Tecumseh, el 'indio británico' que luchó por las tierras indígenas y se convirtió en un héroe popular

El jefe shawnee dedicó su vida a proteger las tierras ancestrales. Al morir, se convirtió en una figura legendaria tanto para los indígenas como para los colonos.

El jefe shawnee Tecumseh y el gobernador estadounidense del territorio de Indiana, William Henry Harrison, se enfrentan durante las negociaciones sobre la venta de tierras tribales el 27 de julio de 1811. Meses después, las fuerzas de Harrison atacarían a los seguidores de Tecumseh en la famosa batalla de Tippecanoe.

Por Erin Blakemore

Guerrero. Orador. Estadista. Tecumseh, un shawnee (una tribu amerindia de América del Norte) empeñado en resistirse a la incursión de los blancos en las tierras nativas, era las tres cosas y, durante su breve vida, convirtió esa resistencia en materia de historia, rumor y leyenda.

Se cree que nació en lo que hoy es Ohio (Estados Unidos) durante una lluvia de meteoritos en 1768, y se le llamó "La Estrella Fugaz" o "La Pantera que Pasa". El nombre presagiaba una vida y una influencia que atravesarían la primera frontera norteamericana, lo arrastrarían a la Guerra de 1812 y establecerían un legado aún discutido tanto de heroísmo como de desafío.

(Relacionado: Esta antigua sociedad nativa americana fue tan poderosa como los aztecas y los incas)

Los colonos blancos amenazan a los Shawnee

Mapa de los recién creados Estados Unidos de América en 1783 tras el Tratado de París, que marcó la independencia de la nación de Gran Bretaña y el fin de la Revolución Americana.

Izquierda: Arriba:

Hijo de un jefe shawnee, Tecumseh se vio influido en su adolescencia por los intentos de construir una confederación panindia que reuniera a los indígenas para defender sus tierras ancestrales de los colonos blancos.

Derecha: Abajo:

Como estadista y hábil negociador, Tecumseh acabó construyendo su propia confederación indígena. Visto aquí con una medalla y un uniforme británicos, Tecumseh y sus seguidores se aliaron con Gran Bretaña durante la Guerra de 1812 a cambio de la promesa de conservar sus tierras.

Desde el principio, la vida de Tecumseh se vio envuelta en el conflicto entre los indígenas americanos y los colonos blancos que pretendían apoderarse de sus tierras. Su padre, el jefe de guerra shawnee Puckshinwa, murió en batalla durante la Guerra de Lord Dunmore, un conflicto de 1774 entre los guerreros shawnee y mingo y los colonos blancos de la Colonia de Virginia.

Aunque sólo contaban con unos pocos miles de personas, los Shawnee eran conocidos como fieros guerreros empeñados en defender su tierra y sus tradiciones. La colonización británica amenazaba sus tierras. Pero cuando los colonos americanos se separaron de Gran Bretaña durante la Revolución Americana, los shawnee se unieron a los británicos en un intento de alejar la amenaza de los intentos de la futura nación de colonizar el valle del río Ohio.

Izquierda: Arriba:

Aunque Tecumseh y su hermano estaban estrechamente alineados, el historiador Peter Cozzens escribe que a menudo se les ha retratado como enfrentados, alimentando el mito de Tecumseh como el "noble salvaje" comparado con el "charlatán delirante" de su hermano.

Derecha: Abajo:

El hermano de Tecumseh, Tenskwatawa, era conocido entre los shawnee como "el Profeta". Juntos, los hermanos fundaron una alianza panindia y establecieron un campamento conocido como Prophetstown.

Pero la derrota de Gran Bretaña en esa guerra dio lugar a un tratado que otorgaba a los nuevos Estados Unidos toda la tierra al norte del río Ohio, incluido el territorio Shawnee.

Representantes de varias tribus, como los delawares, los creeks, los mohawks, los ottawas y otros, se reunieron en 1783 para crear una confederación destinada a resistir nuevas incursiones en sus tierras. Formaron la Confederación de Indios del Noroeste, jurando que sólo cederían tierras si todo el grupo estaba de acuerdo.

(Relacionado: Conoce a los supervivientes de un «genocidio sobre el papel»)

Tecumseh lidera una alianza

Esta alianza panindia causó una profunda impresión en el joven Tecumseh, que se distinguió en las incursiones contra los colonos que intentaban invadir las tierras de la confederación. Pero aunque las incursiones tuvieron éxito al principio, Estados Unidos reforzó su ejército y asestó un golpe decisivo a la confederación en la batalla de Fallen Timbers de 1794.

La Confederación de Indios del Noroeste se derrumbó, pero Tecumseh, ahora un guerrero consumado, seguía creyendo en una alianza panindia. Pidió ayuda a su hermano Tenskwatawa.

Para alimentar aún más el mito de Tecumseh como "noble salvaje", se cuenta que impidió que sus hombres atacaran a los prisioneros blancos tras el asedio de Fort Meigs, en Ohio, durante la Guerra de 1812.

Izquierda: Arriba:

Mapa del Territorio del Noroeste tal y como quedó tras la promulgación de la Ordenanza del Noroeste de 1787, que creó el primer territorio organizado de EE.UU. y garantizó los derechos territoriales de los nativos americanos.

Derecha: Abajo:

A pesar de las disposiciones de la Ordenanza del Noroeste, los colonos americanos continuaron invadiendo las tierras nativas de la región. Aquí, Tecumseh se reúne con el gobernador del Territorio de Indiana, William Henry Harrison, como portavoz de su alianza de tribus nativas.

Conocido como "el Profeta", Tenskwatawa había tenido una visión inducida por el alcohol de una tierra gobernada por los nativos americanos siguiendo sus propias tradiciones. Tecumseh aprovechó la creciente influencia de su hermano y, en 1808, establecieron Prophetstown en la confluencia de los ríos Wabash y Tippecanoe, en lo que hoy es Indiana.

Tecumseh reclutó a un gran número de nativos americanos para su causa, creando su propio grupo de seguidores con la intención de establecer una alianza panindia en Prophetstown. Al hacerlo, también se ganó un enemigo acérrimo en el gobernador del territorio de Indiana, William Henry Harrison, preparando el terreno para una batalla histórica.

La batalla de Tippecanoe

En 1809, Harrison convenció a la mayoría de las tribus de la región para que firmaran un tratado en el que se cedían más de 1,2 millones de acres a cambio de dinero para subsidios. Tecumseh, que vivía al norte de la zona del tratado, denunció el Tratado de Fort Wayne y lo utilizó para atraer más partidarios a su causa.

Una ilustración de la última resistencia de los seguidores de Tecumseh en la batalla de Tippecanoe, cerca de Lafayette, Indiana, en 1811.

Pero cuando Tecumseh se encontraba en un viaje de reclutamiento en 1809, Harrison atacó el campamento de Prophetstown en lo que ahora se conoce como la Batalla de Tippecanoe. Los habitantes de Prophetstown opusieron al principio una feroz resistencia. Sin embargo, las tropas estadounidenses lograron una victoria y quemaron la ciudad hasta los cimientos después de que sus residentes, ahora desilusionados por la falta de liderazgo de Tenskwatawa, la abandonaran.

Fue una victoria simbólica para Harrison, que haría campaña con éxito para la presidencia con el eslogan "Tippecanoe y Tyler también", que hacía referencia a su compañero de fórmula, John Tyler, en 1840. La batalla de Tippecanoe acabó con la confederación de Tecumseh en Prophetstown pero sembró un mayor resentimiento de los nativos contra los americanos ávidos de tierras.

Tecumseh y la Guerra de 1812

Tecumseh era un hábil negociador, que no sólo cortejaba a otros nativos americanos para su causa, sino también a los británicos, que todavía tenían territorios cerca de los Grandes Lagos y estaban enfrentados a Estados Unidos por el comercio, la soberanía naval y su deseo de expansión territorial. Tippecanoe había sacudido a los confederados de Tecumseh, pero cuando Estados Unidos declaró la guerra a Gran Bretaña en 1812, se unieron a la lucha en el bando británico a cambio de la promesa de que podrían conservar sus tierras ancestrales.

Tecumseh murió durante la Batalla del Támesis el 5 de octubre de 1813, en Ontario. La decisiva victoria estadounidense desmoralizó a los guerreros nativos, que se rindieron cuando las tornas cambiaron a favor de Estados Unidos en la Guerra de 1812.

Izquierda: Arriba:

Un grabado en madera de 1818 de Tecumseh. Tras su muerte, el jefe shawnee se convirtió en un héroe popular tanto para los nativos americanos como para los blancos.

Derecha: Abajo:

No está claro quién disparó a Tecumseh durante la Batalla del Támesis, pero varios hombres se atribuyeron el mérito posteriormente. Entre ellos estaba el coronel Richard M. Johnson, que más tarde sirvió bajo el mando del presidente Martin Van Buren como vicepresidente de los Estados Unidos.

Tecumseh se convirtió rápidamente en un respetado aliado del ejército británico y en agosto de 1812 dirigió un exitoso asedio contra Fort Detroit, en lo que hoy es Michigan. La derrota fue impactante, pero duró poco. En 1813, las fuerzas estadounidenses obligaron a los británicos a iniciar una retirada hacia Canadá, y a finales de ese año también abandonarían a Tecumseh en medio de la Batalla del Támesis, el 5 de octubre de 1813.

Pero incluso cuando las tropas británicas abandonaron el campo de batalla, Tecumseh y sus fuerzas nativas permanecieron. En la escaramuza que siguió, Tecumseh fue abatido. Cuando se difundió la noticia de que el gran líder había caído, las fuerzas nativas restantes se desmoralizaron y se rindieron. Estados Unidos se aferraría a su victoria en el Támesis, conservando su territorio fronterizo. Mientras tanto, el cuerpo de Tecumseh desapareció, para nunca ser encontrado.

El legado de Tecumseh

Con él murió su sueño de un movimiento panindio que se aferrara con éxito a sus tierras y tradiciones. En pocas décadas, los nativos que vivían al este del Misisipi habían sido expulsados de sus tierras, tanto por los tratados como por el Camino de las Lágrimas. 

(Relacionado: En 1835, se prometió a los 'cherokees' un escaño en el Congreso; todavía están esperando)

La muerte de Tecumseh lanzó la carrera política de una de las muchas personas a las que se le atribuyó su muerte: el coronel Richard M. Johnson, que dirigió las tropas en la Batalla del Támesis. Johnson se convirtió más tarde en vicepresidente de los Estados Unidos, ganando las elecciones con el eslogan "Rumpsey Dumpsey, Rumpsey Dumpsey, el coronel Johnson mató a Tecumseh".

Una estatua de Tecumseh moribundo expuesta en el edificio del Capitolio de los Estados Unidos en 1865. La escultura, que ahora se exhibe en la Smithsonian National Portrait Gallery, estuvo en el Capitolio de los Estados Unidos desde 1864 hasta 1878.

Tecumseh se había opuesto a la incursión blanca en vida, pero en su muerte se convirtió en un héroe popular tanto para los nativos americanos como para los colonos blancos, que debatieron las circunstancias de su muerte y la conmemoraron y se apropiaron de ella en obras de arte dramáticas. El hombre que había soñado con un cuerpo nativo americano unido se convirtió en forraje para canciones, poemas y obras de arte que, a su vez, alimentaron el mito del "noble salvaje" cuya heroica desaparición despejó el camino para la colonización blanca y el Destino Manifiesto, es decir, la idea de que Estados Unidos debía de expandirse desde el Atlántico al Pacífico.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
En 1835, se prometió a los 'cherokees' un escaño en el Congreso; todavía están esperando
Historia
De la leyenda a la controversia: así ha evolucionado la imagen de Cristobal Colón en EE.UU.
Historia
Mujeres, negras y guerreras: la desconocida historia del reino Dahomey de África Occidental
Historia
¿Qué fue la Doctrina del Descubrimiento que impulsó la Iglesia para justificar el colonialismo?
Historia
Si EE.UU. declaró su independencia el 2 de julio, ¿por qué se celebra el 4?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved