Las 5 hazañas con las que Jacques Cousteau catapultó la protección de los océanos

Desde la defensa de los arrecifes de coral hasta la denuncia de los vertidos nucleares, la labor del legendario explorador y conservacionista de los océanos es uno de sus mayores legados.

Por Erin Blakemore
Retrato de Jacques-Yves Cousteau

Jacques-Yves Cousteau abrió el mundo submarino a la exploración y luego pasó su carrera trabajando incansablemente para convencer a otros de que lo preservaran para las generaciones futuras.

Fotografía de Yousuf Karsh

El documental Cousteau: Pasado y Futuro se estrenó en Disney + el 24 de noviembre.

En la Cumbre de la Tierra de las Naciones Unidas celebrada en 1992 en Río de Janeiro, celebridades como Jane Fonda y Pelé se mezclaron con personajes como el Dalai Lama y George Bush padre (entonces presidente de Estados Unidos). Pero cuando llegó el momento de que los presidentes, primeros ministros y otros líderes mundiales se reunieran para una foto oficial, sólo se preocuparon por una figura pública. Cuando se reunieron para el fotógrafo, los líderes pidieron a gritos que el anciano Jacques-Yves Cousteau se uniera a ellos.

Apodado "Capitán Planeta" en el evento, el legendario explorador y oceanógrafo francés había acudido para pedir a los líderes que reconocieran el derecho de las generaciones futuras a disfrutar de un planeta no contaminado, responsabilidades que la ONU acabó reconociendo oficialmente. Casi 30 años después y casi 25 de su fallecimiento, en 1997, Jacques Cousteau sigue siendo recordado por sus contribuciones permanentes no sólo a la forma de ver el mundo, sino al propio medio ambiente. He aquí cinco iniciativas con las que puso el medio ambiente en la agenda internacional.

El oceanógrafo francés Jacques Cousteau ríe junto a los líderes mundiales de Rumanía, Papúa Nueva Guinea, Mozambique, Cuba y otros países, en la Cumbre de la Tierra de las Naciones Unidas de 1992 en Río de Janeiro.

Fotografía de Omar Torres, AFP, Getty Images

1. Nos abrió las puertas del mundo submarino

Cousteau es conocido como uno de los padres del submarinismo, del que fue pionero a mediados del siglo XX. Antiguo piloto de la marina francesa, Cousteau se interesó cada vez más por la exploración de los océanos. En 1943, mientras buscaba formas de hacer más accesibles las profundidades a los buceadores independientes, experimentó con modificaciones de la tecnología de respiración subacuática existente que permitieran a los buceadores permanecer más tiempo bajo la superficie sin estar atados a una manguera de aire de un barco cercano.

El resultado fue la escafandra autónoma o Aqualung, que suministraba aire a demanda a la presión correcta. El dispositivo liberó a los buceadores de sus barcos y les permitió pasar más tiempo explorando bajo la superficie. Allí se encontraron con un nuevo y vasto mundo repleto de vida por descubrir.

El buceo permitió realizar investigaciones científicas, observar animales, detectar minas de la Segunda Guerra Mundial e incluso realizar expediciones arqueológicas bajo el mar. Y el misterio que ayudó a desvelar continúa: hasta la fecha, se estima que el 80% del océano aún no ha sido explorado.

Con Aqualung y una cámara, Cousteau explora cerca de Conshelf II, una aldea submarina que construyó en el fondo del Mar Rojo. En 1943, introdujo modificaciones en la tecnología de respiración subacuática existente y se le bautizó como el padre del submarinismo.

Fotografía de Robert B. Goodman, National Geographic Collection

2. Mostró a la gente por qué hay que preocuparse por el océano

A Cousteau le fascinaba la idea de fotografiar bajo el océano ya desde su adolescencia, cuando empezó a modificar e inventar equipos fotográficos como un trineo submarino que le permitía filmar en el fondo del océano. Después de innovar el equipo de buceo, trabajó con el profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts Harold Edgerton para crear una iluminación adaptada a las condiciones submarinas extremas. Desde luces estroboscópicas que iluminaban a los animales de las profundidades hasta luces capaces de penetrar en aguas profundas, Cousteau ayudó a revelar lo que había debajo.

También fue el co-creador de la primera cámara submarina de verdad, la Calypso. Bautizada con el nombre de su barco favorito, esta cámara de 1961 podía utilizarse hasta 182 metros bajo el agua y también era viable sobre la superficie. Estas y otras innovaciones permitieron hacer fotos e incluso filmar películas bajo el agua. Las sorprendentes imágenes submarinas de Cousteau se publicaron en National Geographic, que financió algunas de sus primeras exploraciones.

Cousteau convirtió ese medio en una forma de arte con asombrosas fotografías e influyentes películas como El mundo silencioso (1956), El mundo sin sol (1964) y Viaje al confín del mundo (1977). El auge de la fotografía submarina no sólo benefició a exploradores y científicos, sino que ayudó al público a comprender las maravillas del océano y a sentirse implicado en su conservación.

3. Cousteau defendió los océanos y los arrecifes de coral

El contacto continuo con las criaturas marinas ayudó a Cousteau a cambiar el enfoque de las "películas de aventuras", como él las llamaba, a la defensa de toda la vida en el mar. Su vida marinera le llevó a apreciar profundamente los arrecifes de coral y las plantas y animales submarinos. Cousteau fue uno de los primeros en documentar el sonar de los delfines; también descubrió nuevas especies e incluso halló cuencas volcánicas hasta entonces desconocidas en el fondo del océano.

Aunque Cousteau fue una especie de embajador de los océanos durante sus décadas de carrera, su historial se vio empañado por acusaciones de crueldad con los animales en sus inicios. En una biografía de su padre, Jean-Michel Cousteau escribió que el explorador utilizaba y mataba a las criaturas marinas capturadas y trataba a otras con insensibilidad. En una de sus películas, Cousteau demostró la pesca con dinamita, una técnica utilizada por los primeros buceadores en la que se lanza dinamita al agua en un intento de estudiar la vida animal en una región concreta, matando y sacando a la superficie criaturas que de otro modo huyen o se esconden de los buceadores en el agua. 

Sin embargo, al final de su vida, Cousteau alertó de que los humanos estaban agotando y arruinando los océanos, amenazando a los animales y a punto de destruir los arrecifes de coral. En 1974, le dijo al ecologista Phil Dustan que sospechaba que los humanos estaban provocando la degradación de los arrecifes de coral; su predicción resultó ser demasiado acertada. En la actualidad, los científicos afirman que el ser humano está a sólo una década de perder la mayor parte de los arrecifes de coral del mundo debido a la decoloración, el cambio climático provocado por el hombre y otros factores.

4. Denunció el vertido de residuos nucleares

A medida que Cousteau pasaba más y más tiempo bajo el agua, se preocupó por los planes de los gobiernos del mundo de verter residuos nucleares en los océanos y mares del mundo. En 1959, tras conocer la propuesta del gobierno francés de verter sus residuos nucleares en el Mediterráneo, Cousteau emprendió una gran campaña de información pública y se convirtió en un firme opositor tanto a la energía nuclear como al uso de los océanos del mundo como zonas de vertido nuclear.

Izquierda: Arriba:

Cousteau con una cámara se acerca a un león marino en reposo en la isla de Lobos, Uruguay. Al final de su vida, Cousteau advirtió de que los humanos estaban arruinando los océanos y amenazando a los animales, convirtiéndose en un defensor de la conservación.

Derecha: Abajo:

Cousteau se reúne con el entonces presidente George Bush en la Rosaleda de la Casa Blanca en 1992. Cousteau instó al presidente a asistir a la próxima Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro.

Fotografía de Marcy Nighswander, Ap

La campaña de Cousteau para poner fin a los vertidos en el Mediterráneo tuvo éxito, y continuó abogando contra la contaminación de los océanos a través de su fundación y de sus libros y apariciones públicas. "Queremos el derecho de todas las personas a decidir sobre los riesgos que asumirán o no, para proteger la calidad de vida de las generaciones futuras", escribió en un folleto de 1990.

5. Creó un sentido de responsabilidad para las generaciones futuras

La incesante exploración del mundo bajo la superficie del océano llevó a Cousteau a sentir una profunda responsabilidad no sólo por la gente y los animales de su tiempo, sino por los del futuro. En 1991, empezó a recoger firmas para una petición a favor de los derechos de las generaciones futuras, con la esperanza de presionar a las Naciones Unidas para que modificaran su carta e incluyeran los derechos de los que aún están por venir a disfrutar del mundo natural.

Cousteau acabó reuniendo nueve millones de firmas de todo el mundo, y en 1997 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura hizo una declaración sobre las responsabilidades de las generaciones presentes hacia las futuras que incluía afirmaciones sobre la preservación del medio ambiente y la responsabilidad de "legar a las generaciones futuras una Tierra que no sea dañada irreversiblemente por la actividad humana".

Cousteau habló de esas obligaciones en la conferencia de la ONU a la que asistió en 1992. "Las generaciones futuras no nos perdonarían haber estropeado deliberadamente su última oportunidad", dijo. "¡Detengamos este genocidio de acción retardada! Dejemos de pensar sólo en nosotros mismos y de razonar sólo a corto plazo... Ésta es nuestra responsabilidad, ya que tenemos en nuestras manos el futuro de las exigentes generaciones del mañana".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
Cómo el primer Día de la Tierra dio paso a una edad de oro del activismo
Historia
La verdadera historia de la legendaria tiradora Annie Oakley
Historia
Cómo Fred Korematsu desafió el encarcelamiento de japoneses en EE.UU. tras Pearl Harbour
Historia
La compleja historia del aborto en Estados Unidos
Historia
¿Un escaño, varios representantes? Brasil pone en marcha una idea política revolucionaria

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved