Medio Ambiente

¿Cuál es la diferencia entre el magma y la lava?

¿Y por qué algunos volcanes explotan mientras que otros solo rezuman? Todo se reduce a sus viscosos núcleos.miércoles, 9 de mayo de 2018

Por Michael Greshko - National Geographic
La lava de los volcanes de Hawái suele ser bastante líquida debido a su bajo contenido de sílice.

El volcán Kilauea, en Hawái, sigue en erupción con flujos de lava viscosa, un ardiente recordatorio de la capacidad destructiva de la naturaleza. Mientras la erupción llena los titulares, quizá te estés haciendo la siguiente pregunta: ¿cuál es la diferencia entre el magma y la lava?

La distinción entre el magma y la lava está en la ubicación. Cuando los geólogos hablan de magma, se refieren a la roca fundida que todavía está atrapada bajo tierra. Si esta roca fundida llega a la superficie y continúa fluyendo como un líquido, se denomina lava.

Los magmas varían en composición química, que les confiere —a ellos y a los volcanes que los contienen— propiedades diferentes.

El Kilauea es un volcán en escudo, con laderas suaves formadas por la lava que rezuma.

 

Los magmas máficos como los de Hawái suelen formarse cuando se funde la corteza más pesada que compone el lecho oceánico. Contienen entre un 47 y un 63 por ciento de sílice, el mineral que compone el vidrio y el cuarzo. En cuanto a las rocas fundidas, los magmas máficos son bastante líquidos, con viscosidades que van de la miel a la mantequilla de cacahuete. También son la variedad más caliente de magma, con temperaturas de entre 980 y 1.200 grados Celsius.

Por su parte, los magmas silícicos suelen formarse cuando se funde una corteza continental más ligera. Estos magmas tienen más de un 63 por ciento de sílice, que los hacen más viscosos: en su estado más líquido, los magmas silícicos fluyen como la grasa o la masilla, es decir, que no fluyen bien. También son más fríos que los magmas máficos. La riolita, un tipo de lava bastante rico en sílice, alcanza temperaturas de entre 650 y 815 grados Celsius.

Como los magmas silícicos son más fríos y pegajosos que los magmas máficos, es más difícil que ventilen los gases disueltos. Esto hace que los magmas silícicos sean más peligrosos: como se acumula más gas en el magma, es más explosivo, como si se añade más carbonatación a un refresco.

Relacionado: Fotografías de volcanes del mundo

ver galería

Cuando los magmas silícicos no están confinados bajo una presión lo bastante alta, los gases disueltos dentro de ellos se desprenden de la solución y forman burbujas. Y, al igual que cuando abres una lata de refresco agitada, la avalancha de vapor resultante provoca una erupción explosiva. Los emblemáticos volcanes con forma cónica llamados estratovolcanes, como el monte Pinatubo, están cargados de magmas silícicos.

Por su parte, los volcanes de Hawái contienen magmas bastante bajos en sílice compuestos de basalto, lo que significa que son mucho menos explosivos. En su lugar, rezuman y salpican, creando volcanes en escudo, formaciones con laderas suaves que se han convertido en la silueta geológica propia de las islas.

Seguir leyendo