Así son las inmensas islas artificiales que redefinirán Bahréin

El plan de la nación del Golfo Pérsico duplicará su masa terrestre con un elevado coste para su vibrante vida marina.

Por Richa Syal
Publicado 1 sept 2022, 13:57 CEST
Durrat Al Bahrain, un archipiélago artificial en construcción desde hace más de una década frente al ...

Durrat Al Bahrain, un archipiélago artificial en construcción desde hace más de una década frente al extremo sur de Bahrain, visto en una imagen de 2021 desde la Estación Espacial Internacional. El país insular del Golfo Pérsico quiere construir más islas artificiales.

Fotografía de Sergey Kud-Sverchkov, Roscosmos via NASA

En la aldea pesquera de Karranah, en la costa norte de Bahrein, Haji Saeed, de 72 años, uno de los pescadores más antiguos de la comunidad, vadea la marea baja para revisar sus trampas.

Fotografía de Sergey Kud-Sverchkov, Roscosmos via NASA

Hace veinte años, el mar que tiene delante albergaba abundantes peces locales, como el hamour, un tipo de bacalao, y el safi, un pez conejo. Podía pescar fácilmente más de 100 kilos en un solo día. 

Sin embargo, el gobierno de Bahréin construyó dos islas artificiales que alteraron el fondo marino, alejando a las poblaciones de peces de las aguas costeras poco profundas.

Cuando regresa a la orilla, Saeed apenas ha recogido más de tres kilos de pescado de sus cinco trampas, llamadas hadrahs. Al día siguiente, solo recoge tres peces que pesan apenas medio kilo.

"Ha sido así desde que se construyeron las islas", dice. "Antes, podíamos pescar por todas partes. Ahora no nos da suficientes ingresos".

(Relacionado: Imágenes surrealistas de la vida en Dubái)

Una tormenta de arena envuelve el horizonte de la capital y mayor ciudad de Bahrein, Manama, en el noreste del país. Las tormentas de arena en Oriente Medio son cada vez más frecuentes e intensas, una tendencia asociada al sobrepastoreo y la deforestación, al uso excesivo del agua de los ríos y a la construcción de más presas.

Fotografía de Mazen Mahdi, AFP via Getty Images

La pesca podría volverse aún más difícil, ya que esta nación del Golfo Pérsico, de 1,8 millones de habitantes, se prepara para construir cinco nuevas islas artificiales que contendrán cinco nuevas ciudades a finales de esta década. Combinadas, las islas aumentarán la masa terrestre de esta pequeña nación en un 60 por ciento. Aunque los funcionarios del gobierno afirman que la incorporación de nuevos inmuebles es fundamental para el desarrollo económico de Bahréin, la construcción de las islas también conlleva importantes costes medioambientales en una parte del mundo donde la vida marina ya está luchando por adaptarse al cambio climático y sobrevivir.

"El Golfo Pérsico en su conjunto está bastante estresado, ya que es salado y caluroso. Cualquier estrés adicional [sobre las especies que viven allí] suele tener impactos más perjudiciales que en otros lugares", afirma Charles Sheppard, profesor de ciencias marinas de la Universidad de Warwick, que pasó siete años investigando los arrecifes de coral de la región.

La construcción de islas en el Golfo Pérsico 

La recuperación de tierras del mar, término que designa la creación de nuevas islas mediante el dragado del fondo marino, es un proceso conocido en Bahréin. El país se sometió a varias alteraciones costeras en 1963, y desde entonces se ha ampliado desde los 668 kilómetros cuadrados que ocupaba a más de 776 kilómetros cuadrados en 2021, lo que hace que Bahréin sea hoy un poco más grande en superficie que Singapur.

El pequeño archipiélago cuenta ya con más de 30 islas naturales y artificiales. Muharraq, la ciudad-isla más septentrional de Bahréin, se ha ido expandiendo lentamente desde la década de 1960 y ahora cuadruplica su tamaño original debido a la reclamación.

Aunque los cambios en la costa de Bahréin están motivados por su tamaño, la construcción de islas se ha practicado durante décadas entre los vecinos costeros más grandes de Bahréin, a menudo a mayor escala. Algunas son especialmente llamativas, como la Palm Jumeirah de Dubái, que empezó a construirse en 1990 como un grupo de islas mar adentro que se asemejan a una palmera estilizada y que albergan villas y hoteles de lujo. Arabia Saudí también está construyendo Oxagon, la mayor estructura flotante del mundo, que será un centro industrial de 46 kilómetros cuadrados. Otros proyectos han sido más convencionales, como el Nuevo Aeropuerto Internacional de Doha de Qatar, construido en terrenos ganados al mar en 2006.

Las villas de lujo se alinean en los canales de la Ciudad Flotante, la nueva urbanización de la Isla Amwaj, una isla artificial de Bahréin. Los canales son lo suficientemente profundos como para acoger el tráfico de barcos.

Fotografía de Credit: Iain Masterton, Alamy

Las cinco nuevas islas propuestas por Bahréin forman parte de un ambicioso plan de 30 000 millones de euros para recuperarse de la pandemia y ayudar a que Bahréin pase de una economía basada en el petróleo a otra impulsada por las empresas privadas, la manufactura y el turismo. En 2020, el Banco Mundial dijo que la economía de Bahréin se contrajo un 5 por ciento, principalmente debido a la fuerte caída de la demanda de petróleo durante la pandemia. Este año, el Fondo Monetario Internacional estima un crecimiento del 3,3 por ciento.

(Relacionado: El aumento del nivel del mar plantea una difícil elección para estas islas: trasladarse o elevarse)

"Bahréin está saliendo de la pandemia con una ambición audaz que va más allá de la recuperación económica para lograr un futuro más próspero", dijo el jeque Salman bin Khalifa Al Khalifa, ministro de Finanzas y Economía Nacional, en una reunión informativa celebrada el pasado noviembre, en la que describió el proyecto de la Visión Económica 2030 del gobierno.

Una parte de los 30 000 millones de euros financiará 22 nuevos proyectos de desarrollo, entre ellos el primer sistema de metro de Bahréin y una nueva calzada de 38 kilómetros entre Bahréin y Arabia Saudí.

Duplicar la superficie de Bahréin es una tarea ambiciosa. Se espera que las nuevas islas añadan 466 kilómetros cuadrados de terreno. La Junta de Desarrollo Económico de Bahréin promociona las cinco ciudades como sostenibles: actualmente se están diseñando para albergar un aeropuerto, residencias de lujo y complejos turísticos frente al mar, todo ello protegiendo supuestamente los hábitats naturales.

Un hombre se encuentra a la sombra del árbol Prosopis cineraria, de 400 años, conocido como el "árbol de la vida". También es el árbol más solitario de Bahréin, ya que se encuentra solo, sin ningún otro árbol a la vista en una ladera árida a unos 24 kilómetros al sur de la capital de Bahréin, Manama. Sobrevive porque su raíz pivotante puede llegar a las aguas subterráneas a 35 metros bajo la superficie.

Fotografía de Giuseppe Cacace, AFP via Getty

Los canales de agua fluyen a través de los humedales de la costa de Askar, en el este de Bahréin, donde las marismas mantienen poblaciones de fauna marina y terrestre.

Fotografía de Gareth Dewar, Alamy

Consecuencias medioambientales del dragado 

Los científicos que han estudiado la historia de la construcción de islas artificiales afirman que hay motivos para preocuparse por los impactos de la recuperación de tierras del mar para construir islas. El material de dragado utilizado para crear terrenos ganados al mar suele proceder de aguas costeras poco profundas, donde las praderas marinas proporcionan alimento y criaderos que sirven de protección para los peces y otras especies marinas, afirma Sheppard.

De las cinco nuevas islas, las dos más grandes se construirán sobre los mayores arrecifes de coral del Golfo Pérsico, Fasht Al Adhm y Fasht Al Jarim, y recibirán su nombre. Se trata de arrecifes poco profundos con cúpula hueca que se extienden cada uno más de 103 kilómetros cuadrados por el Golfo. Proporcionan ricas zonas de cría y hábitats marinos vitales para cientos de especies tropicales, como el pez payaso y las rayas. En el año 2000, un estado de los arrecifes de coral de todo el Golfo publicado en la Red Mundial de Vigilancia de Arrecifes de Coral mostró que los años de dragado de arena entre 1985 y 1992 dañaron considerablemente Fasht Al Adhm, el mayor de los dos.

(Relacionado: Los arrecifes de coral se mueren: estos son los planes de los científicos para salvarlos)

"Imagina enterrar un campo de maíz bajo tres metros de tierra y hormigón. Moriría", dice Sheppard.

En Bahréin, los lechos de arena cercanos a Muharraq se utilizaron como populares zonas de dragado, con lo que se perdieron 182 000 metros cuadrados de superficie de arrecifes debido a la cobertura de limo. La eliminación de estos sedimentos hace que el limo fluya directamente sobre los corales, "quemando y asfixiando efectivamente los pólipos de coral", dice Hameed Al Alawi, biólogo marino y consultor acuático bahreiní.

Mohammad Shokri, científico especializado en corales que ha trabajado en el estudio sobre los arrecifes del Golfo y profesor de biología marina en la Universidad Shahid Beheshti de Irán, afirma que las continuas labores de dragado también pueden aumentar la turbidez y la sedimentación en torno a los arrecifes, causando más estrés.

"Los esfuerzos deben centrarse en cómo preservar lo que queda, así como en los esfuerzos activos sobre cómo restaurar los recursos de los arrecifes de coral en el Golfo", dice.

Los impactos ambientales no se limitan a los arrecifes. Los científicos concluyeron en un artículo publicado el pasado mes de mayo en Science Direct que el dragado para proyectos de recuperación entre 1967 y 2020 contribuyó a la pérdida del 95 por ciento de los manglares de la bahía de Tubli, frente a la costa noreste de Bahréin, donde se han construido viviendas de lujo frente al mar.

Esos cambios se traducen en una importante pérdida de biodiversidad y productividad, afirma Alawi. Una evaluación del impacto ambiental realizada por el Parlamento de Bahréin y la Sociedad de Protección de los Pescadores (FPS) sobre los proyectos de recuperación de tierras llevados a cabo entre febrero de 2008 y diciembre de 2009, mostró una disminución de la diversidad de peces de más de 400 especies a menos de 50.

"Esto significa que la gente no se dará cuenta hasta que el daño esté hecho", dice Alawi, que calcula otra pérdida del 10 por ciento con las nuevas islas.

Sheppard afirma que los proyectos de recuperación en Bahréin y en todo el Golfo podrían haberse gestionado de otra manera, y haber utilizado lugares ecológicamente pobres en lugar de otros ricos en vida silvestre. "Lo triste es que gran parte del daño causado podría haberse evitado", afirma. "Hay varios métodos de mitigación que podrían utilizarse".

El Ministerio de Obras Públicas, el Departamento de Pesca y el Consejo Supremo de Medio Ambiente, el organismo gubernamental que concede las licencias y aprueba los proyectos de recuperación de tierras, no respondieron a las múltiples solicitudes de comentarios. En una declaración publicada en el sitio web del Consejo, los funcionarios dijeron que el programa de supervisión de la recuperación y el dragado del Consejo tiene como objetivo verificar que los proyectos se construyen siguiendo los protocolos ambientales descritos en la concesión de licencias, y que se erigen barreras alrededor de las operaciones del sitio para evitar la proliferación de la turbidez.

Los peces emigran al mar

Para los pescadores de Bahréin, el declive de las poblaciones de peces les ha empujado a adentrarse en el mar, a veces en conflictos fatales con los estados vecinos. En la última década, unas 650 embarcaciones bahreiníes fueron detenidas por las patrullas costeras qataríes por invadir sus aguas, y dos barcos fueron detenidos recientemente, el pasado mes de abril. Otros recurren a métodos más arriesgados, como el uso de equipos de pesca ilegales, como trampas de alambre de nylon, e ignoran activamente las prohibiciones de pesca.

"Entendemos que la arena es como el oro", dice Abdul Amir Al Mughani, director de la Sociedad de Protección de los Pescadores, que representa a más de 500 pescadores. "Pero para nosotros, la reclamación es un ataque al mar".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
Hawái se prepara para la llegada del huracán Lane
Medio Ambiente
El cambio climático desplaza las tormentas hacia el este de EE.UU.
Medio Ambiente
Cada vez estamos más cerca de poder cultivar alimentos en la oscuridad
Medio Ambiente
La maquinaria agrícola, cada vez más pesada, está aplastando los suelos fértiles
Medio Ambiente
¿Puede el abastecimiento de productos de belleza ser más green?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved