La odisea de la mujer que navegó 5000 kilómetros en el Pacífico sin mapas ni tecnología

La orientación polinesia ha sido durante mucho tiempo una tradición patriarcal. Lehua Kamalu está rompiendo moldes y contribuyendo a la recuperación de esta antigua habilidad.

Por Jordan Salama
Publicado 19 may 2022, 12:50 CEST
La Hōkūle'a, una canoa de doble casco, se diseñó para reproducir las embarcaciones de viaje polinesias ...

La Hōkūle'a, una canoa de doble casco, se diseñó para reproducir las embarcaciones de viaje polinesias y revivir la práctica tradicional de navegar por el sol, las estrellas, las olas y el viento.

Fotografía de Courtesy of The Polynesian Voyaging Society

Lehua Kamalu sólo tenía unos minutos para hablar. Estaba encaramada a una canoa de dos cascos llamada Hōkūle'a en el Océano Pacífico, no muy lejos de la Gran Isla de Hawái, donde su tripulación acababa de zarpar. El viento azotaba el teléfono mientras hablaba. Experta marinera y navegante, Kamalu se acercaba a un momento crucial: al inicio de la travesía, necesitaría toda su concentración para determinar el rumbo del largo viaje que le esperaba. "Haremos una estimación de la distancia que nos separa de la isla", dijo. "Y fijaremos nuestro rumbo para dirigirnos al sureste". Pronto, ella tendría que colgar y no podría volver a llamar: el Hōkūle'a y su tripulación de 10 personas se dirigían a Tahití, a unas 3000 millas naúticas y 20 días de distancia.

La Polynesian Voyaging Society (PVS) navega en alta mar sin ayuda de las modernas tecnologías de navegación. Sus canoas de repuesto de doble casco, diseñadas para reproducir las embarcaciones tradicionales que históricamente surcaban el Pacífico, han cruzado en los últimos años los océanos y han dado la vuelta al mundo. El sol y las estrellas son su brújula; las olas y el viento, sus mapas. "Todo se hace mentalmente", dice Kamalu, director de viajes de la organización. "Se sigue el viento, se sigue la velocidad de crucero, se ajustan las velas".

(Relacionado: 10 cosas que hacer en Hawái)

Kamalu es la primera mujer capitana y navegante de Hōkūle'a, una de las pocas mujeres que lidera lo que históricamente ha sido una tradición patriarcal, transmitida de abuelo a nieto. Ella encuentra su significado en la historia de Pelé, la diosa hawaiana del fuego que, según la leyenda, fue exiliada de Tahití y logró cruzar el océano hasta Hawái, abriendo una "ruta marítima" ancestral entre las dos islas, la misma ruta que Kamalu estaba navegando cuando hablamos.

"Es una diosa", dice Kamalu sobre Pelé, "pero también es una mujer que es la primera que realmente navega y abre el camino de Tahití a Hawai. Así que, aunque no escuchemos las historias de las figuras femeninas que vinieron después de ella, es una historia muy, muy poderosa para considerar y pensar".

Exploradora emergente de National Geographic, Kamalu se convirtió en la primera mujer conocida en capitanear y navegar un viaje oceánico de larga distancia sin la ayuda de la tecnología de navegación moderna cuando navegó 4500 kilómetros desde Hawái hasta California en 2018. A veces siente que el hecho de que haya encontrado su camino en el mundo de los viajes ha sido fruto de la casualidad, dice: "Pero la gente sigue diciéndome que nada aquí ocurre por casualidad".

Una de las grandes historias de la humanidad

Hoy en día, los estudiosos están de acuerdo en que los navegantes se asentaron en el Pacífico hace varios miles de años gracias a sus habilidades de navegación, basadas en la atención al mundo natural y transmitidas de una generación a otra. Sin embargo, durante los siglos de dominio colonial europeo, prevalecieron los relatos de "deriva accidental", que sugerían que los isleños indígenas habían llegado allí por casualidad. Ignorando las tradiciones orales generalizadas, los defensores de la teoría descartaron "comunidades en las que esto forma parte de la cultura y la genealogía", asegura Kamalu. Con el tiempo, y con la llegada de las tecnologías de navegación occidentales, la habilidad ancestral de la orientación tradicional fue desapareciendo de muchas partes del Pacífico, incluido Hawái.

En 2017 Lehua Kamalu, la primera mujer capitana y navegante de Hōkūle'a, navegó con la Polynesian Voyaging Society desde las Islas Galápagos hasta Rapa Nui, conocida como Isla de Pascua.

Desde su viaje inaugural en 1976, la Hōkūle'a ha cruzado el Pacífico muchas veces, incluyendo este viaje de 2017 desde Tahití a Hawái.

(Relacionado: Los diez naufragios más relevantes de la historia)

En 1973, un grupo formado por el antropólogo Ben Finney, el artista e historiador Herb Kawainui Kāne y el marinero Charles "Tommy" Holmes intentó revivirla. Fundaron la Polynesian Voyaging Society con el objetivo de recuperar los escasos conocimientos que quedaban sobre la búsqueda de caminos y probar la contrahipótesis de la navegación deliberada.

En busca de expertos vivos en Micronesia, los fundadores de la PVS encontraron al maestro navegante Mau Piailug en el remoto atolón de Satawal. Piailug, uno de los últimos navegantes tradicionales que sobreviven, había aprendido la habilidad de su abuelo, recibiendo el ritual sagrado de iniciación del pwo, de acuerdo con la tradición micronesia. Estaba dispuesto a compartir sus conocimientos con la comunidad hawaiana y polinesia en general.

Izquierda: Arriba:

Un miembro de la tripulación maneja el hoe uli, o remo de dirección, en un viaje de Bali a Mauricio durante la circunnavegación del globo de Hōkūle'a en 2014-2017.

Derecha: Abajo:

Los miembros de la tripulación trabajan juntos para guiar el barco en un viaje desde Mauricio a Sudáfrica.

Con un equipo de filmación de National Geographic a bordo, el PVS emprendió su viaje inaugural en 1976 en la recién construida Hōkūle'a (la misma canoa que ahora capitanea Lehua Kamalu). Navegando desde Hawái a Tahití con sólo los conocimientos tradicionales de Piailug y sus aprendices para guiarlos, la tripulación realizó la gesta en 34 días y fue recibida por unos 17 000 exultantes juerguistas. Un barco tradicional no había hecho ese viaje en al menos 200 años, probablemente mucho más.

Izquierda: Arriba:

Dibujo de 1822 de embarcaciones tradicionales de Hawái, entonces conocidas por europeos y estadounidenses como "Islas Sándwich". Ambos dibujos son obra de Ludwig Choris (1795-1828).

Derecha: Abajo:

Este dibujo de 1822 muestra las embarcaciones de remo tradicionales utilizadas por los habitantes de las islas Ratak, una cadena dentro de la actual nación de las Islas Marshall.

fotografías de Illustration by M. Seemuller, DEA Picture Library, Bridgeman Images

El exitoso primer viaje de Hōkūle'a impulsó un renacimiento de la navegación tradicional polinesia y un movimiento de reivindicación histórica y cultural que todavía está en marcha. Casi cinco décadas después, PVS ha formado a miles de jóvenes navegantes y viajeros. Su trabajo, basado en los conocimientos ancestrales, la investigación de archivos y el aprendizaje y la innovación más recientes, ha llegado desde entonces a miembros de comunidades insulares de todo el Pacífico deseosos de aprender lo más parecido a las antiguas técnicas de navegación del pasado.

"Las migraciones polinesias son uno de los grandes relatos de la historia de la humanidad", afirma Christina Thompson, autora del libro Sea People: The Puzzle of Polynesia. "Que la gente sea consciente de esa historia tan cargada y poderosa a escala mundial es muy importante".

Los inicios de Hōkūle'a surgieron en medio de un movimiento más amplio de descolonización y reclamación en el Pacífico durante la década de 1970, y específicamente surgió de un movimiento para revivir el estudio de otros aspectos de la lengua y la historia hawaianas, continua la autora. "Es una historia de poder, es una historia de logros, es una historia de éxito y de increíbles logros. Eso es lo que simboliza el viaje".

Respeto por el mar

"Ahora puedo ver el punto", dijo Kamalu por encima del viento. "Está apareciendo en el horizonte". Nuestro tiempo al teléfono se estaba agotando. Pronto Hōkūle'a llegaría al inicio del camino ancestral, la antigua ruta marítima entre Hawái y Tahití que está marcada por una combinación de vientos alisios y corrientes, "rampas de entrada" y "rampas de salida." Los viajeros afirman que el viaje es bastante agradable, si se puede mantener una buena percepción de dónde se está.

Una ilustración de los diarios del explorador británico James Cook de 1773 muestra a los isleños de Tahití utilizando embarcaciones oceánicas de todo tipo, desde canoas de viaje hasta barcos de excursión y balsas.

Fotografía de Photograph via Bridgeman Images

Cada comunidad insular tiene su propia historia, explica Kamalu. El proceso de recuperación casi siempre implica "un renacimiento de la cultura, un recuerdo de la lengua, un querer mirar atrás y recordar las viejas costumbres". Pero también hay nuevas formas, especialmente desde 2008, cuando Piailug dio permiso a la presidenta de PVS, Nainoa Thompson, para romper los límites patriarcales y acabar dando el pwo a las mujeres, nombrándolas "maestras navegantes".

La Hōkūle'a depende únicamente del viento en sus velas para obtener energía.

El sol asoma por el horizonte a estribor del barco.

Numerosas mujeres se han entrenado y, aunque ninguna ha recibido todavía el pwo, Kamalu está a la cabeza. "Lehua va a cambiarlo todo en el viaje", dijo el presidente de la PVS. "Ella tiene todo el mundo, todo este increíble mundo, para mostrar el camino".

PVS se ha fijado otro objetivo: inspirar una mayor reverencia y respeto por el mar y el mundo natural en general, cuyos ritmos dictan estos viajes. Para su 50º aniversario, en 2026, la organización espera llegar a 10 millones de personas a través de eventos presenciales, clases online y la narración de historias de una circunnavegación de cinco años y 65 000 kilómetros por el Océano Pacífico programada para comenzar en 2023.

El 8 de mayo, el Hōkūle'a llegó sano y salvo a Tahití. Lehua Kamalu había completado su histórico viaje, que realizó durmiendo muy poco durante casi tres semanas, sin ningún tipo de navegante de relevo. "Eres la única que sabe dónde hemos estado, lo has sumado todo en tu cabeza, y es bastante difícil transmitirlo a otra persona", dice. "Estás constantemente siguiendo tu progreso a lo largo de ese camino ancestral".

"Saber de dónde vienes es el primer paso para saber hacia dónde te diriges". Para Kamalu, las respuestas están escritas en las estrellas.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
El ADN revela la presencia de nativos americanos en la Polinesia siglos antes de la llegada de los europeos
Historia
La historia real del infame motín en el HMS Bounty
Historia
¿Quién descubrió la Antártida? Depende de a quién le preguntes
Historia
El hundimiento de un príncipe: así fue el naufragio del H.M.S. Gloucester
Historia
La verdadera historia de la legendaria tiradora Annie Oakley

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved