¿Qué hace un buscador de semillas y por qué es tan importante?

Trepar a los árboles, robarle a las ardillas... los recolectores experimentados son cada vez más escasos, lo que socava los ambiciosos objetivos de plantación de árboles de Estados Unidos.

Por Kyla Mandel
fotografías de Christie Hemm Klok
Publicado 3 dic 2021, 13:13 CET
Trepar a los árboles, robar a las ardillas: los recolectores expertos son cada vez más escasos, ...

La clave está en coger la piña cuando aún está cerrada y con las semillas guardadas en su interior; si las alas leñosas se abren y liberan las semillas -como la mayoría de las piñas que un transeúnte puede arrancar del suelo- es demasiado tarde.

Fotografía de Christie Hemm Klok

SISTERS, OREGÓN (ESTADOS UNIDOS) - Las frágiles agujas y ramitas de los pinos crujen bajo las botas de Don Grandorff cuando atraviesa el Bosque Nacional Deschutes (en Oregón, Estados Unidos), cargado de aire de agosto perfumado de savia y humo de incendios forestales. Sin dudarlo, se desvía del camino y vadea entre la maleza, a la caza de semillas de pino Ponderosa.

Grandorff, que lleva 45 años buscando semillas, enseguida detecta los indicios del escondite de una ardilla: racimos de agujas verdes de pino esparcidas por el suelo del bosque, un cono recién mordisqueado y un largo y poco profundo sendero de tierra que desaparece bajo un tronco.

El trepador de árboles Robert Beauchamp llega a la cima de un pino Ponderosa en el Bosque Estatal de Boggs Mountain Demonstration de California. Recoge conos del tercio superior del árbol.

Señala el dosel, donde un hueco en las agujas en la punta de las ramas revela que una ardilla ha pasado por allí. "La mayoría de la gente no parece ser capaz de verlo", dice este hombre de 74 años mientras serpentea entre los pinos, cuya corteza castaña es escamosa como la piel de un caimán.

Los padres de Grandorff le enseñaron de adolescente a leer el bosque. Formaban parte de una red de recolectores de conos cuyo apogeo se remonta al Cuerpo de Conservación Civil del presidente F. D. Roosevelt. Detrás de él va Matthew Aghai, director de investigación y desarrollo biológico de la empresa de reforestación DroneSeed, con sede en Seattle, para aprender las técnicas tradicionales de recolección.

Grandorff se detiene: "Mira, justo ahí abajo". Entre dos grandes rocas en la orilla de un arroyo está lo que ha venido a buscar: un alijo de piñas que vale 15 dólares la fanega. Estas piñas leñosas están muy solicitadas. En el interior de cada una hay hasta 10 semillas de color blanco nacarado, cada una de ellas no más grande que una lenteja, que un día podrían alcanzar más de 60 metros de altura y absorber al menos 21 kilogramos de dióxido de carbono cada año.

En todo el oeste de Estados Unidos, las semillas tienen una gran demanda. En los próximos 20 años, Estados Unidos pretende plantar miles de millones de árboles más para restaurar millones de hectáreas de bosques quemados y ayudar a compensar las emisiones de carbono que calientan el planeta. Sólo en el Oeste, unos 10 millones de acres de tierra recientemente quemada esperan ser replantados. Sin embargo, en las últimas décadas ha disminuido el número de recolectores de semillas cualificados en Estados Unidos, aunque no está claro en qué medida, ya que el trabajo es estacional; también es agotador, y no se paga mucho. Menos recolectores significa menos semillas y, en última instancia, árboles.

A medida que la sequía y los incendios se intensifican debido al empeoramiento del cambio climático, la acumulación de tierras por reforestar aumenta a un ritmo insostenible, según los expertos.

Beauchamp y su equipo están recogiendo conos para CALFIRE, que utilizará las semillas para replantar las tierras que se han quemado en los incendios del estado.

Los ambiciosos objetivos de plantación de árboles de la nación no son alcanzables, dice Aghai, "a menos que empecemos a pensar a lo grande en las semillas".

Un negocio inconstante

La capacidad de los Estados Unidos en materia de semillas -o la falta de ella- se pondrá en conocimiento del Congreso en un informe encargado por la Oficina de Gestión de Tierras, cuya publicación está prevista para la próxima primavera.

Antes de eso, un informe provisional sobre el suministro de semillas nativas encargado por la Oficina de Administración de Tierras (BLM) y publicado en octubre de 2020 afirma: "No hay un programa de restauración de plantas nativas en toda la agencia ... [y la] cadena de suministro es generalmente inadecuada para satisfacer estas grandes demandas".

Esto se debe en parte a la forma en que se reproducen los árboles.

Las semillas, los embriones de la futura descendencia, comienzan a formarse tras la polinización de primavera. Como parte de la estrategia de supervivencia de la especie, la abundancia de las semillas varía según el año. La producción de semillas requiere mucha energía para los árboles, y después de varios años de escasez de semillas puede haber un exceso repentino de oferta. Es imposible que los animales se las coman y distribuyan todas, lo que garantiza que algunas broten en plántulas. Se cree que el calendario de estas cosechas abundantes -conocidas como mástiles- está sincronizado, y que los árboles se comunican a través de señales químicas transmitidas por el aire o mediante redes de raíces subterráneas.

Charlie Naim Kharsa, parte del equipo de Beauchamp, desciende de un pino Ponderosa. Mientras estaba en el árbol, determinó que la recolección sería más rápida si cortaba algunas de las ramas que contenían las coníferas maduras.

En consecuencia, una buena cosecha de semillas solo se produce una vez cada tres o siete años, dependiendo de la especie vegetal, dado el irregular calendario de reproducción. Así, 2020 fue un buen año de abeto Douglas y 2016 fue importante para el abeto noble. Este año, en toda la zona conocida como Cascadia, las puntas de las ramas de los pinos Ponderosa están repletas de conos.

"Cuando hay un mástil tan grande... es algo único", dice Aghai. "Sería irresponsable por nuestra parte no aprovecharlo".

Estas semillas son buenas candidatas para restaurar los más de 167 000 hectáreas quemadas en julio por el incendio de Bootleg, en el sur de Oregón, el tercer mayor incendio forestal del estado desde 1900. Según Aghai, para reforestar esas tierras con 150 árboles por acre (unos 4000 metros cuadrados) mediante plántulas germinadas en un invernadero -suficientes para que los árboles se recuperen rápidamente sin saturar el bosque- se necesitarían unas 8 toneladas de semillas de pino Ponderosa. Si las semillas se arrojaran desde el cielo con un avión, un método convencional con un bajo índice de germinación, se necesitarían unas 180 toneladas para asegurar que suficientes semillas llegan a la edad adulta.

El tiempo lo es todo, dice Aghai; cuanto más tiempo se tarde en reforestar después de un incendio, más probable será que la maleza y los arbustos invasores se apoderen de la zona. Pero a menudo es difícil encontrar las semillas adecuadas para un paisaje concreto, ya sea debido al tipo de semilla, la cantidad o la calidad. Y es aún más difícil cuando hay que actuar con rapidez, como después de una catástrofe natural.

El riesgo es que la tierra no vuelva a ser el mismo ecosistema que era antes. "Se cometen fallos una y otra vez", dice Kayri Havens, directora de ciencia y conservación de plantas del Jardín Botánico de Chicago, coautora del informe provisional.

Los recolectores deben ir a la naturaleza para obtener semillas de alta calidad de suficientes especies, lo que es vital para la restauración de tierras saludables. Pero hay una ciencia para hacerlo correctamente, desde predecir la semana exacta en que las semillas estarán listas hasta entender cómo recoger un amplio suministro sin agotar el sistema.

Izquierda: Arriba:

El largo proceso de recolección de las semillas de los pinos Ponderosa comienza en el Centro de Reforestación L.A Moran. Después de la entrega, los conos se colocan bajo el cobertizo de conos y desde allí se llevan a un horno y se secan.

Derecha: Abajo:

Una vez secados, los conos se introducen en la secadora de conos, donde se sacuden las semillas para liberarlas.

Por término medio, dos recolectores pueden recoger 22 kilogramos de conos de Ponderosa en al menos 20 sacos de arpillera al día -unas 10 fanegas- (el doble en un buen día) para un total de ganancias diarias de entre 132 y 265 euros. Una fanega produce aproximadamente 200 gramos de semillas.

Los aproximadamente 50 recolectores de 15 centros regionales que trabajan con DroneSeed, incluida la red de Grandorff de unas seis personas, han recogido algo menos de 10 000 fanegas esta temporada, menos de la mitad del objetivo de Aghai de 25 000 fanegas, un objetivo difícil para una temporada que dura sólo dos o tres semanas.

La clave está en coger la piña cuando aún está cerrada y con las semillas guardadas en su interior; si las alas leñosas se abren y liberan las semillas -como la mayoría de las piñas que un transeúnte puede arrancar del suelo- es demasiado tarde.

Una vez que las piñas son embolsadas y etiquetadas para registrar la especie, la región y la altitud, se transportan en camión a una instalación de procesamiento -en este caso, la recién adquirida Silvaseed de Droneseed, en Roy (Washington)- donde las semillas se extraen, se limpian y se almacenan hasta que llegue el momento de plantarlas.

El gobierno calcula que hay que restaurar 400 000 kilómetros cuadrados de terreno público (una superficia mayor que Alemania). Pero no hay suficientes instalaciones para almacenar el medio millón de toneladas de semillas de plantas que se calcula que harían falta para ello, dice Havens. "Ahora mismo no tenemos esa capacidad de semillas de restauración en el país".

A nivel federal, desde los árboles hasta las hierbas silvestres, la BLM tiene "una capacidad total de almacenamiento de 1300 toneladas de semillas", según el informe provisional de semillas de la BLM. Sin embargo, en un mal año de incendios, la BLM necesita más de 3500 toneladas de semillas para restaurar el paisaje quemado.

CALFIRE -una unidad de lucha contra incendios dependiente de la Agencia de Recursos Naturales de California- es una de las tres operaciones responsables del suministro de semillas de árboles para la restauración en todo el estado (junto con el Servicio Forestal y la empresa Siskiyou Seed). Aghai afirma que el estado tiene almacenadas unas 9 toneladas de semillas de árboles en este momento. Eso es suficiente para restaurar más de 1800 kilómetros cuadrados de bosque con plántulas.

Los conos, ahora libres de semillas, han llegado al final de su uso y se convierten en mantillo.

Sin embargo, fuera de California, el grueso de la producción de semillas para la restauración corre a cargo de empresas comerciales, de las que, según ese informe provisional, el Gobierno Federal depende cada vez más para "la adquisición rápida de grandes cantidades".

Entre los operadores privados, Silvaseed es quizá el más importante del noroeste del Pacífico en lo que respecta a las especies de coníferas. Actualmente, almacena unas 5,4 toneladas de semillas de árboles. Hace cuatro décadas, Silvaseed era una de las cuatro o cinco empresas del noroeste del Pacífico que se dedicaban a las semillas. Pero con el paso de los años las demás cerraron, dejándola como la única empresa regional que recogía, limpiaba y vendía semillas a todo el mundo, desde tribus nativas americanas, empresas madereras y organismos estatales hasta clientes internacionales. En marzo, la empresa familiar de 130 años fue comprada por DroneSeed.

"Es un negocio muy voluble", dice Mike Gerdes, antiguo propietario y operador de Silvaseed. La imprevisibilidad del trato con la naturaleza hace que haya que soportar los años de vacas flacas, dice. Además, encontrar y retener a trabajadores cualificados en un campo que es físicamente exigente y "no es el mejor pagado", dice, es un reto importante.

El arte de la recolección de semillas se aprende en gran medida con la práctica. Pero existen programas para convertirse en arborista certificado, y todos los contratistas financiados por la BLM reciben la formación Seeds of Success, según Havens. Incluso hay un curso nacional de escalada de árboles impartido por el Servicio Forestal de Oregón. Y aunque no hay cifras concretas sobre el número de recolectores de semillas cualificados -sobre todo porque se trata de un trabajo estacional-, todo el mundo está de acuerdo en que se necesita mucha más gente que entienda el bosque y sepa trepar a los árboles.

La escasa mano de obra incluye a los arboristas y a las cuadrillas agrícolas estacionales, además de personas como Grandorff, que lleva 20 años trabajando con Silvaseed. El resto del año está ocupado buscando otros productos forestales, como setas, o haciendo y vendiendo coronas de Navidad con su mujer.

"Nuestra base de trepadores contratistas es muy reducida", comenta Jessica Huang, responsable del banco de semillas de CALFIRE. El principal obstáculo de su agencia es la falta de mano de obra, lo que significa que sólo se pueda recoger una cantidad determinada de semillas, incluso en un buen año. Y a menudo la recogida de semillas coincide con la temporada de incendios, por lo que los equipos que podrían recogerlas están luchando contra los incendios forestales. Pero en lugar de que los distintos actores compitan por los recolectores, añade, "todos quieren trabajar juntos, porque no podemos seguir el ritmo de los incendios y la sequía. Estamos todos, todos manos a la obra".

Izquierda: Arriba:

Tras las pruebas de laboratorio, las semillas se colocan en un congelador a cero grados Fahrenheit (-17 grados centígrados), donde permanecerán latentes hasta que se envíen para su plantación.

Derecha: Abajo:

Una vez que las semillas de pino Ponderosa se han extraído de las piñas, están listas para que el laboratorio determine su viabilidad. Las semillas se someten a una radiografía, que muestra qué semillas tienen pocas probabilidades de brotar.

La lucha contra el fuego

A medida que la sequía asociada al cambio climático alarga la temporada de incendios forestales, lo que está en juego es más importante que nunca. Y los recolectores deben compaginar sus necesidades inmediatas de seguridad con la posibilidad de aprovechar la fugaz oportunidad de poder hacerse con una rara recompensa.

La temporada de recolección de este año comenzó a mediados del verano, con misiones de exploración para determinar cuándo debía comenzar la recogida. En julio, Aghai y su equipo recorrieron el noroeste del Pacífico, se reunieron con los recolectores, estudiaron los árboles y abrieron los conos para comprobar su madurez: si el embrión de la semilla es demasiado lechoso, aún no está listo. Pero en el sur de Oregón se encontraron con un obstáculo.

"El humo era espeso", recuerda Aghai. Volvieron atrás y acamparon para reagruparse. "Las cenizas caían sobre el campamento, y pensamos que aquello era apocalíptico", dice, pero no pudieron detener su búsqueda. Para algunos, la experiencia puede ser descorazonadora. "Para mí", dice Aghai, "sólo me motiva a ir más rápido porque no hay nadie que haga nada al respecto, nuestra catástrofe climática".

Algunos lugares destinados a la recogida de conos de CALFIRE también estaban demasiado cerca de los incendios, dice Huang. "Me resultaba incómodo tener gente en los árboles".

"Es realmente difícil dejar de lado una recolección potencial", dice. "Nos estamos quedando sin semillas; no podemos seguir. Y a medida que se van quemando más cosas, nos encontramos con algo así como: 'Bueno, ahora no podemos recoger porque no hay nada que recoger'".

Es una realidad que Grandorff ha visto desarrollarse rápidamente. "En las zonas muy quemadas", dice, "no vive nada". Pueden pasar 20 años hasta que los árboles vuelvan a madurar y las ardillas regresen.

El vivero del Centro de Reforestación L.A. Moran está lleno de plantones de coníferas recogidos en el campo.

En busca de una solución

Para ayudar a aumentar la cantidad de semillas recogidas, Aghai prevé utilizar a los ciudadanos de a pie, además de a los trabajadores cualificados, una red comercial en la que los recolectores lleven los conos a centros de distribución de terceros, que los comprarían y entregarían en las instalaciones de DroneSeed.

Havens sugiere una mayor participación del Gobierno, "un sistema nacional que sea una compilación de centros regionales que aborden la necesidad de semillas de su región".

"Las semillas han sido realmente infravaloradas en cuanto a su importancia como recurso natural", afirma. Cuando hace 15 años presionó a los funcionarios sobre este tema, "me miraban como diciendo: '¿De qué estás hablando? Y ahora asienten con la cabeza".

Al acompañar a los recolectores tradicionales este año, Aghai espera involucrarlos en "la revolución tecnológica que va a llegar para la reforestación". Esto incluye el uso de herramientas de modelado digital para determinar las zonas de semillas y dónde plantar en función de la altitud y las condiciones climáticas, así como el despliegue de enjambres de drones para dispersar estratégicamente las semillas.

Una vez que Beauchamp ha bajado del pino Ponderosa, recupera el equipo de recogida de conos de las ramas y comienza a recogerlos.

De pie en medio del bosque, con el arroyo corriendo debajo, Grandorff dice: "La recolección en sí no ha cambiado mucho; probablemente nunca va a cambiar".

Eso incluye el seguimiento de las ardillas. "Ya he sacado seis u ocho fanegas de un alijo del arroyo", dice, lo que ilustra la recompensa potencial de robar a las ardillas en lugar de a los árboles.

Una pequeña ardilla negra con el vientre rojizo corretea por los troncos caídos con una piña en la boca. "Tendré que recordarlo", se ríe Grandorff, planeando su próxima incursión. "Seguro que tiene un bolsillo ahí arriba".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
¿Pueden los robles ayudar a frenar los incendios forestales en el Himalaya?
Medio Ambiente
¿Cuál es el árbol más antiguo de la Tierra y sobrevivirá al cambio climático?
Medio Ambiente
Ante la gran oferta de proyectos de plantación de árboles, ¿cómo elegir la opción correcta?
Medio Ambiente
Compensaciones y créditos de emisiones de carbono: verdades, mentiras y cálculos equivocados
Medio Ambiente
¿Por qué los bosques milenarios son tan importantes?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved