¿Cómo nació el cóctel Molotov y por qué se llama así?

De nuevo tristemente popularizada por la guerra con Rusia, el explosivo que ahora fabrican los ucranianos ha sido un símbolo en las protestas protagonizadas por los numerosos rebeldes, manifestantes y defensores de todo el mundo que les precedieron.

Por James Stout
Un miembro de los sandinistas lanza un cóctel molotov en el cuartel de la Guardia Nacional ...

Un miembro de los sandinistas lanza un cóctel molotov en el cuartel de la Guardia Nacional en Estelí, Nicaragua, en 1979. La fotografía se ha conocido como el Hombre Molotov.

Fotografía de Susan Meiselas, Magnum Photos

En la ciudad ucraniana de Lviv, estudiantes y artistas fabrican cócteles molotov en un espacio industrial que, hace no mucho, era escenario de fiestas y diversión. En un suburbio de Kiev, una economista jubilada muestra a un reportero de la CNN sus existencias de artefactos incendiarios, explicando que los construyó tras buscar instrucciones en Google. En Dnipro, las mujeres se reúnen fuera para montar las bombas improvisadas.

"Parece que es lo único importante que hay que hacer ahora", dice una maestra local.

A lo largo y ancho del segundo país más grande de Europa, los ciudadanos están preparando grandes cantidades de cócteles molotov para combatir a las fuerzas rusas. Durante casi un siglo, este artefacto (también llamado bomba de gasolina) ha sido el arma más accesible para los desvalidos que luchan contra un enemigo tecnológicamente superior. Los cócteles molotov son mucho más eficaces que las piedras, pero no mucho más difíciles de conseguir. Todo lo que se necesita es una botella de vidrio y algunos ingredientes inflamables.

(Sigue los 30 años de lucha por la independencia de Ucrania con esta línea de tiempo visual)

Manifestantes se preparan para lanzar un cóctel molotov hacia la policía durante los enfrentamientos en 2012 cerca de la plaza Tahrir en El Cairo.

Fotografía de Moises Saman, Magnum Photos

En Belfast, Irlanda del Norte, unos hombres enmascarados huyen de los soldados mientras uno se queda atrás para lanzar un último cóctel molotov en 1981.

Fotografía de Ian Berry, Magnum Photos

Un manifestante prepara cócteles molotov durante los disturbios civiles de mayo de 1968 en París.

Fotografía de Bruno Barbey, Magnum Photos

Los tanques rusos han sido durante mucho tiempo el objetivo de los cócteles molotov. Los golpistas del bando nacional de la Guerra Civil española utilizaron por primera vez bombas de gasolina en 1937 contra los tanques soviéticos suministrados al Gobierno de la II República. En un encuentro presenciado por un asombrado general de brigada británico, las bombas caseras consiguieron destruir nueve tanques. Pronto el ejército republicano y las Brigadas Internacionales que luchaban a su lado también las incorporaron a su arsenal.

Pero fue el pueblo finlandés el que ideó el nombre. Cuando las fuerzas soviéticas atacaron Finlandia en 1939, Vyacheslav Mikhaylovich Molotov, Ministro de Asuntos Exteriores de Stalin, afirmó que los aviones de guerra estaban transportando alimentos al país, no lanzando bombas. Los finlandeses respondieron llamando a las bombas "cestas de pan de Molotov" y ofrecieron proporcionar bebidas (o cócteles) para acompañarlas. Las fábricas estatales de licores ya habían dejado de fabricar vodka para preparar en masa estos dispositivos incendiarios improvisados, que las tropas finlandesas utilizaron con gran efectividad contra los blindados soviéticos. El nombre de "cóctel Molotov" se impuso y se extendió rápidamente por todo el mundo.

(Rusia y Ucrania: las fotos del regreso de la guerra a Europa)

Izquierda: Arriba:

Retratos de cócteles molotov, el arma elegida por los manifestantes de EuroMaidan en Kiev. Utilizando el fuego a su favor, los manifestantes consiguieron crear una serie de barricadas y líneas defensivas entre ellos y la policía, lo que les dio el tiempo necesario para construir fortificaciones.

Derecha: Abajo:

En 2014, el fotógrafo Donald Weber volvió a su antigua casa de Kiev durante los disturbios civiles y tomó fotografías de los diversos artefactos explosivos que fue encontrando.

fotografías de Donald Weber
Izquierda: Arriba:

Weber fotografió la violencia junto a otros muchos fotoperiodistas, pero en lugar de tomar imágenes al estilo de las noticias de los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía, dice que intentó tener "una visión macro de la situación".  

Derecha: Abajo:

Cuando la gente siente que las probabilidades están en su contra, los cócteles molotov son las armas a las que todavía recurren, las armas que socavan la narrativa de quienes tienen un poder aparentemente abrumador. Así está sucediendo también en Ucrania.

fotografías de Donald Weber

Durante la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña recurrió a los cócteles Molotov como una importante defensa contra la temida invasión nazi. En 1940, Tom Wintringham, un veterano de las Brigadas Internacionales de la Guerra Civil española, publicó una guía sobre los cócteles Molotov en la popular revista británica Picture Post. Después de proporcionar una receta para los artefactos, explicaba a los lectores cómo utilizarlos.

"Espera a tu tanque. Cuando esté lo suficientemente cerca, tu compañero enciende [la] esquina empapada de gasolina de el trapo. Tira la botella y el trapo en cuanto esta esquina esté encendida. (No puedes lanzarla lejos). Procura que caiga delante del tanque. La manta debe engancharse en los raíles o en una rueda dentada, o enrollarse alrededor de un eje. La botella se romperá, pero la gasolina debe empapar la manta lo suficiente como para hacer un fuego realmente saludable que quemará las ruedas de goma sobre las que corre la pista del tanque, prenderá el carburador o encrespará a la tripulación."

"No jueguen con estas cosas; son altamente peligrosas", concluyó.

Manifestantes antigubernamentales utilizan cócteles molotov para contener a la policía durante las protestas del Euromaidán en Kiev en 2014.

Fotografía de Jerome Sessini, Magnum Photos

El gobierno británico entrenó a la Guardia Nacional (hombres demasiado mayores para luchar en el ejército regular) en el uso de lo que se llamó "cócteles à la Molotov". En un vídeo de entrenamiento se mostraba a los voluntarios cómo construir una barricada para detener un tanque nazi antes de bombardear a los "viejos desagradables" con cócteles Molotov.

El Reino Unido también fabricó en masa "granadas modelo 76": cócteles Molotov con goma disuelta en ellos para que el combustible fuera adhesivo y un sistema de ignición con fósforo blanco que no requería que el usuario encendiera un trapo. Se fabricaron unos seis millones de estas granadas, con cajas escondidas por todo el país para que los ciudadanos británicos pudieran resistir la ocupación de forma similar a como lo hacen hoy los ucranianos. En 2018, estos escondites seguían siendo descubiertos por los trabajadores de la construcción que excavaban los cimientos.

Un alborotador en Belfast prepara un cóctel molotov durante una marcha de 1981 en apoyo de Bobby Sands, miembro del Ejército Republicano Irlandés que estaba en huelga de hambre.

Fotografía de Peter Marlow, Magnum Photos

Tras la Segunda Guerra Mundial, cuando el pueblo húngaro se levantó contra el control soviético en 1956, el cóctel Molotov fue su arma preferida. Destruyeron hasta 400 tanques antes de que la rebelión fuera aplastada.

Desde entonces, los cócteles molotov se han utilizado en todo el mundo durante las protestas y los conflictos armados. Los checoslovacos los lanzaron contra las tropas invasoras del Pacto de Varsovia durante la Primavera de Praga. Los estudiantes los lanzaron contra la policía francesa en París. Los palestinos los lanzaron contra los soldados israelíes. Los sandinistas los lanzaron contra la Guardia Nacional en Nicaragua. Los manifestantes contra el sha los lanzaron durante la revolución iraní. Los manifestantes de Hong Kong las lanzaron durante la reciente represión china. En Estados Unidos, se han encendido durante las protestas raciales.

Cuando la gente siente que las probabilidades están en su contra, los cócteles molotov son las armas a las que todavía recurren, las armas que socavan (con brillantes destellos de fuego) la narrativa de quienes tienen un poder aparentemente abrumador.

Así sucede también en Ucrania. El Kremlin afirmó que las tropas rusas serían bien recibidas en Ucrania. En lugar de ello, dijo la primera dama ucraniana Olena Zelenska en una declaración reciente, "han sido rechazadas con cócteles molotov".

Los cócteles molotov fueron las armas elegidas durante los llamados Troubles de Irlanda del Norte, incluso en un día de lluvia en Belfast en 1985.

Fotografía de Stuart Franklin, Magnum Photos

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
¿Qué es un genocidio y por qué son tan difíciles de demostrar?
Historia
Rusia y Ucrania: las fotos del regreso de la guerra a Europa
Historia
Rusia y Ucrania: unidos y divididos por una intrincada historia
Historia
Cómo han podido los talibanes retomar el poder en Afganistán tan rápido
Historia
Este experto ha rastreado 30 años de protestas globales: esto es lo que ha aprendido

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved