Así es el ambicioso plan para salvar a los mayores peces de agua dulce del mundo

Un siluro gigante del Mekong de 1,5 metros de largo fue uno de los peces en peligro crítico de extinción que se liberó en el Tonle Sap, el mayor lago del Sudeste Asiático.

Por Stefan Lovgren
Publicado 23 mar 2022, 15:13 CET
Zeb Hogan y un colega camboyano liberan un siluro gigante del Mekong en el río Tonle ...

Zeb Hogan y un colega camboyano liberan un siluro gigante del Mekong en el río Tonle Sap, Camboya, en noviembre de 2007. La más reciente liberación de siluros gigantes del Mekong, en peligro crítico, en el lago Tonle Sap forma parte de un programa de reinserción de peces gigantes en la naturaleza.

Fotografía de Zeb Hogan

Este mes se han liberado en el Tonle Sap de Camboya, el mayor lago del sudeste asiático, ejemplares criados en cautividad de algunos de los peces de agua dulce más grandes y en mayor peligro de extinción del mundo, entre ellos un pez gato gigante del Mekong de 1,5 metros. La comunidad científica espera que los peces liberados puedan sobrevivir y empezar a reconstruir las poblaciones silvestres diezmadas por décadas de sobrepesca, construcción de presas y otras acciones humanas.

Esas amenazas siguen existiendo, y las especies liberadas (el siluro gigante, el barbo gigante y el siluro rayado) se consideran indicadores del peligro que corre una industria pesquera mayor que sustenta a millones de camboyanos. 

"Esta liberación es significativa, pero es sólo el primer paso de muchas acciones que serán necesarias para la recuperación a largo plazo de estos peces gigantes", dice Zeb Hogan, biólogo de peces de la Universidad de Nevada, Reno, que coordinó el esfuerzo de liberación para un proyecto de investigación de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional que dirige, llamado Maravillas del Mekong.

(Relacionado: El Mekong: el río más importante del Sudeste Asiático se adentra en terreno desconocido)

El Tonle Sap está conectado al río Mekong, que fluye a lo largo de seis países. La cuenca del Mekong es un punto caliente de la biodiversidad mundial, ya que alberga casi 1000 especies de peces de agua dulce, incluidas las más grandes del mundo.

Los peces grandes de agua dulce se encuentran entre los animales más amenazados del mundo, según los estudios. Las poblaciones del siluro gigante del Mekong, que puede alcanzar el tamaño de un oso pardo (272 kilogramos) y del barbo gigante, un tipo de carpa que puede alcanzar proporciones igualmente enormes, han caído en picado en más del 90% en las últimas décadas, según Hogan. Este investigador, que lleva mucho tiempo estudiando los peces gigantes de la región, no ha visto ningún siluro gigante del Mekong en estado salvaje desde 2015.

Otra especie, el siluro rayado, que puede superar el metro y medio de longitud y que constituye la mayor parte de los peces liberados este mes, fue en su día un alimento básico en la región. Pero también ha sufrido un fuerte descenso y ahora está clasificado como en peligro de extinción.

"Estos peces son los primeros en desaparecer cuando la presión pesquera se vuelve insostenible", dice Hogan, que es explorador de National Geographic.

Muchos peces grandes de la región del Mekong se crían ahora en cautividad. Sin embargo, introducirlos en la naturaleza es problemático porque la falta de diversidad genética puede hacer que no se reproduzcan con éxito.

(Relacionado: Los peligros de las presas del Sudeste Asiático para el medio ambiente y los humanos)

En cambio, los peces liberados este mes fueron cuidados en un centro de investigación acuática del sureste de Camboya, pero no fue allí donde se criaron: se recogieron en la naturaleza, cuando eran tan pequeños que no se podía ni distinguir su especie.

El siluro gigante del Mekong, de un metro y medio de largo, fue uno de los cinco ejemplares donados al centro de investigación por un comerciante de pescado local. Este comerciante había recogido los peces cuando eran poco más que motas hace 13 años, sin saber que se convertirían en enormes siluros demasiado grandes para sus estanques.

Izquierda: Arriba:

Tach Phanara acuna a un siluro gigante del Mekong en un tanque de retención antes de su liberación.

Fotografía de Wonders of the Mekong Project
Derecha: Abajo:

Introducción de bagres rayados en una reserva piscícola del lago Tonle Sap (Camboya).

Fotografía de Zeb Hogan

Un largo viaje

El viaje de dos días de los peces en peligro de extinción a su hábitat natural comenzó alrededor de las 20 horas del 2 de marzo, cuando dos furgonetas equipadas con tanques de agua oxigenada partieron del centro de investigación. Una furgoneta transportaba cientos de bagres rayados, junto con docenas de ejemplares jóvenes de barbos gigantes, el pez nacional de Camboya. En la otra furgoneta iban los dos siluros gigantes del Mekong.

Las furgonetas viajaron durante la noche y llegaron a la ciudad noroccidental de Siem Reap al amanecer. Allí, los peces fueron mantenidos en estanques y tanques antes de ser llevados a la mañana siguiente en barcos a las aguas abiertas del Tonle Sap, donde fueron liberados en una reserva de peces operada por el gobierno. De los más de 1500 peces liberados, sólo uno, un siluro rayado, no sobrevivió a la prueba.

Para que una reintroducción tenga éxito a largo plazo, el hábitat debe ser lo suficientemente sano como para mantener a los peces. Un estudio publicado en la revista Conservation Biology hace unos años concluía que abordar inadecuadamente la causa inicial del declive de una población de peces era el mejor modo de predecir el "fracaso de la reintroducción".

Estos proyectos "no pueden limitarse a repoblar un número mayor de peces, aunque este enfoque sea el más fácil", dice Jennifer Cochran-Biederman, profesora de biología de la Universidad Saint Mary de Minnesota (Estados Unidos) y autora principal de ese estudio. "Deben abordar causas más amplias de degradación del hábitat, como la contaminación, el cambio climático, el desarrollo urbano y las presas, lo cual es mucho más complicado".

Chea Seila, directora en Camboya del Proyecto Maravillas del Mekong, financiado por USAID, posa junto a un joven de barbo gigante antes de su liberación en una reserva de peces en el lago Tonle Sap (Camboya).

Fotografía de Wonders of the Mekong Project

El Tonle Sap, que constituye un terreno fértil para la alimentación de muchos peces, se mantiene relativamente intacto, a pesar de haber sido perturbado por las operaciones de las presas río arriba y por varios años de sequía agravada por el cambio climático (aunque este año el lago ha visto aumentar su nivel de agua). Esto lo convierte en un buen lugar para reintroducir los peces.

"Sabemos que los ejemplares jóvenes de estas especies se encuentran históricamente en el lago en esta etapa de su ciclo vital", dice Hogan.

La principal amenaza para los peces del lago, donde la pesca comunal da trabajo a cientos de miles de personas, es la sobrepesca. El uso de redes y otras artes de pesca ilegales está muy extendido; de hecho, ni siquiera se oculta. Cada vez se ven más barcos grandes de pesca oceánica faenando en el lago con enormes redes de arrastre (una clara violación de las normas de pesca).

Pero el Tonle Sap también cuenta con una de las mayores redes del mundo de reservas pesqueras interiores, es decir, zonas designadas donde no se permite la pesca. Además de una serie de reservas gestionadas por el gobierno, establecidas hace una década, hay varios cientos de reservas comunitarias más pequeñas. Según los conservacionistas, estas zonas han demostrado ser un buen refugio para muchas especies de peces, especialmente las de gran tamaño.

(Relacionado: Las poblaciones de muchas especies de gua dulce han disminuido un 76 por ciento en menos de 50 años)

"Aunque estas reservas no son tan antiguas como otras del sudeste asiático, están mostrando beneficios comparables, con más peces dentro de las reservas que en las zonas donde se permite la pesca", dice Aaron Koning, un ecologista conservacionista de la Universidad de Nevada, en Estados Unidos (y explorador de National Geographic), que estudia la eficacia de las reservas de peces.

Pero él y otros subrayan que, aunque se apliquen las normas (que la mayoría de los observadores coinciden en que son irregulares en el Tonle Sap, la mayor pesquería interior del mundo), las reservas por sí solas no pueden proteger a los peces migratorios que recorren grandes distancias en el sistema fluvial para completar su ciclo vital. "La probabilidad de que los peces sean capturados una vez que salen de las reservas e incluso del lago es muy alta", dice Koning.

Tach Phanara y un colega de la Administración de Pesca de Camboya recogen una muestra de ADN de un bagre de río rayado antes de liberarlo en el Tonle Sap.

Fotografía de Zeb Hogan

(Relacionado: Descubre en esta fotogalería algunos de los peces gigantes más espectaculares del planeta)

Esfuerzo comunitario

Los peces liberados fueron marcados para que los investigadores pudieran rastrearlos y recabar información en caso de recaptura. Los pescadores serán recompensados por devolver las etiquetas con información sobre la captura.

"Esta información nos indica el nivel de intensidad de la pesca en el lago, lo que es de gran utilidad para informar sobre las intervenciones de gestión", dice Ngor Peng Bun, ecólogo de peces y decano de ciencias pesqueras de la Real Universidad de Agricultura de Camboya.

Al presidir la ceremonia de liberación de los peces, a la que asistió un nutrido grupo de funcionarios locales, Poum Sotha, director general de la Administración Pesquera de Camboya, instó a los pescadores a colaborar con el esfuerzo de investigación, al tiempo que sugirió que si se descubría a alguien que hubiera matado a los peces marcados, se enfrentaría a las consecuencias legales.

Ya hay indicios de que los pescadores están dispuestos a colaborar. En los días siguientes a la liberación, se informó de muchas capturas de peces, incluida una de las barbas gigantes. Había quedado atrapado en una trampa y finalmente fue liberado en otro santuario.

Están previstas más sueltas, y los investigadores esperan dotar a la próxima tanda de peces de etiquetas que emitan ondas sonoras, para poder seguirlos más activamente. También quieren liberar a los peces en otros lugares, como las pozas profundas del río Mekong, en el norte de Camboya, donde se cree que desovan muchos de los peces migratorios.

"Esta liberación es sólo la punta del iceberg", dice Hogan. "Es necesario hacer más, ver qué funciona y qué no, y seguir aprendiendo y mejorando si queremos salvar a estos peces emblemáticos".

Él y sus colegas vigilarán de cerca lo que ocurre con los dos siluros gigantes del Mekong antes de decidir si liberan a los que aún están en cautividad. Hogan confía en que si se captura el mayor de los dos, en particular, se informará de la captura y se volverá a liberar al pez.

"Es un pez tan grande y único. La gente lo reconoce como algo especial", dice. Para mayor protección, los investigadores lo bautizaron como Samnang, palabra camboyana que significa "suerte".

La National Geographic Society, comprometida con la iluminación y la protección de las maravillas de nuestro mundo, financió el trabajo del explorador Zeb Hogan. Conoce más sobre el apoyo de la Sociedad a los exploradores que destacan y protegen especies críticas. Hogan y Stefan Lovgren son coautores del próximo libro Chasing Giants: The Search for the World's Largest Freshwater Fish.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Encuentran una raya de cuatro metros de largo en un profundo agujero del río Mekong
Animales
Por qué los nuevos mega embalses son una amenaza para los peces más grandes del sudeste asiático
Medio Ambiente
La odisea de cultivar la flor más grande y apestosa del mundo
Medio Ambiente
¿Cómo podemos ayudar a los corales y las aves marinas a sobrevivir al calentamiento global?
Medio Ambiente
Hay que proteger los océanos ya: un nuevo proyecto podría ayudar a los países a alcanzar sus objetivos

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved