Una nueva ley avanza en la protección de la pantera de Florida y su ecosistema

Tras aprobar una ley para conservar los corredores de vida silvestre, el estado ha empezado a adquirir y proteger terrenos por los que deambulan criaturas emblemáticas como las panteras de Florida.

Por Douglas Main
Publicado 25 ago 2022, 16:55 CEST
El arroyo Coldwater fluye a través de los bosques de pinos en el panhandle de Florida. ...

El arroyo Coldwater fluye a través de los bosques de pinos en el panhandle de Florida. La Ley de Corredores de Vida Silvestre de Florida, aprobada en 2021, ha ayudado al estado a ampliar la protección y la restauración de la mayor franja contigua de bosques de pino de hoja larga que queda en la Tierra.

Fotografía de Carlton Ward Jr

Florida ha sido durante mucho tiempo una tierra de pantanos húmedos, grandes bosques de pinos y cipreses, y extensas praderas, donde los osos negros, las tortugas de la Florida y las panteras de Florida, en peligro de extinción, aún vagan salvajes.

Pero la población humana de Florida, que aumenta en más de mil personas cada día de media, amenaza el futuro de estos espacios y especies salvajes.

Para proteger la tierra, los animales y la calidad de vida de los humanos, los funcionarios estatales y los conservacionistas han estado trabajando para proteger el Corredor de Vida Silvestre de Florida, una red verde de espacios abiertos que se extiende por el estado y que incluye paisajes silvestres, pastizales, arboledas de cítricos y las afueras de los suburbios. Mantener el hábitat es crucial para la salud genética de criaturas de gran tamaño, como las panteras, y para la funcionalidad ecológica del entorno.

(Relacionado: ¿Por qué se están muriendo los manatíes de Florida?)

Una pantera de Florida aparece en una imagen tomada con una cámara trampa en el rancho Lykes. Los 17 kilómetros de Chaparral Slough en el rancho fueron protegidos en marzo de 2022 y conectan una cadena de otros ranchos protegidos que comprenden un hábitat vital para la recuperación del felino.

Fotografía de Carlton Ward Jr

En junio de 2021, el Senado y la Cámara de Representantes del Estado de Florida aprobaron por unanimidad la Ley de Corredores de Vida Silvestre de Florida, que designó formalmente gran parte del territorio del estado como parte de esta red ecológica, y reservó 400 millones de dólares para protegerla del desarrollo. 

Desde entonces, el estado ha adquirido terrenos o comprado servidumbres de conservación, que impiden de forma permanente que una propiedad sea urbanizada en más de 207 kilómetros cuadrados de terreno. La financiación, unos 140 millones de euros, ha sido aportada por organismos estatales, locales y federales.

(Relacionado: Animales protegidos por la Ley de Especies en peligro de extinción de EE.UU.)

El 23 de agosto, las autoridades estatales acordaron proteger otras siete propiedades, que suman casi 80 kilómetros cuadrados. Estos paisajes, que van desde ranchos, pastizales y otras zonas agrícolas hasta partes de bosques, proporcionan hábitat y espacio para la vida silvestre en peligro. También son vitales para las actividades recreativas, para limitar la escorrentía de nutrientes y fertilizantes (que pueden causar la proliferación de algas) y para proteger el suministro de agua potable, dice Tori Linder, conservacionista y directora gerente de Path of the Panther, una organización apoyada por la National Geographic Society.

Además, los espacios abiertos ayudan a ralentizar la velocidad del agua, permitiendo que se filtre a los acuíferos en lugar de fluir rápidamente hacia el océano.

Aunque celebran los avances, los conservacionistas señalan que se necesita aún más financiación y protección para mantener los eslabones del corredor que se espera que se pierdan por el desarrollo en la próxima década, dice el explorador de National Geographic Carlton Ward, fotógrafo y conservacionista.

Las urbanizaciones y subdivisiones monumentales, como un proyecto de 182 kilómetros cuadrados en el condado de Collier, siguen avanzando en el hábitat de la pantera de Florida.

Doyle Carlton III (centro), su hijo Dale Carlton (izquierda) y el peón del rancho Brian Alexy (derecha) trasladan el ganado a través de un pasto inundado en el rancho Horse Creek. Su reciente aprobación como servidumbre de conservación ofrece una alternativa al desarrollo y permite que la ganadería continúe.

Fotografía de Carlton Ward Jr

La pérdida de importantes terrenos de conservación a causa del desarrollo "nos hace ver que tenemos que ser agresivos... en la protección de la infraestructura verde", dice el Secretario del Departamento de Protección Ambiental, Shawn Hamilton, y "subraya la importancia de redoblar nuestras asociaciones e [inversiones] para traer propiedades al redil".

Alrededor de 4000 kilómetros cuadrados de tierra en el Corredor de Vida Silvestre de Florida necesitan ser protegidos para 2030 para mantener su funcionalidad ecológica y su conectividad para la vida silvestre, según un estudio económico publicado en febrero de 2022 al que contribuyó Linder.

Espacio para vagar

Muchas de las propiedades que ahora forman parte del corredor son ranchos de trabajo y pastos intercalados con árboles y hábitat junto a los arroyos. Los pastizales bien gestionados representan uno de los mejores usos humanos de la tierra, ya que proporcionan un hábitat vital para muchos tipos de vida silvestre, dice Julie Morris, directora del Florida Conservation Group, una organización sin ánimo de lucro con sede en el estado.

La población de osos del centro-sur de Florida es una de las más pequeñas del estado, y la protección del Corredor de Vida Silvestre de Florida, incluyendo el Rancho Hendrie, ayudará a reconectar a estos osos con poblaciones más grandes al norte y al sur.

Fotografía de Carlton Ward Jr

Su grupo trabajó con el Estado, un propietario privado y el Distrito de Gestión del Agua del Suroeste de Florida para proteger un gran rancho a lo largo de Horse Creek, un afluente del río Peace. Esta vía fluvial vital del suroeste de Florida proporciona agua potable a más de un millón de personas y desemboca en Charlotte Harbor, una zona que sirve de criadero para muchas especies de peces y mamíferos marinos, incluidos los manatíes.

"Los propietarios han hecho un trabajo fenomenal en la gestión de esta propiedad; es casi asombroso que esta tierra exista", dice Morris, refiriéndose a los bosques de pinos, los bosques de fondo y las praderas de la zona.

Con más de 64 kilómetros cuadrados, es el mayor rancho de este tipo que se protege en el corredor del río Peace. Morris espera que la servidumbre "inspire aún más fondos para la zona y sea un catalizador para que otros propietarios conserven sus propiedades", dice.

Wedgeworth Farms, al sureste de Orlando, fue protegida en septiembre de 2021. Se trata de un enlace vital en el Área de Conservación Nacional de la Cabecera de los Everglades y el Corredor de Vida Silvestre de Florida.

Fotografía de Carlton Ward Jr

(Relacionado: Una misteriosa enfermedad neurológica afecta a las panteras de Florida, especie en peligro de extinción)

Para ser considerados para una servidumbre, los propietarios deben pasar por un proceso de investigación para evaluar los recursos naturales de sus tierras y su gestión. Según los términos de la compra, el propietario acepta ciertas condiciones de gestión a perpetuidad, normalmente diseñadas para mantener la salud ecológica del paisaje.

Muchas de las propiedades proporcionan hábitat y movilidad a las panteras de Florida, una población de leones de montaña en peligro de extinción en la década de 1970, que se ha recuperado y ahora cuenta con unos 200 ejemplares. Durante gran parte de la última generación, los grandes felinos han estado confinados en su mayoría en zonas al sur del río Caloosahatchee, una vía fluvial que fluye hacia el oeste desde el lago Okeechobee hacia la zona de Fort Myers.

Pero en los últimos años se han visto algunos hacia el norte, incluidas las hembras, que no se desplazan tanto como los machos y cuya movilidad limita la expansión de la especie. Para sobrevivir, los felinos necesitan seguir moviéndose hacia el norte para reclamar su antiguo territorio.

Algunas de las propiedades preservadas en el último año son vitales para el movimiento de las panteras, como Chaparral Slough, protegida por una servidumbre de conservación. Este pedazo de tierra de rancho al noreste de Labelle, Florida, que mide 17 kilómetros de largo y kilómetro y medio de ancho, proporciona conectividad entre las áreas protegidas al sur del río y las áreas al norte donde las panteras han sido vistas recientemente, incluyendo Fisheating Creek, donde el biólogo estatal de panteras Brian Kelly dice que vio una pantera hembra.

(Relacionado: El ataque de un leopardo en Florida pone a los humanos y a los grandes felinos en una situación terrible)

Un gato montés activa una cámara trampa en el rancho Hendrie, una parte del cual fue aprobada para su protección el 23 de agosto. El mosaico de antiguos matorrales de arena, bosques de pinos, extensas hamacas de roble y raros pantanos de bahía hacen de la propiedad un hábitat ideal para la vida silvestre y una prioridad de conservación.

Fotografía de Carlton Ward Jr

Este terreno, propiedad de una familia local, ha estado en lista de espera para ser protegida durante décadas, dice Lindsay Stevens, que supervisa la adquisición de tierras y la política de Nature Conservancy en Florida. La financiación y el impulso de la Ley de Corredores de Vida Silvestre de Florida ayudaron a hacerlo posible, dice.

Otra propiedad, llamada Crippen Ranch, es una propiedad de dos kilómetros cuadrados que actualmente se utiliza para la agricultura y la caza recreativa. Es adyacente al Parque Estatal Kissimmee Prairie Preserve, que consiste en praderas que antaño cubrían gran parte del estado y que los ranchos bien gestionados ayudan a preservar, dice Traci Deen, presidenta y directora general de Conservation Florida, el grupo que ayudó a organizar la servidumbre de la parcela. Esta parcela y las zonas adyacentes son el hogar de los gorriones saltamontes, una de las aves más amenazadas del estado.

La mayoría de las propiedades recientemente protegidas se encuentran en el centro-sur y el suroeste de Florida, aunque dos de ellas consisten en bosques en el Panhandle, hogar de milanos de cola bifurcada y osos negros. El Departamento de Protección Medioambiental y su programa "Florida Forever" es la fuente de financiación de muchas de las servidumbres y adquisiciones, junto con el Programa de Protección de Tierras Rurales y Familiares del Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor del estado. Algunas agencias federales y regionales, como los distritos locales de agua, también han contribuido.

Campo y arroyo

La protección de las tierras de la cabecera de los Everglades, un vasto territorio que se extiende desde Orlando, en el norte, hasta gran parte del sur de Florida, es un objetivo especial para los conservacionistas, porque esas tierras permiten que el agua fluya hacia el sur. Esta conectividad hidrológica se ha visto gravemente recortada en el último siglo, aunque las autoridades están trabajando para deshacer los errores del pasado y proteger más tierras del desarrollo.

Florida ha ampliado el área de gestión de la vida silvestre de Okaloacoochee Slough (territorio de las panteras de Florida) con la compra de tierras de rancho propiedad de la empresa agroindustrial Alico.

Fotografía de Carlton Ward Jr

Un ejemplo es la reciente restauración del río Kissimmee. El proyecto fue dirigido por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército y devolvió a la vía fluvial su cauce natural a lo largo de casi 50 kilómetros. El esfuerzo duró unos 30 años y costó más de mil millones de euros.

"Tenemos que acelerar el ritmo de conservación a un ritmo de 40 kilómetros cuadrados al mes para seguir el ritmo del desarrollo y garantizar la conexión del Corredor", dice Linder. Ese ritmo es posible. En 2008, antes de la Gran Recesión, se protegían más tierras al mes.

Los conservacionistas afirman que es posible volver a alcanzar esas cifras.

"Creo que ahora estamos experimentando un gran impulso, entusiasta y optimista, sobre la oportunidad de conservar un corredor funcional", dice Deen.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
Una petrolera canadiense arrasa ilegalmente tierras protegidas en África
Medio Ambiente
Una petrolera que opera en el Okavango engañó a sus inversores, según una demanda a la SEC
Animales
Más de 430 manatíes han perecido en el 2021. ¿Por qué se están muriendo?
Medio Ambiente
Los cambios de última hora en las protecciones de las especies silvestres del gobierno de Trump generan críticas
Animales
La mortalidad de los animales en las carreteras desciende drásticamente durante el confinamiento

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved