasta la de 1980, cuando Irlanda se vio asediada por los disturbios civiles, los mummers a menudo necesitaban permisos para actuar cerca de la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. Con el fantasma de las unidades paramilitares nacionales, que orquestaron muchos de los incidentes violentos que dividían aún más a Irlanda, es comprensible que la gente se sintiera perturbada por los grupos itinerantes de hombres disfrazados.

Llevar la alegría durante los encierros pandémicos

Hoy en día, en una Irlanda más pacífica, el mumming está libre de esa pesada carga, y se considera una actividad pintoresca abierta a todo el mundo. Los mummers de Leitrim son desde niños de dos años hasta mujeres de más de 70 años. Muchos son buenos músicos y deleitan a los espectadores con su dominio del violín, el banjo, el silbato de hojalata o el tambor de bodhran. Otros son hábiles bailarines, actores o cantantes gaélicos. Algunos son tan jóvenes que su talento se reduce a llevar paja y tener un aspecto adorable.

Para los trajes de mumming, la paja se recoge en las granjas locales y se teje a mano para hacer máscaras y vestidos. En el condado de Leitrim, los eventos de mumming culminan con una hoguera festiva de los trajes de paja.

Fotografía de SHAWN WILLIAMS, ALAMY STOCK PHOTO

Separados en grupos de mumming de entre cuatro y ocho personas -a menudo una mezcla de adultos y niños- van de puerta en puerta en Leitrim bailando, cantando, rimando, tocando instrumentos o representando obras cortas. A diferencia de los antiguos mummers, no se les paga por sus esfuerzos. En cambio, su recompensa consiste en una invitación a la celebración privada de los Mummers' Join, justo después de Navidad, cuando se enciende la hoguera de los disfraces.

(¿Cuál es el secreto de la magia de los cuentos de Dublín?)

La mayoría de sus fans de edad avanzada fueron en su día mummers. Guckian pensó precisamente en estas personas vulnerables, a las que se les ordenó permanecer dentro de sus propiedades durante los confinamientos por coronavirus en Irlanda, cuando decidió responder a la pandemia a través del mumming.

Junto con sus amigos y compañeros músicos Fionnuala Maxwell y Brian Mostyn, Guckian ha actuado en unas 130 residencias y hogares de ancianos en los últimos 18 meses. La amenaza de la COVID-19 y las estrictas normas del gobierno obligaron al trío a actuar en las puertas de las residencias. No podían aventurarse a entrar, a pesar de las súplicas de las personas hambrientas de conversación y compañía.

"La acogida que recibimos fue muy reconfortante", dice Guckian. "Algunos sacaron sus instrumentos y se unieron a nosotros. Otros sólo querían pasar el día hablando y unos pocos incluso nos preguntaron si podían venir con nosotros a pasar el día".

Para varios de esos miembros del público, estas experiencias joviales fueron de las últimas que vivieron en vida. Al igual que muchos de los miles de ancianos irlandeses que han fallecido por COVID-19, crecieron en comunidades enriquecidas por el mumming. También vieron cómo esta tradición se desvanecía.

Pero antes de morir, estos hombres y mujeres de Leitrim recibieron una última y emocionante llamada a casa. El sonido de una campana. El rasgueo de un banjo. El sonido de una flauta. El repiqueteo de los pies bailando. Y el brillo de los ojos irlandeses a través de una máscara de paja. Los mummers habían vuelto.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.co.uk.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
Cómo está luchando la escena de clubes berlinesa contra la pandemia
Historia
Un viaje apasionante por las joyas de cultura popular que atesoran los almacenes del Smithsonian
Historia
Las mujeres están en la primera línea de la respuesta a la COVID-19
Historia
Harriet Tubman: la mujer que lo arriesgó todo por los afroamericanos esclavizados
Historia
Descubierta la niña más joven en ser enterrada de la prehistoria

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved