En 1835, se prometió a los 'cherokees' un escaño en el Congreso; todavía están esperando

Los líderes tribales siguen insistiendo en su petición de un puesto en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, una disposición única del histórico Tratado de Nueva Echota. He aquí cómo se llegó a ello.

Por Erin Blakemore
Ratificado en 1835, el Tratado de Nueva Echota condujo al traslado forzoso de los cheroquis de ...

Ratificado en 1835, el Tratado de Nueva Echota condujo al traslado forzoso de los cheroquis de sus tierras ancestrales al territorio indio en el oeste, una migración conocida como el Camino de las Lágrimas. Pero el tratado también contenía una disposición única que prometía a la tribu un delegado en el Congreso de Estados Unidos.

Fotografía de Painting by Robert Lindneux

Hace casi 200 años, Estados Unidos firmó un tratado con el pueblo cherokee, en el que se canjeaban las tierras ancestrales de la tribu por una reserva lejana, y se ponía en marcha la migración forzada que ahora se conoce como el Sendero de las Lágrimas.

Aunque el Tratado de Nueva Echota de 1835 fue sólo uno de los 375 acuerdos reconocidos entre los Gobiernos de Estados Unidos y de las tribus, contenía una disposición única: una línea que prometía al pueblo cheroqui un delegado en la Cámara de Representantes.

Ahora, la Nación Cherokee pide al Gobierno de EE.UU. que cumpla esa promesa y que le de un asiento al primer delegado cherokee de la nación: Kim Teehee, directora de relaciones gubernamentales de la tribu y antigua asesora de política indígena del presidente Barack Obama.

(Relacionado: Visita estos parques nacionales de Estados Unidos con los pueblos indígenas que primero los llamaron hogar)

En 2019, la Nación Cherokee nominó a Kimberly Teehee como su pretendida delegada en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, un intento de presionar a los Estados Unidos para que apliquen la disposición única de un tratado de 200 años. Los líderes tribales han renovado recientemente ese llamamiento con una campaña para que Teehee ocupe su puesto.

Fotografía de Sue Ogrocki, AP

Pero, ¿sigue siendo válido el controvertido tratado y por qué lo firmaron los cheroquis en primer lugar? Esto es lo que hay que saber.

Los primeros colonos claman por las tierras de los cherokees

Cuando los colonos europeos llegaron a Norteamérica en el siglo XVI, se encontraron con el pueblo cherokee, que vivía en lo que hoy es el sureste de EE.UU. A finales del siglo XVII, los colonos blancos empezaron a reclamar el acceso a las tierras de los cherokees, que incluían vastos terrenos de caza y fértiles tierras de cultivo. Esas peticiones se hicieron más fuertes con la expansión de los Estados Unidos recién formados a finales del siglo XVIII y principios del XIX.

Poco a poco, los Gobiernos federales y estatales presionaron para demarcar y erosionar las tierras de los nativos, prometiendo ayuda financiera y paz a cambio de crecientes extensiones de tierra. Los cheroquis se resistieron, e incluso formaron un Gobierno tribal centralizado siguiendo el modelo del joven Gobierno estadounidense y adoptaron una constitución escrita. 

La negativa de los cherokees a ceder más territorio provocó la indignación de Georgia, que había cedido sus propias tierras más occidentales al Gobierno federal en 1802 a cambio de la promesa de que todos los nativos americanos serían expulsados de sus nuevas fronteras. En la década de 1820, Georgia despojó sistemáticamente a los cherokees de las protecciones legales y territoriales. Entonces, en 1829, un periódico de Georgia informó de que se había descubierto oro en el territorio cheroqui. Los aspirantes a mineros del oro inundaron la tierra y, en 1830, el estado dejó de reconocer oficialmente los derechos legales de los cherokees.

(Relacionado: ¿Por qué se 'odia' a Cristobal Colón en EE.UU?)

Mientras tanto, la intención del Gobierno federal de despojar a las tribus nativas americanas de sus territorios no había hecho más que crecer. En 1830, el Congreso aprobó la Ley de Traslado de Indios, que autorizaba al presidente Andrew Jackson a negociar las tierras del oeste no colonizadas a cambio de las tierras de los nativos al este del Misisipi.

La Nación Cherokee decide negociar

Estos acontecimientos provocaron profundas fisuras en el seno de la nación cherokee. Ante la posibilidad de que Georgia y otros estados del sur siguieran recortando las tierras y los derechos de los cheroquis, surgió una facción partidaria de negociar con el Gobierno federal.

Con la esperanza de apaciguar a los miembros de esa facción, John Ross, el principal jefe de la nación, dijo a Jackson que los cheroquis sólo se desprenderían de sus tierras por la entonces astronómica suma de 20 millones de dólares. Jackson rechazó la propuesta y, en su lugar, optó por negociar con el Partido del Tratado, una organización de las élites cherokees que incluía al asesor más cercano de Ross e incluso a su propio hermano.

En 1835, una pequeña delegación de miembros del Partido del Tratado se reunió con representantes federales en la capital cherokee de Nueva Echota, Georgia, donde firmaron la cesión de los siete millones de acres del territorio cherokee al este del río Misisipi. A cambio de nuevas tierras en lo que hoy es Oklahoma, los cheroquis obtuvieron 5 millones de dólares, así como un escaño en la Cámara de Representantes para un delegado cheroqui. 

Aunque la mayoría de los cheroquis desaprobaron el tratado, e incluso solicitaron al Congreso que no lo ratificara, sus esfuerzos fueron inútiles. En 1838, los que se habían resistido al reasentamiento fueron expulsados de sus hogares hacia el Territorio Indio. La migración forzada fue agotadora y mortal para una cuarta parte de los 16 000 cherokees que recorrieron el Camino de las Lágrimas.

Llamamientos modernos para hacer cumplir el tratado

Aunque muchos cherokees consideraron que el tratado no era válido en su momento, sigue vigente hoy en día, y es el único documento que garantiza a una nación nativa americana un escaño en el Congreso. Pero, al igual que con otros tratados que fueron coaccionados, rotos, sin fondos o simplemente ignorados por el Gobierno de EE.UU. a lo largo de la historia, la parte de los delegados del Tratado de Nueva Echota nunca se cumplió. Aunque los representantes cheroquis fueron a Washington para defender los derechos de su tribu, el Congreso nunca tomó las medidas formales necesarias para establecer la sede designada.

Los llamamientos para que Estados Unidos designara a un delegado cherokee no fueron atendidos durante más de un siglo, pero en 2019 la Nación Cherokee intentó forzar la situación nominando oficialmente a Teehee para el puesto. Es la primera persona que la Nación Cherokee nombra para el cargo. En septiembre de 2022, la tribu lanzó una nueva campaña para presionar a la Cámara de Representantes de Estados Unidos para que Teehee ocupe el puesto. 

(Relacionado: Esta antigua sociedad nativa americana fue tan poderosa como los aztecas y los incas)

Las cuestiones legales y de procedimiento podrían obstaculizar el movimiento. Algunos juristas han argumentado que el tratado es tan antiguo que ya no está en vigor (aunque el Tribunal Supremo de EE.UU. dictaminó recientemente en el caso McGirt contra Oklahoma que un tratado de 1832 con la Nación Creek sigue siendo legalmente vinculante). Otros sostienen que la designación del delegado daría un "supervoto" inconstitucional a los miembros de la Nación Cherokee en Oklahoma, que ya tienen representación estatal en el Congreso. Otros argumentan que sería injusto dar a los miembros de la Nación Cherokee más poder en el Congreso que a los miembros de otras tribus y bandas de nativos americanos.

Incluso si Teehee se sentara, no está claro qué papel tendría en la Cámara de Representantes. Los seis miembros sin derecho a voto que existen en el Congreso -procedentes del Distrito de Columbia, Puerto Rico, Samoa Americana, Guam, las Islas Marianas del Norte y las Islas Vírgenes de EE.UU.- forman parte de los comités del Congreso, pero su capacidad para participar en las votaciones de la Cámara ha variado a lo largo de los años.

El legado del tratado

Independientemente de que la presión para añadir un delegado cherokee al Congreso tenga éxito o no, el tratado de casi 200 años de antigüedad y su promesa incumplida arroja una luz incómoda sobre el largo legado del traslado de los nativos. Para la Nación Cherokee, también es una oportunidad para reafirmar la soberanía indígena e insistir en el cumplimiento de los derechos del tratado, incluso dos siglos después de su ratificación. 

(Relacionado: 'Predator: La Presa': cuando la ciencia ficción se usa para cambiar la imagen de los indígenas americanos)

Aunque los nativos americanos tienen la plena ciudadanía estadounidense y el derecho al voto, la lucha por la plena emancipación y representación ha sido larga y difícil. Una larga lista de obstáculos impide a muchos nativos americanos votar, como la falta de asistencia lingüística, la escasez de colegios electorales accesibles y las leyes restrictivas de identificación de los votantes (hay que tener en cuenta un siglo de traumas en los internados estadounidenses para niños nativos).

Han pasado casi dos siglos desde que Estados Unidos y la nación cherokee firmaron el Tratado de Nueva Echota. Pero los líderes tribales dicen que nunca es demasiado tarde para cumplir un acuerdo que fue tan trascendental para los cherokees.

"El Tratado de Nueva Echota no tiene fecha de caducidad", dice la nación en su sitio web. "Es hora de que Estados Unidos cumpla su promesa y mantenga su obligación legal".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
Cómo Fred Korematsu desafió el encarcelamiento de japoneses en EE.UU. tras Pearl Harbour
Historia
Breve historia del inicio de la lucha contra la segregación racial en EE. UU.
Historia
De la leyenda a la controversia: así ha evolucionado la imagen de Cristobal Colón en EE.UU.
Historia
Qué fue la Partición de la India y por qué sigue siendo un problema en la región
Historia
¿Qué fue la Doctrina del Descubrimiento que impulsó la Iglesia para justificar el colonialismo?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved