Cazadores de pozos olvidados de petróleo y gas metano

Los dibujos, fotos y mapas antiguos, a menudo disponibles públicamente, ofrecen a los investigadores estadounidenses la misma perspectiva que tenían los prospectores del siglo XVIII.

Por Leslie Nemo
Publicado 13 sept 2022, 12:57 CEST
Un pozo de metano olvidado en Estados Unidos.

Este pozo de petróleo abandonado en Bradford, Pensilvania (Estados Unidos), tiene más de 100 años. Al otro lado de la calle de las casas, el pozo, que quedó de la fiebre del petróleo del estado en el siglo XIX, tiene fugas de petróleo y metano.

Natalie Pekney y Jim Sams están buscando por todo Estados Unidos un tesoro que preferirían que no existiera: pozos de petróleo y gas sin documentar, algunos tan antiguos que el follaje los ha cubierto y ha ocultado los peligros medioambientales que suponen. Como todo buen explorador, el equipo necesita mapas fiables, que están construyendo, en parte, con documentos históricos.

Las fotos y dibujos antiguos, junto con los nuevos datos recogidos por teledetección, ayudan a Pekney, ingeniero del Laboratorio Nacional de Tecnología Energética (NETL) de EE.UU., y a Sams, geólogo de la empresa de tecnología de la información Leidos, a navegar como si fueran algunos de los primeros buscadores de petróleo y gas del país. "Cuando sales al campo e intentas encontrar pozos, puede ser realmente abrumador", dice Pekney. Cuanto mejores sean sus mapas, más fácil será la búsqueda. "Aumenta la confianza de que si voy a las coordenadas que tengo aquí, puedo encontrar un pozo".

(Relacionado: La perforación petrolera en terrenos públicos de Nuevo México pone en riesgo el agua potable)

Es probable que haya cientos de miles de pozos sin tapar y sin registrar ante los gobiernos, según las 21 agencias estatales que respondieron a la encuesta de la Comisión del Pacto Interestatal del Petróleo y el Gas de 2020. Los pozos no sellados que ellos y su equipo del NETL encuentran, que aún podrían estar emitiendo el potente gas de efecto invernadero metano o amenazando con contaminar las aguas subterráneas, ayudan a crear conjuntos de datos más completos para que las agencias medioambientales estatales decidan qué pozos están causando el mayor daño, y cuáles deben sellarse primero.

Pekney y Sams forman parte de uno de los muchos equipos de investigación gubernamentales y universitarios que ayudan a localizar estos pozos abandonados. Las fugas de metano a la atmósfera son peligrosas con el paso del tiempo, y la EPA calcula que cada pozo no tapado libera más de 100 kilogramos al año. Una preocupación más inmediata para la salud son los fluidos y gases que podrían migrar a los depósitos de agua subterránea, dice Mary Kang, ingeniera civil de la Universidad McGill. Entre 1983 y 2007, la División de Gestión de Recursos Minerales de Ohio identificó 41 casos de contaminación de aguas subterráneas por fugas de pozos huérfanos, por ejemplo, mientras que la Comisión de Ferrocarriles de Texas confirmó 30 problemas similares entre 1993 y 2008.

"Yo diría que las aguas subterráneas son probablemente algo que me preocuparía más", afirma Kang. "Entedemos poco sobre el alcance de las emisiones de metano de estos pozos, pero sabemos aún menos sobre los impactos de las aguas subterráneas".

Los pozos olvidados llamaron la atención del país a principios de este año, cuando el proyecto de ley de infraestructuras del presidente Joe Biden reservó cerca de 1150 millones de euros para que los estados los sellaran adecuadamente.

Cómo encontrar un pozo oculto

Durante el primer siglo de perforación de petróleo y gas en EE.UU., la práctica del taponamiento de pozos básicamente no existía. "No había ningún tipo de estructura reguladora del medio ambiente en Estados Unidos. Sencillamente, no existía", afirma Ron Bishop, especialista en materiales peligrosos de SUNY Oneonta. Nueva York, por ejemplo, aprobó en 1879 la primera legislación que exigía el taponamiento de los pozos, pero la ley no se aplicaba, salvo una enmienda tres años más tarde que concedía a los ciudadanos denunciantes una parte de la multa impuesta. Si un equipo de perforación cumplía la ley (y era un gran "si"), podía introducir un tronco de árbol o una bola de bolos en el pozo, lo que distaba mucho de ser un sello eficaz para las fugas de gases.

No fue hasta la década de 1950 que los tapones de cemento para pozos se hicieron comunes. Nueva York no dotó a ningún organismo estatal de la autoridad, el personal y los fondos necesarios para seguir el crecimiento de la industria hasta principios de los años 70 con el Departamento de Conservación Medioambiental de Nueva York, dice Bishop.

(Relacionado: Una ley revolucionaria para reducir las emisiones de metano y ayudar al cambio climático)

Trabajadores de la fundación sin ánimo de lucro Well Done Foundation taponan un pozo petrolífero abandonado que pierde metano en Bradford (Pensilvania). El pozo fue perforado a finales del siglo XIX y abandonado hace 50 años.

Research has yet to draw conclusions about how the age of a well influences how much methane it releases. The limited data available shows conflicting results, says Kang, who has assessed which well qualities lead to more methane emissions. Additionally, “a well could be a high methane emitter, but that doesn’t tell you anything about its impact to groundwater. A well could emit no methane and really be bad for groundwater,” Kang says. But plugged wells on average release less of the greenhouse gas into the atmosphere, she says.

If states want to know which wells pose the largest threats to the environment, they need to know how many drillings exist in the first place. To determine that, Pekney and Sams create and assemble maps of a study area. The goal of the multi-step process is to draw out as many clues as possible about where unplugged, forgotten wells might be. First, the team gathers the current-day maps of the study area that federal and state agencies have available. The United States Geological Survey topographic maps mark terrain, roads, and paths, for example, while counties or townships can offer recent maps of property lines.

Next, the NETL team flies drones outfitted with special survey equipment over the study area to make its own maps of the region. An electromagnetic field detector identifies metal well remnants, which show up as lumps on the landscape. To find wells fitted with wood pipes—used at the very beginnings of the oil and gas industry in the early 1800s—or those missing their metal bits, the NETL team scans for tell-tale depressions. A LiDAR survey, which showers the ground with beams of light and records how long it takes for each emission to bounce back to the device, highlights every divot under the greenery. A lollipop-shaped indentation might indicate a circular collapsed well and the long, narrow well pad alongside it.

Finally, Sams searches for old maps, photos, and illustrations relevant to the area.

Some reliable resources for older materials, Sams finds, are the archives assembled by federal documentation programs. The United States Geological Survey, for example, has digitized its collection of topographical maps it’s been creating since 1884. And in the 1930s, the United States Department of Agriculture began building its own vault of birdseye property photos, sometimes capturing well infrastructure and service roads. A simple internet search helps, too. That’s how Sams came across the David Rumsey Map Collection and an assortment of maps at the Library of Congress, which also show property lines, buildings, paths, and more from different eras.

When the collecting and surveying is done, Peckney and Sams insert all the maps they have accumulated into a software program that stacks everything like a sandwich, allowing the data to be viewed as if from above. Whichever map elements the team makes visible in the software appear on top of or alongside one another as if transposed into one document.

Since part of the data trove includes photos that capture infrastructure on the ground, Sams will rely on man-made features in the images, like a road intersection, to orient the pictures correctly on today’s landscape. From there, he can assign modern-day geographic coordinates to items of interest that might not otherwise be visible on a hike. Old service roads might be drawn into maps or even glimpsed in photographs taken when the forest had yet to cover the ruts, for example. With help from the LiDAR surveys that detect overgrown transportation furrows, Pekney and Sams have often followed old paths directly to rusted-out well pipes.

Este pozo petrolífero abandonado desde hace más de un siglo en Tunungwant Creek (Bradford) tiene una fuga de metano. La Fundación Well Done se ha comprometido a taparlo.

Un raro tesoro de fotos

En ningún lugar los registros históricos han guiado mejor a la pareja que en el Parque Estatal de Oil Creek. En 1859, esa parcela del noroeste de Pensilvania fue el lugar en el que Edwin Drake se convirtió en el primer prospector que abrió una tubería lo suficientemente profunda como para liberar chorros de petróleo. Su éxito inspiró un frenesí de imitaciones. Una historia local escrita por aquel entonces afirmaba que en un periodo de cuatro meses en 1861, los buscadores excavaron 665 nuevos pozos de petróleo en la zona.

En su desesperación por explotar nuevas bolsas de petróleo, los que buscaban enriquecerse dejaron troncos de árboles que sobresalían del suelo entre plataformas y viviendas ad hoc. Cualquiera puede ver hoy la destrucción gracias a John Mather. El fotógrafo arrastró su equipo a las ciudades en auge del noroeste de Pensilvania en 1860, captando a los trabajadores y el cambio de paisaje. "En Oil Creek, John Mather lo fotografiaba todo", dice Sams. "Fue un trabajo bastante sorprendente el que hizo".

Durante un proyecto de identificación de pozos en la zona, Sams se puso en contacto con el Museo de Pozos Drake, que compartió sus archivos con el equipo, incluidas las fotos de Mather. "Me pregunto si se dio cuenta de lo útil que sería 100 años después", dice Sams, "que pudiéramos ver pozos de petróleo en una ladera e ir a buscarlos a partir de sus fotografías".

Pekney y Sams comprueban la existencia de los pozos sospechosos recorriendo a pie los antiguos puntos de perforación y viendo los restos. Con sus mapas en capas y las fotos de Mather, el equipo del NETL confirmó 245 pozos en el Parque Estatal de Oil Creek y sus alrededores. Las pruebas de metano en 210 de ellos mostraron que 21 estaban liberando el gas. Todos menos uno carecían de tapones de hormigón.

Pekney y Sams saben que el caudal de información disponible en el lugar del primer boom petrolero del país es escaso. Pero la búsqueda de otros documentos históricos útiles forma parte del proceso que están desplegando por todo el país. El equipo está trabajando, o lo hará pronto, en estudios similares en Kentucky y Nueva York. Colegas de otros laboratorios nacionales se disponen a buscar pozos en otros lugares del país, ya que la Ley Bipartidista de Infraestructuras reservó el equivalente a 30 millones de euros para un consorcio de investigación dedicado a este esfuerzo.

Algunas personas podrían optar por desplegar los limitados fondos de taponamiento de forma diferente y dar menos prioridad a la identificación de todos los pozos del paisaje. "Probablemente intentaría hacer algo con los pozos que sabemos dónde están", dice Bishop. Pero si el equipo del laboratorio nacional puede agilizar su protocolo, tal vez las agencias medioambientales estatales puedan adoptar el proceso para identificar más rápidamente los pozos y elaborar una lista de los que son más importantes de tapar, dice Pekney.

Sea cual sea la estrategia de gestión, es imposible tapar un pozo que nadie sabe que existe. Esa es una de las razones por las que el equipo del NETL acepta todo tipo de pistas sobre el paradero de los pozos. El laboratorio mantiene un portal de envío de pistas del público, y también están abiertos a otras fuentes de información. A principios de este año, dice Pekney, el propietario de una finca de Nueva York que el equipo está examinando encontró algunos mapas de la zona mientras limpiaba, registros más antiguos que los que ya tenía el equipo.

"Puede que esos mapas se entreguen a varias agencias estatales", dice Pekney, "pero imagino que los propietarios de viviendas muy antiguas que se remontan a 100 años atrás quizá tengan algo de esta información".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
5 victorias medioambientales del 2021 para ver el futuro con optimismo
Medio Ambiente
¿Qué hay detrás de la COP26 y su batalla contra el metano?
Medio Ambiente
¿Por qué brilla el agua en esta laguna bioluminiscente de Florida?
Medio Ambiente
Por qué la nueva ley de plásticos de California podría cambiarlo todo
Medio Ambiente
"Ahora o nunca": las 4 conclusiones urgentes del informe de la ONU sobre el clima

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved