Ecosistemas acuáticos

Entre las últimas tres y cinco décadas, se ha perdido entre el 20 y el 50 por ciento de los ecosistemas acuáticos de carbono azul que teníamos en el planeta.

Por Redacción National Geographic
Ecosistemas acuáticos
Fotografía de NAtional Geographic

Los pantanos, ríos, lagos y estuarios costeros son todos ejemplos de ecosistemas acuáticos, elementos fundamentales de los procesos dinámicos de la Tierra y componentes esenciales de la economía y la salud humana. A pesar de su papel clave en la mitigación del cambio climático, más del 85 por ciento de los humedales de España han desaparecido y el resto de los llamados sumideros de carbono azul están gravemente degradados.

Estos ecosistemas desaparecen tres veces más rápido que los bosques en todo el mundo, según afirma Sarah Gibbens en este artículo de National Geographic. "Hace 50 años, el 2 de febrero de 1971, los representantes de 18 países se reunieron en Ramsar, Irán, y adoptaron la Convención sobre los Humedales o Convención de Ramsar, un tratado cuyo fin era conservar los humedales de todo el mundo".

Sin embargo, "en la actualidad, 171 países han firmado el tratado. Pero desde 1971, más del 35 por ciento de los humedales del mundo han sido desecados para el desarrollo urbano o la agricultura, contaminados, asfaltados o perdidos ante el aumento del nivel del mar". 

"Los humedales y sus especies y servicios ecosistémicos aún están en declive, y eso es después de 50 años de esfuerzos internacionales coordinados por parte de los signatarios de la Convención. Se necesita algo más", afirma en el artículo Max Finlayson, autor de un informe del 2018 que evaluaba el estado de los humedales del planeta.

Casi mil millones de personas dependen de los humedales para sobrevivir, ya sea por la agricultura, la pesca, el turismo o el transporte, y en torno al 40 por ciento de las especies del planeta se reproducen en este ecosistema.

Por su parte, los pantanos conectan a la tierra firme con el agua y actúan como filtros naturales, reduciendo la contaminación y controlando las inundaciones, además de servir de criadero de muchas especies acuáticas. Los ríos, lagos y estuarios también sirven como centros importantes de transporte, ocio y vida animal. 

Galería relacionada: Las extrañas criaturas marinas que habitan los volcanes subacuáticos

Además, las olas de calor marinas aniquilan a las criaturas acuáticas y amenazan la biodiversidad de los ecosistemas acuáticos. En cifras, las tasas de extinción global de las especies de agua dulce son de cuatro a seis veces más elevadas que las de especies marinas o terrestres, mientras el cuarenta por ciento de todas las especies de agua dulce de Norteamérica corren el riesgo de extinguirse. 

Pero la extinción de las especies no es el único problema de la pérdida de estos ecosistemas, sino que perder su papel como sumideros de carbono y arriesgarnos a que liberen el carbono acumulado durante milenios puede ser catastrófico. 

Los tres miembros fundamentales del carbono azul son los manglares, las marismas y las praderas marinas. Muchos expertos comienzan a incluir en este grupo a las macroalgas. Estos ecosistemas retiran CO2 a través de la fotosíntesis y, además, una gran parte de ese carbono absorbido queda enterrado bajo su suelo, donde queda durante cientos o miles de años.

Los ecosistemas costeros, dominados por grandes masas de vegetación, acumulan lo que los expertos denominan carbono azul. Los océanos, que absorben entre un 27 y un 30 por ciento del exceso que emitimos, actúan como una ‘bomba de solubilidad’.

“El CO2 que entra se disuelve en el agua y, en este caso sin mediación de los organismos vivos, forma un sistema de carbón que, debido a que el agua fría se hunde a zonas muy profundas, queda retenido en un ciclo que puede durar miles de años", explica en este artículo de National Geographic Enrique Segovia, director de conservación y experto en bosques de WWF España.

El experto alerta de que, entre las últimas tres y cinco décadas, se ha perdido entre el 20 y el 50 por ciento de los ecosistemas de carbono azul que teníamos en el planeta.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
El árbol del cielo es una especie invasora infernal. ¿Podría erradicarlo este hongo?
Medio Ambiente
La agonía del Mar Menor: así hemos llegado a su colapso ecológico
Medio Ambiente
¿Qué pasaría si desaparecen las abejas?
Medio Ambiente
¿Qué es una especie invasora?
Medio Ambiente
¿Qué es la tundra?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved