España, el país europeo con más biodiversidad en 2015

Por Redacción National Geographic

19 de septiembre de 2016

España ha vuelto a ponerse en cabeza en Europa en lo que a biodiversidad se refiere, según indican los últimos datos revelados en el barómetro de la Red Natura 2000 para el año 2015. 

Los espacios protegidos de nuestro país sirven de hogar a un total de 263 especies que aparecen en la Directiva Europea de Hábitats y a 125 especies que figuran en la Directiva de Aves. Nuestro territorio contiene un total de 118 tipos de hábitat diferentes, 1.467 LIC (Lugares de Importancia Comunitaria) y 644 ZEPA (Zonas Especiales de Protección para las Aves).

Además, España es uno de los países que aporta una mayor cantidad de territorio a Natura 2000, con un total de 222.142 kilómetros cuadrados, sumando área terrestre y marítima. Pero no se trata del único dato positivo: contribuimos a esta red con un 27,29 por ciento (más de una cuarta parte) de nuestra superficie terrestre total, con más de 137.000 kilómetros cuadrados repartidos en 1.863 espacios protegidos. Esto supone un ligero aumento desde 2014, cuando contábamos con un 27,23 por ciento. 

En lo referente a superficie marina, destaca también el importante incremento en nuestro país: posee un total de 84.386 kilómetros cuadrados de zonas protegidas. En este aspecto, España ha conseguido aumentar con creces los aproximadamente 71.000 kilómetros cuadrados con los que contábamos en 2014. 

¿Qué es la Red Natura 2000?

Natura 2000 es una red que agrupa diversas áreas de conservación de biodiversidad en Europa. Está formada por dos tipos de zonas, las ZEC (o Zonas Especiales de Conservación) y las ZEPA (o Zonas Especiales de Protección para las Aves). Se extiende tanto a zonas terrestres como marítimas en los 28 países que forman parte de la Unión Europea, y en conjunto se trata de la mayor red de áreas protegidas del mundo, sumando una superficie de más de 1 millón de kilómetros cuadrados. 

De hecho, la Comisión Europea ha señalado en un reciente estudio los importantes beneficios sociales y repercusiones positivas sobre nuestra salud que tiene la biodiversidad. Entre dichos beneficios se encuentra la mejora de la calidad del aire y de las condiciones climáticas, la mitigación de la contaminación acústica, o la promoción de estilos de vida más saludables (ya que un medio sano incita a practicar ejercicio, por ejemplo). 

Esto es especialmente importante teniendo en cuenta que la contaminación atmosférica se asocia a un gran número de muertes prematuras en todo el planeta. En concreto, la Agencia Europea de Medio Ambiente estima que cada año este tipo de polución es responsable de 430.000 muertes solo en Europa. 

La lucha por la conservación del lince ibérico

Otro de los grandes logros en materia de conservación que se ha llevado nuestro país es el Premio Natura 2000 de la Ciudadanía. Este galardón reconoce la labor llevada a cabo entre organismos públicos y privados para la conservación del lince ibérico, el felino salvaje más amenazado del planeta. Con el apoyo del fondo LIFE de la UE, la Junta de Andalucía ha realizado esfuerzos para salvar a esta especie, de la que en 2002 quedaban solamente 100 ejemplares en nuestro país. 

Estas labores han permitido un incremento en 52 ejemplares, haciendo que la UICN clasifique a este animal como “en peligro”, y no “en peligro de extinción”, como se encontraba anteriormente. 

Estos datos tan positivos demuestran la importancia de las labores de conservación desempeñadas en nuestro territorio, esfuerzos que deben seguir realizándose si queremos conservar nuestro patrimonio natural. 

Seguir leyendo