Medio Ambiente

¿Qué ha provocado el terremoto de México? Te explicamos los tipos de fallas

Los diferentes tipos de fallas provocan diferentes tipos de terremotos.jueves, 9 de noviembre de 2017

Por Dan Vergano

Los terremotos, grandes y pequeños, sacuden el planeta Tierra todos los días. Ayer mismo, el Servicio Geológico de los Estados Unidos detectó al menos 19 terremotos en el mundo. El más fuerte de ellos fue el terremoto de magnitud 7,1 que sacudió el centro de México, provocando cientos de muertes.

Todos los terremotos se originan en las fallas a gran profundidad, pero ¿en qué tipo de falla? El impacto y la gravedad de cada terremoto depende de la respuesta a esa pregunta.

La corteza terrestre está formada por un rompecabezas de placas continentales y oceánicas que están colisionando, pasando las unas junto a las otras o separándose. Por ejemplo, a lo largo del Cinturón de Fuego del Pacífico, el lecho marino se hunde bajo Asia y las Américas, dando lugar a montañas, alimentando volcanes y provocando terremotos.

El 19 de septiembre de 2017, un terremoto ha liberado la tensión acumulada a partir de la colisión entre la placa de Cocos, sobre la que se encuentra el lecho del océano Pacífico al sur de México, y la placa Norteamericana al noreste.

Vídeo relacionado: 

La mayoría de los terremotos ocurren a lo largo de estas fallas. Primero, el suelo se «dobla» y a continuación sacude la tierra —un terremoto— para liberar energía a lo largo de las fallas. A continuación, te explicamos los diversos tipos de terremotos de la Tierra.

Falla transformante

Cuando una parte de la corteza terrestre se desplaza hacia los lados, el resultado es un movimiento horizontal a lo largo de la falla transformante.

El ejemplo más famoso es la falla de San Andrés, en California, con una extensión de 1.300 kilómetros desde el sur de California hasta Baja California, en México. El movimiento lateral de las divisiones de una falla está provocada por la placa del Pacífico que se introduce bajo la placa continental de Norteamérica.

Fallas directas e inversas

Los movimientos hacia arriba y hacia abajo ocurren en las llamadas fallas inversas y directas, donde el suelo sobre la zona de falla o bien se desplaza hacia abajo (una falla normal o directa) o hacia arriba (falla inversa). Una falla normal tiene lugar allí donde el bloque más profundo de la corteza se aleja del bloque superpuesto, desplazándose hacia abajo. Una falla inversa ocurre al revés, cuando el bloque colgante se mueve hacia arriba respecto del yaciente.

Un ejemplo de falla normal se encuentra en las partes yacientes de la falla de Wasatch, de 150 kilómetros de largo, en algunas zonas de Utah y Idaho. Esta falla ha sido generada por la placa del Pacífico, que se introduce bajo la parte occidental de Norteamérica. Un terremoto de magnitud 7,0 a lo largo de la falla hace quizá unos 550 años hizo que el suelo se hundiera hasta un metro a un lado de la falla. Según el Servicio Geológico de los Estados Unidos la falla es un riesgo, ya que podría causar más terremotos de magnitud 7,0.

Falla oblicua

Los sismólogos denominan fallas oblicuas a aquellas que combinan movimientos laterales, hacia arriba y hacia abajo. El valle de Santa Clara al sur de San Francisco alberga una falla propensa a movimientos oblicuos, por ejemplo, el de un terremoto en 1999.

Seísmos inducidos

Realmente, solo con el movimiento de las placas de la corteza terrestre se puede desencadenar un terremoto masivo como el terremoto de magnitud 9,0 en la costa de Japón en 2011, provocado por el desplazamiento de la placa del Pacífico bajo Asia. Pero la humanidad también ha descubierto formas de provocar pequeños terremotos.

Los temblores pueden ser provocados bombeando aguas residuales dentro de las fallas en pozos profundos, algo que ha ocurrido en Oklahoma, Texas y Ohio en los últimos años y que podría estar relacionado con actividades de fracturación hidráulica en algunos casos.

Y los fans del fútbol americano en Seattle se han ganado su fama en los playoff de la NFL durante un partido entre los Seattle Seahawks y los New Orleans Saints, tras una jugada conocida como «Beast Quake», cuya celebración fue detectada por sismólogos en el noroeste del Pacífico. 

Vídeo relacionado: 

Seguir leyendo