El cambio climático cambiará el color de los océanos

En el próximo siglo, los satélites observarán cómo se intensifican los azules y verdes del mar.martes, 5 de febrero de 2019

Una proliferación de fitoplancton en el mar de Barents el 14 de agosto de 2019. El espectrorradiómetro de imágenes de media resolución (MODIS, por sus siglas en inglés) sacó esta imagen a bordo del satélite Aqua.
Una proliferación de fitoplancton en el mar de Barents el 14 de agosto de 2019. El espectrorradiómetro de imágenes de media resolución (MODIS, por sus siglas en inglés) sacó esta imagen a bordo del satélite Aqua.
foto por NASA, GSFC/Jeff Schmaltz/MODIS Land Rapid Response Team

Para el año 2100, es probable que los mares tal y como los conocemos cambien de color.

Esa es la conclusión a la que ha llegado un estudio publicado el lunes en la revista Nature Communications que elaboró un modelo de los cambios que provocará el fitoplancton a medida que los océanos sigan calentándose. Si la situación no cambia —si las emisiones de gases de efecto invernadero no disminuyen—, las zonas subtropicales más azules del océano serán más azules y las regiones más verdes a lo largo del ecuador serán más verdes.

Los autores del estudio sostienen que el cambio de color, más que una rareza, es una señal de calentamiento y de cambios globales drásticos que se producirán en un mundo calentado por el cambio climático.

Medir el color

Se sabe que los cambios estacionales cambian el color del agua con regularidad, pero unos mares en calentamiento podrían alterar de manera permanente los mosaicos de azules y verdes observados desde el espacio.

La luz solar penetra a más de 180 metros bajo la superficie del mar. Todo lo que hay a más profundidad está envuelto en oscuridad. Por encima de esa zona, la mayor parte de las moléculas de agua son capaces de absorber todos los colores salvo el azul, por eso se refleja el azul.

La materia orgánica que cubre la superficie del océano, como el fitoplancton, cambia de color. Gran parte de este contiene clorofila, un pigmento verde que absorbe la luz solar necesaria para que las plantas produzcan comida. Con el calentamiento marino, aumenta la irregularidad de las corrientes y las capas del agua se estratifican más, lo que implica que las regiones cálidas no se mezclan tan fácilmente con regiones frías. Existen miles de especies de fitoplancton adaptadas al agua cálida o fría. A medida que los océanos se calientan, algunas especies podrían extinguirse, otras podrían prosperar y otras podrían migrar a regiones diferentes.

Sin embargo, analizar solo la clorofila no revelará cómo el calentamiento del clima altera el fitoplancton. Los fenómenos naturales como El Niño o La Niña pueden influir en la cantidad de fitoplancton concentrada en un área cualquiera.

El grupo de investigación empleó satélites para medir la luz reflejada en su conjunto.

Clima 101: los océanos.
Clima 101: los océanos.
Los océanos son el mayor hábitat del planeta y también ayudan a regular el clima global. Pero ¿por qué es salado el océano? ¿Y cómo impacta a los océanos el cambio climático? Descubre los datos clave sobre el océano, entre ellos las consecuencias y las posibles soluciones a estos cambios.

Stephanie Dutkiewicz, autora principal del estudio, sostiene que ese mismo modelo se ha utilizado para observar cómo el calentamiento de los mares cambiará el comportamiento del fitoplancton. Tiene en cuenta los ciclos vitales y los movimientos del fitoplancton en patrones marinos naturales. Usando este mismo modelo, estimaron la cantidad de luz que habría en una región cualquiera basándose en la cantidad de organismos allí presentes.

Su conclusión: la mitad de los océanos del mundo tendrán azules más azules y verdes más verdes en el 2100.

Una situación que no cambia

«Lo especial de este modelo es que sugiere que los cambios de coloración sutile son una señal temprana de calentamiento», afirma Dutkiewicz. «El fitoplancton es la base de la cadena trófica marina. Todo en el mar necesita fitoplancton para existir. El golpe se sentirá en toda la cadena trófica».

Sus proyecciones se basaban en las probabilidades de que el mundo se calentara 3 grados Celsius para el 2100. En noviembre del año pasado, la Organización Meteorológica Mundial de la ONU estimó que la Tierra se calentará entre 3 y 5 grados para finales del siglo presente.

Dutkiewicz explica que su modelo se basa «en un mundo mucho más cálido». Si se producen cambios importantes, el color de los mares podría seguir igual. Para ello sería necesaria una reducción significativa de las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por los combustibles fósiles.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo