Bajo el sol del desierto

El desierto mexicano de Sonora padece los efectos del cambio climático: temperaturas extremas, lluvias torrenciales, sequías, degradación del suelo, migración de especies… pero también ofrece soluciones para combatirlo.martes, 15 de octubre de 2019

La radiación solar que recibe el desierto mexicano de Sonora hace que su potencial energético sea inmenso.
La radiación solar que recibe el desierto mexicano de Sonora hace que su potencial energético sea inmenso.
foto por Acciona

Hay quien lo llama el Sáhara de México. Dunas doradas y montañas rocosas se intercalan en los más de 300.000 kilómetros del desierto de Sonora, uno de los más grandes y cálidos del planeta.

Su aspecto árido le da un aire yermo que engaña. Es un punto caliente de biodiversidad, alberga millones de especies animales y vegetales: saguaros, diente de león, correcaminos, coyotes…   el desierto de Sonora está lleno de vida.

Sonora cuenta con una gran ventaja: el nivel de radiación solar que recibe es enorme, comparable al Atacama chileno o al Sáhara africano.
Sonora cuenta con una gran ventaja: el nivel de radiación solar que recibe es enorme, comparable al Atacama chileno o al Sáhara africano.
foto por Acciona

Pero su clima es inestable incluso para un desierto. Sus dos estaciones tradicionales (una de fuertes lluvias y otra en la que se agudiza la sequía) se están agudizando. Las temperaturas cada vez son más altas y las lluvias torrenciales más fuertes, las sequías más habituales.Y esto no solo afecta a las especies que viven en él.

Las consecuencias se extienden a Sonora y agudizan las necesidades ambientales de México: problemas de abastecimiento de agua (el río Colorado se seca a su paso por el desierto), contaminación y altas emisiones de CO2 como consecuencia del elevado consumo de combustibles fósiles. Pero el propio desierto podría tener la solución.

Este es el mayor mar fotovoltáico de América Latina
Este es el mayor mar fotovoltáico de América Latina
En este espectacular paraje del desierto de Sonora de México, Acciona ha construido una de las mayores plantas solares de toda América Latina. Su efecto depurativo para la atmósfera es superior al de 46 millones de árboles.

Sonora cuenta con una gran ventaja: el nivel de radiación solar que recibe es enorme, comparable al Atacama chileno o al Sáhara africano. Su potencial energético es tan inmenso que bien aprovechado podría abastecer de electricidad a todo México con energía limpia.

Por el momento, y gracias a la planta fotovoltaica Puerto Libertad, construida por ACCIONA, abastece con energía limpia a 600.000 hogares mexicanos. Toda esta energía evita la emisión de 925.443 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, mejorando así la calidad del aire.

La planta fotovoltaica Puerto Libertad, construida por ACCIONA, abastece con energía limpia a 600.000 hogares mexicanos.
La planta fotovoltaica Puerto Libertad, construida por ACCIONA, abastece con energía limpia a 600.000 hogares mexicanos.
foto por Acciona

La instalación de Puerto Libertad es una de las mayores plantas fotovoltaicas de México y de todo América Latina. Y sus 404 MWp de potencia la posicionan como uno de los mayores proyectos de energía renovable del mundo. 

Soluciones como esta ayudan a aprovechar el potencial natural de la tierra y hacen del planeta un lugar más limpio y sostenible: un hogar mejor.

Este contenido ha sido redactado y ofrecido por nuestro patrocinador, ACCIONA. No necesariamente refleja los puntos de vista de National Geographic o su equipo editorial.

Seguir leyendo