El cambio climático está erosionando un recurso muy valioso: el sueño

Incluso cuando sólo hace un poco más de calor de lo habitual, las temperaturas nocturnas más elevadas perturban nuestro sueño. Un nuevo estudio mundial eleva estas pérdidas.

Por Alejandra Borunda
Publicado 26 may 2022, 10:15 CEST
Trabajadores de un depósito de arroz se toman un descanso durante el calor del día en ...

Trabajadores de un depósito de arroz se toman un descanso durante el calor del día en Jacabob, Pakistán. El aumento de las temperaturas nocturnas ya nos roba descanso, y es probable que el cambio climático implique aún más noches de insomnio.

Fotografía de Matthieu Paley

A todo el mundo le es familiar esta horrible sensación: una noche sofocante, con un poco de calor, lleva a un sueño intranquilo y, a la mañana siguiente, te sientes como una versión lenta y aturdida de ti mismo.

Esa sensación no es sólo desagradable. Años de investigación han demostrado que la falta de sueño puede aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas, intensificar los trastornos del estado de ánimo, disminuir la capacidad de aprendizaje y mucho más, problemas que tienen un gran coste personal, social y económico.

(Relacionado: Estudios sugieren que el sueño hace más creativo e inteligente al ser humano)

Ahora, un nuevo estudio relaciona la pérdida de sueño (y, por extensión, todos los problemas que conlleva) con el cambio climático. Investigadores de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) han descubierto que las temperaturas nocturnas, cada vez más altas debido al cambio climático, retrasan la hora de acostarse y adelantan la hora de despertarse, lo que nos hace perder el preciado descanso nocturno.

Los durmientes analizados en el estudio, publicado la semana pasada en la revista One Earth, perdieron descanso incluso en lugares donde las temperaturas no eran excesivamente altas, y tuvieron problemas para adaptarse incluso a las temperaturas de sueño menos exigentes. Y los costes del sueño, advierten los investigadores, aumentarán a medida que lo hagan las temperaturas, lo que podría costar a los durmientes (es decir, a todos nosotros) entre 13 y 15 días más de mal sueño cada año a finales de siglo.

Es un ejemplo muy claro de cómo el cambio climático afecta a la vida cotidiana de las personas, dicen los expertos, no sólo de forma catastrófica, como el aumento de las sequías y las inundaciones, sino con pequeños costes que se van sumando. La pérdida de sueño por el cambio climático "ya está ocurriendo, ahora mismo, no en el futuro, sino hoy", dice Kelton Minor, autor principal del estudio e investigador de la Universidad de Copenhague.

(Relacionado: Por qué es tan peligroso el aumento de las olas de calor en España)

Cuestión de grados

Minor y sus colegas analizaron los datos recogidos en todo el mundo entre 2015 y 2017 de los rastreadores de actividad de las pulseras de casi 50 000 personas. Los rastreadores registraron cuándo esas personas se durmieron, se despertaron y cómo durmieron entre medias. Aunque los datos eran anónimos, los investigadores pudieron ver dónde se encontraban exactamente los durmientes.

Esto permitió a los investigadores comparar los datos del sueño con las temperaturas exteriores locales, ya que no disponían de información sobre las condiciones interiores o si se utilizaba el aire acondicionado. Como se trataba de registros continuos de personas individuales, podían ver cómo dormía alguien en una noche fresca de junio frente a una calurosa unos días más tarde, o cómo reaccionaba ante una noche de febrero intempestivamente cálida.

El conjunto de datos era único, ya que no se basaba en los informes de los propios usuarios, que se sabe que son poco fiables. Además, abarcaba todo el mundo, mientras que los pocos estudios anteriores que analizaban la relación directa entre el clima y el sueño se centraban en unas pocas personas o sólo en un país concreto.

Lo más destacable fueron los resultados. Las personas dormían más cuando la temperatura exterior era inferior a los 10 °C. Por encima de ese umbral, aumentaban las posibilidades de dormir menos de siete horas. Por encima de los 25 ºC, las pérdidas se aceleraban. Cuando las temperaturas nocturnas en el exterior superaban los 30 °C, las personas perdían una media de 15 minutos por noche.

Puede que no parezca mucho, pero "en realidad es bastante importante", dice Sara Mednick, investigadora del sueño de la Universidad de California en Irvine (Estados Unidos). En primer lugar, otros estudios científicos sugieren que esos 15 minutos provienen probablemente de la valiosísima etapa de sueño de "ondas lentas", según su teoría. Sólo conseguimos una hora de ese tipo de sueño por noche, así que quitar 15 minutos (o incluso cinco) recorta una gran parte del tiempo de descanso.

El calor también afecta a algunos grupos más que a otros. El impacto aumenta con la edad: las personas mayores de 70 años son el doble de sensibles, según el estudio, y pierden unos 30 minutos en lugar de 15 bajo presiones de calor similares. Las mujeres también se ven más afectadas, ya que pierden un 25% más de sueño que la media a temperaturas más altas (el uso de pulseras se inclina hacia las personas más ricas y los hombres, por lo que es probable que sus resultados subestimen los impactos).

(Relacionado: ¿Por qué soñamos?)

Y los habitantes de los países de ingresos bajos y medios sufren unas tres veces más interrupciones del sueño que los de los países de ingresos altos, en parte, quizá, por el menor acceso al aire acondicionado.

"Esto aleja los efectos del cambio climático de lo catastrófico y existencial y muestra cómo nos afecta cada día", dice Jamie Mullins, economista medioambiental de la Universidad de Massachusetts en Amherst (Estados Unidos) que no participó en la investigación. "Nos va a costar a todos en formas pequeñas que realmente se acumulan".

Los cuerpos no se ajustan 

Sin embargo, otro hallazgo fue posiblemente más preocupante: los cuerpos de las personas no parecían adaptarse a las temperaturas más cálidas para dormir, incluso si vivían en climas cálidos todo el año, o incluso después de haber vivido un verano de exposición a las noches cálidas. Las noches más cálidas de lo habitual afectaban a su sueño independientemente de las circunstancias.

"No encontramos pruebas de que la gente se esté adaptando", dice Minor, al menos a nivel fisiológico.

Eso tiene sentido, explica, dado lo estrechamente que nuestro cuerpo regula su temperatura interna. Unas fracciones de grado de más y nuestros órganos empiezan a funcionar peor o se apagan. La temperatura corporal es uno de los principales reguladores del sueño: antes de acostarnos, dirigimos la sangre hacia las extremidades y enfriamos ligeramente el núcleo. Sin ese cambio, el sueño no se produce.

La necesidad de un control tan estricto de nuestra temperatura corporal nos hace menos flexibles ante el empeoramiento de las condiciones de sueño.

El cambio climático provocado por el hombre ya ha calentado el planeta unos 1,1 °C desde el siglo XIX. Pero las noches se han calentado más que los días en la mayor parte del mundo; en Estados Unidos,en verano, las noches se han calentado el doble que los días.

"Antes, las noches eran una oportunidad para enfriar el cuerpo. Pero cuando [el calor] es ese factor de estrés crónico, el cuerpo no puede refrescarse y recuperarse; eso es una pieza clave que perjudica la salud de las personas", dice Rupa Basu, experta en salud pública de la Oficina de Evaluación de Peligros para la Salud Ambiental de California.

Los investigadores de Copenhague calculan que las noches más cálidas ya cuestan a los durmientes unas 44 horas de descanso al año. También hay 11 días más de "sueño corto", noches en las que los durmientes duermen menos de siete horas.

Pero a medida que el planeta se calienta más, esos costes aumentarán. A finales de siglo, los durmientes podrían perder 50 horas al año si las emisiones de carbono siguen más o menos su curso actual.

"El ser humano es extraordinariamente adaptable", dice Minor. "Pero hay límites físicos reales a la adaptación que debemos tener en cuenta". El sueño caliente, según su análisis, puede ser uno de ellos.

Una solución problemática

Esto no es algo que deba tomarse a la ligera, dice José Guillermo Cedeño Laurent, investigador de salud ambiental en Harvard (Estados Unidos). Él y sus colegas hicieron un experimento en la universidad durante una ola de calor de 2016. Los estudiantes que dormían en dormitorios más nuevos con aire acondicionado obtuvieron mejores resultados en las pruebas de cognición en los días siguientes que los que vivían en edificios más antiguos "construidos para otro clima", dice Cedeno Laurent.

"Incluso las personas jóvenes y sanas... se ven afectadas de una manera que realmente les importa: cómo piensan", afirma.

Su estudio apunta a una posible solución al déficit de sueño inducido por el clima: poner mucho más aire acondicionado en los hogares de todo el mundo. Pero eso supone un enorme reto económico y medioambiental. El aire acondicionado consume mucha energía y, por lo tanto, dinero; un estudio reciente muestra que los hogares estadounidenses de bajos ingresos esperan a que las temperaturas sean un par de grados más altas antes de encender sus sistemas de refrigeración. Además, el aire acondicionado calienta el ambiente exterior tanto a nivel mundial, porque la mayor parte de la electricidad proviene de la quema de combustibles fósiles, como a nivel local, porque el exceso de calor que se extrae de los dormitorios se vierte en el aire exterior.

Para Cedeño Laurent, los vínculos entre la falta de sueño y el empeoramiento de la salud, tanto física como mental, están tan bien establecidos que es inconcebible ignorar cuestiones que pueden empeorarlos. Aclarar el vínculo entre el clima y el sueño hace imposible ignorar nuestra responsabilidad social para solucionar la causa del problema, así como sus impactos.

"Obviamente, la mejor solución es detener el cambio climático", afirma. "En este momento es básicamente una cuestión de derechos humanos".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
El cambio climático en acción: las olas de calor récord en India y Pakistán
Medio Ambiente
El Everest se derrite: ha perdido 2000 años de hielo en 3 décadas
Medio Ambiente
2019 podría convertirse en el año más cálido registrado
Medio Ambiente
Una sequía histórica se cierne sobre 20 millones de personas en el Cuerno de África
Medio Ambiente
El nuevo informe climático de la ONU es un demoledor ultimátum sobre la salud mundial

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved