Solo un 17% de las especies en peligro de extinción están protegidas por la Unión Europea

Un reciente estudio alerta sobre los escasos resultados de las políticas de conservación de la naturaleza de la Unión Europea y analiza su nivel de protección de las especies amenazadas.

Monday, November 18, 2019,
Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
Tórtola común especies en peligro UE Natura 2000
La tórtola común es una de las especies vulnerables que no está en la Directiva Aves de la Unión Europea. Actualmente se buscan espacios de la red Natura con presencia de la especie para darle una mejor gestión.
Fotografía de Alberto García, CREAF

"Hay que encontrar la forma de reducir este desfase entre lo que se está protegiendo y lo que se está dejando descubierto, pero también hay que incluir en las listas las especies amenazadas que ya se están protegiendo", afirma Alejandra Moran, investigadora de la unidad mixta CTFC-CREAF.

En esta línea, los expertos afirman que revisando los planes de gestión, tan solo un 3% de los espacios de Natura 2000 podrían dar cobertura a todas las especies de vertebrados amenazadas. El sur de Europa concentra además la mayoría de los espacios que necesitan una revisión exhaustiva, al concentrar en sus hábitats la mayor cantidad de especies amenazadas.

"En primer lugar, ampliar la representación de especies amenazadas, en función de la Lista Roja de la UICN”, afirma Hermoso. “En segundo, asegurar que la conservación de estas especies queda cubierta mejorando la gestión de los espacios Natura 2000. También habría que integrar la gestión de especies y hábitats fuera de las áreas protegidas. Y como cuarta opción, aumentar los recursos que se asignan a la gestión de la conservación".

Una vez alcanzada la meta 2020, la Estrategia de la Biodiversidad de la Unión Europea necesitará realizar una revisión exhaustiva de los planes para mejorar la cobertura de especies amenazadas, así como aumentar los esfuerzos para “aprovechar los recursos existentes y ser más eficientes en la conservación” y “planificar estas acciones de conservación de forma más amplia, dentro y fuera de las áreas protegidas de la Red”, concluyen los autores.

Seguir leyendo