Holocausto 02

¿Por qué hay un día de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto?

Desde 2005, las Naciones Unidas promueven que el 27 de enero sea un día para recordar las víctimas del genocidio judío cometido por los nazis antes y durante la Segunda Guerra Mundial.

Fritz Klein, el médico del campo de concentración de Bergen-Belsen, en abril de 1945. Klein, que nació en Austria-Hungría, fue uno de los primeros miembros del Partido Nazi y se unió a las SS en 1943. Trabajó en Auschwitz-Birkenau durante un año desde diciembre de 1943, donde ayudó en la selección de prisioneros para enviarlos a la cámaras de gas. Después de un breve período en Neungamme, Klein se mudó a Belsen en enero de 1945. Posteriormente, Klein fue condenado por dos cargos de crímenes de guerra y ejecutado en diciembre de 1945.

Fotografía de Unidad de Cine y Fotografía del Ejército 5, Wikimedia Commons
Por Redacción National Geographic

Este artículo se publicó originalmente el 26 de enero de 2012 y ha sido actualizado el 26 de enero de 2023.

“Negar hechos históricos, especialmente en relación con un tema tan importante como el Holocausto, es simplemente inaceptable. Igualmente inaceptable es que se pida eliminar cualquier Estado o pueblo. Me gustaría que todos los miembros de la comunidad internacional respetaran este principio fundamental tanto en la teoría como en la práctica. El Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto es, por tanto, el día en que debemos reafirmar nuestra adhesión a los derechos humanos. [...] Debemos también hacer algo más que recordar y velar por que las nuevas generaciones conozcan esa parte de la historia. Debemos aplicar las lecciones del Holocausto al mundo actual y hacer cuanto podamos para que todos los pueblos gocen de la protección y de los derechos por los cuales luchan las Naciones Unidas.”

Ban Ki-Moon, secretario general de las Naciones Unidas, 14 de diciembre de 2006.

El 1 de noviembre de 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó asignar el 27 de enero como el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto, para "luchar contra el antisemitismo, el racismo y toda otra forma de intolerancia que pueda conducir a actos violentos contra determinados grupos humanos".

Naciones Unidas eligió el 27 de enero porque fue el 27 de enero 1945 cuando el Ejército Soviético liberó a los presos del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau (Polonia), el campo de exterminio más famoso empleado por los Nazis durante su plan de exterminio de los judíos.

La fijación de esta fecha tiene como objetivo lograr que los Estados miembros elaboren programas educativos para mostrar a las futuras generaciones la realidad histórica de unos hechos lamentables y repudiables como los acontecidos durante el Holocausto, con el fin de evitar actos de genocidio en el futuro. El Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, estableció su propio programa de divulgación, titulado "El Holocausto y las Naciones Unidas" y realizaba labores para movilizar a la sociedad para el recuerdo del Holocausto y las enseñanzas que se deben extraer del mismo, para que se repita nunca un capítulo tan terrible en la Historia.

Barrio judío de Praga antes del Holocausto

Una tienda de artículos para el hogar y relojes en la calle Pinkas, en el barrio judío de Praga, entonces parte de Checoslovaquia. En muchas partes de Europa del Este, el antisemitismo era rampante antes del Holocausto y los judíos se veían obligados a vivir separados del resto de la población.

Fotografía de Photograph via History & Art Images, Getty Images

Diferencia entre holocausto y genocidio

Genocidio y holcausto no son sinónimos. Un genocidio es la planificación de la muerte de todas las personas que pertenecen a un grupo o a un pueblo, generalmente por motivos políticos o religiosos. Fue acuñado en 1944 por "un abogado polaco judío llamado Rafael Lemkin (1900-1959), creó la palabra "genocidio" combinando geno-, término griego que significa raza o tribu, con -cidio, del término latín que significa matar", según el afirma el Museo Memorial del Holocausto de Estados Unidos en su página web.

Lemkin, según su biógrafo Douglas Irvin-Erickson, consideraba que "las leyes de guerra existentes eran inadecuadas para tratar las nuevas formas de violencia política que afligían al mundo".

Por su parte, el Holocausto, se entiende como el genocidio sistemático de los judíos a manos de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Antes de la Segunda Guerra Mundial, esta palabra ya se utilizaba cuando un gran grupo de personas moría, pero desde 1945 se convirtió casi en un sinónimo del asesinato de judíos europeos y se nombró «Holocausto», con mayúscula. Los judíos lo llaman Shoah, que en hebreo significa «catástrofe».

Se calcula que seis millones de judíos fueron asesinados entre 1933 hasta 1945 por el simple hecho de la religión que profesaban o de la familia en la que habían nacido. Aunque se inició en Alemania, a medida que las tropas alemanas iban conquistando territorios en Europa iban expandiendo su política de persecución de los judíos de Europa. El programa de la Solución final al problema judío, vio forma 26 de febrero de 1942 durante Conferencia de Wannsee e ideada por Reinhard Heydrich.

(Relacionado: ¿Quién fue Ana Frank y por qué se sigue luchando por su legado?)

Por qué es importante recordar el Holcausto

Los judíos fueron una especie de chivo expiatorio en la historia de Europa y el Holocausto fue el último gran episodio de esta etiqueta. “Las persecuciones de judíos y muy particularmente el Holocausto, han permitido señalar el peligro de convertir en chivo expiatorio a un determinado grupo social, pero también que la modernidad y la razón, no inmunizan contra la barbarie”, explica el profesor de historia de la Universidad Francisco de Vitoria Diego Martínez López, experto en las deportaciones de Mauthausen.

“A pesar de las dificultades, nuestro deber es continuar pensando en fenómenos como Auschwitz para tratar de evitar a toda costa que algo así pueda volver a repetirse, pero también como prisma desde el que interrogar el presente”, concluye Martínez López. “Al fin y al cabo, tal y como ha señalado de forma reciente el historiador Dan Stone, el interés y la necesidad de arrestar, aislar y mantener a individuos fuera de los marcos legales, se ha mantenido como insoslayable por todo tipo de estados hasta nuestro días”.

La mayor huida en un campo de concentración nazi: Sobibor
loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved