Evita las multitudes viajando a estos destinos alternativos

Ahórrate las multitudes de Venecia y escápate a los románticos canales de Liubliana, en Eslovenia.miércoles, 11 de julio de 2018

Los turistas llenan la plaza de San Marcos en Venecia. Una de las formas más fáciles de proteger los destinos más populares y aliviar la presión del turismo excesivo es optar por destinos alternativos.
Los turistas llenan la plaza de San Marcos en Venecia. Una de las formas más fáciles de proteger los destinos más populares y aliviar la presión del turismo excesivo es optar por destinos alternativos.
foto por ROCCO RORANDELLI, TERRAPROJECT/CO/REDUX

Aunque tenemos la posibilidad de impactar positivamente en los lugares que visitamos, dando dinero a las economías locales, apoyando proyectos de conservación y a artesanos locales y tendiendo puentes entre culturas, también corremos el riesgo de destruir aquello que nos gusta.

Desde Canadá a Tailandia, pasando por Croacia, las aerolíneas de bajo coste y los cruceros llevan cifras récord de visitantes, sobrecargando e incluso dañando ciudades históricas y tesoros naturales de todo el mundo. A medida que los turistas inundan destinos como Venecia y Dubrovnik, los residentes se ven obligados a marcharse y se frustran hasta el punto de empezar a protestar.

El informe de la Adventure Travel Trade Association 20 Travel Trends to Watch in 2018 advierte que «los destinos de aventura, normalmente ubicados en entornos frágiles y con menos infraestructura, necesitan prestar atención a la conversación acerca de evitar y gestionar el turismo excesivo, ya que la destrucción de los lugares más prístinos y especiales del mundo es irreversible».

En lugar de ser parte del problema, los viajeros pueden apoyar las soluciones de forma activa. Una de las formas más fáciles de proteger los destinos más populares y aliviar la presión del turismo excesivo es optar por destinos alternativos.

No vayas a Venecia, opta por Eslovenia

Liubliana, en Eslovenia, es una alternativa perfecta si buscas canales románticos.
Liubliana, en Eslovenia, es una alternativa perfecta si buscas canales románticos.
foto por Matthew Williams-Ellis, Robert Harding/National Geographic Creative

No es ningún secreto que los residentes de Venecia tienen problemas con el turismo. Y no podemos culparles. El impacto de los turistas —unos 60.000 visitantes que descienden de los barcos en esta frágil ciudad cada día— la ha transformado en algo totalmente diferente a su antiguo estado, cuando se la conocía como «La Serenissima». Multitudes de personas, canales masificados, ecosistemas dañados, alquileres por las nubes y tiendas de auténticos artesanos remplazadas por tiendas de baratijas han cambiado drásticamente la calidad de vida, obligando a miles de residentes a marcharse cada año y amenazando la condición que la UNESCO concede a la ciudad. Si te encanta Venecia, hazle un favor a la Ciudad Flontante y ve de vacaciones a otro sitio.

Al otro lado de la frontera, en Eslovenia, te esperan las pacíficas colinas de la región vinícola de Brda. Esta «Toscana eslovena» cuenta con vistas espectaculares, una hospitalidad tan gentil como sus colinas, comida y vinos decadentes que rivalizan con los de Italia, y algo de arquitectura medieval, todo ello con la promesa de menos gente. Si lo que quieres son canales, dirígete más al oeste, a Liubliana, donde puedes navegar en el río de color jade que atraviesa una capital con mucha conciencia ecológica.

¿Buscas sol y playa? Cambia la costa de Andamán por la costa africana

Los turistas contemplan el atardecer desde el mirador de Pee Pee en la isla Ko Phi Phi, un destino cada vez más popular.
Los turistas contemplan el atardecer desde el mirador de Pee Pee en la isla Ko Phi Phi, un destino cada vez más popular.
foto por Sergi Reboredo, VWPics/Redux
La costa índica de Mozambique, menos visitada, ofrece sol, arena y silencio.
La costa índica de Mozambique, menos visitada, ofrece sol, arena y silencio.
foto por MICHAEL FAY, National Geographic Creative

Es innegable: Tailandia alberga unas de las playas más hermosas del mundo. Pero la popularidad tiene un precio. Las encantadoras playas de Phuket, Koh Phi Phi y otras del mar de Adamán han atraído tanto turismo que el ecosistema natural y la forma de vida local se han visto profundamente afectados, quizá de forma irreparable.

Si buscas sol y arena, ¿por qué no ir a Mozambique? Este país del África meridional tiene más de 2.400 kilómetros de costa a lo largo del océano Índico, gran parte de la cual está intacta y es espectacular. Salta entre islas en los archipiélagos, practica esnórquel en las aguas prístinas o relájate en una playa aislada con un buen libro, una copa de vino sudafricano y la brisa del océano.

Pasa del Sendero del Macizo del Pacífico: visita Jordania

El número de permisos del Sendero del Macizo del Pacífico concedidos en 2017 supera el de millas que tiene la ruta.
El número de permisos del Sendero del Macizo del Pacífico concedidos en 2017 supera el de millas que tiene la ruta.
foto por Thomas Patterson, The New York Times/Redux
Puedes encontrar más soledad en el Sendero Jordano.
Puedes encontrar más soledad en el Sendero Jordano.
foto por Lutz Jaekel, laif/Redux

Si buscas una ruta larga que te proporcione introspección en solitario, a lo Reese Witherspoon en Alma salvaje, el Sendero del Macizo del Pacífico —el que ella misma recorrió— probablemente te decepcione. En 2017 el número de permisos concedidos superó el número de millas de la ruta, por lo que esta caminata de varios días se popularizado demasiado. El aumento drástico de senderistas pone en peligro el ecosistema natural que le proporciona su atractivo.

Los aventureros más ambiciosos en busca de soledad pueden recorrer el Sendero Jordano, una ruta relativamente nueva que atraviesa este país de Oriente Medio a lo largo de 650 kilómetros. Sin duda se te presentarán desafíos físicos y mentales —por no mencionar los paisajes de otro mundo, que te dejarán sin respiración— conforme recorras 52 comunidades y un abanico de terrenos durante tu viaje campo a través. Y si todavía no has tenido suficiente tras 650 kilómetros, puedes cruzar la frontera hacia los Territorios Palestinos y sumar a tus planes el sendero cultural de larga distancia Masar Ibrahim al-Khalil.

¿Te encanta Banff pero odias las multitudes? Visita Yoho

La belleza de Banff es innegable, pero las multitudes también lo son.
La belleza de Banff es innegable, pero las multitudes también lo son.
foto por Silke Reents, VISUM/Redux
Opta por cruzar la frontera a la Columbia Británica para adentrarte en la naturaleza del parque nacional de Yoho.
Opta por cruzar la frontera a la Columbia Británica para adentrarte en la naturaleza del parque nacional de Yoho.
foto por Frank Heuer, laif/Redux

Incluso en las fotos, es fácil enamorarse del paisaje de postal de Banff, con los picos de las Rocosas Canadienses y lagos glaciares. Este destino de aventuras al aire libre en Alberta atrae a un gran número de visitantes: casi tres millones solo entre abril y septiembre.

En lugar de tener que pelearte para sacar fotos de Banff, cruza la frontera a la Columbia Británica y entra en contacto con la naturaleza en el parque nacional de Yoho. Aquí puedes hacer senderismo, caminar con raquetas de nieve, avistar fauna silvestre y orquídeas salvajes, hacer kayak en el lago Emerald —de un verde hermosísimo y un nombre muy apropiado— y explorar los lechos fósiles del esquisto de Burgess sin encontrarte con hordas de turistas.

Evita las islas de Bali y dirígete a Raja Ampat

Gran parte de Bali se inunda de turistas.
Gran parte de Bali se inunda de turistas.
foto por Mikel Bilbao, VWPics/Redux
Opta por una de las miles de islas que componen el archipiélago de Indonesia, como las islas Limestone, en Raja Ampat.
Opta por una de las miles de islas que componen el archipiélago de Indonesia, como las islas Limestone, en Raja Ampat.
foto por TIM LAMAN, NATIONAL GEOGRAPHIC CREATIVE

En los últimos años, Bali, que durante mucho tiempo fue venerado como importante santuario espiritual, está plagado de mochileros internacionales, instagrammers, yoguis y surfistas. Este intenso aumento de turistas ha provocado un aumento de precios y multitudes y pone presión sobre los recursos naturales. Como consecuencia, la calidad de vida y de las experiencias disminuye para lugareños y visitantes por igual.

Aunque todavía hay rincones tranquilos en Bali, es mejor dejar atrás las multitudes de turistas. Indonesia se compone de miles de islas, de forma que ni siquiera tendrás que salir del archipiélago para encontrar una alternativa. El archipiélago de Raja Ampat, con idílicas playas de arena blanca y arrecifes sanos y prósperos, es el cielo en la Tierra. Ya seas un entusiasta del submarinismo, prefieras pasear por la jungla para avistar aves tropicales y fauna salvaje, o simplemente desees un lugar hermoso donde relajarte, aquí encontrarás la serenidad que buscas.

En Islandia, pasa de la Laguna Azul

Los baños termales de la Laguna Azul son uno de los destinos más populares en Islandia.
Los baños termales de la Laguna Azul son uno de los destinos más populares en Islandia.
foto por ERIKA SKOGG, National Geographic Creative
Aléjate de la gente y ve a los baños termales del lago Mivatn para disfrutar de algo de soledad.
Aléjate de la gente y ve a los baños termales del lago Mivatn para disfrutar de algo de soledad.
foto por Max Galli, laif/Redux

¿Buscas baños termales calientes donde relajarte? Islandia ofrece varios lugares además de la popular Laguna Azul. La Tierra de Fuego y Hielo alberga innumerables arroyos, manantiales, ríos y lagos, escenarios idílicos donde sumergirte.

Puedes huir de los ingentes grupos de turistas y disfrutar de las mismas aguas de color aguamarina en los baños termales del lago Mivatn, en el norte de Islandia. Viajar más lejos no solo implica encontrarte con menos gente en los estanques, sino que también aumenta las probabilidades de ver una aurora boreal.

Una alternativa para viajeros más aventureros es aceptar el reto de llegar a las piscinas geotérmicas de las cuevas de Grjotagja, un escenario noroccidental tan mágico que ha aparecido en un episodio de Juego de Tronos, o el manantial de Reykjadalur (a solo una hora al suroeste de Reikiavik).

Cambia Dubrovnik por Bosnia y Herzegovina

Dubrovnik invadido por los turistas.
Dubrovnik invadido por los turistas.
foto por Dorothea Schmid, laif/Redux
Aventúrate a la vecina Bosnia y Herzegovina para visitar el Stari Most (Puente Viejo), un lugar Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.
Aventúrate a la vecina Bosnia y Herzegovina para visitar el Stari Most (Puente Viejo), un lugar Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.
foto por Jonathan Irish, National Geographic Creative

Bajo la presión de un trío de culpables del turismo excesivo —cruceros, vuelos baratos y la fama de Juego de Tronos—, la histórica ciudad costera croata de Dubrovnik se ha visto obligada a tomar medidas para limitar el número de visitantes diarios y proteger la categoría otorgada por la UNESCO. Los turistas de corto plazo (los que se quedan pocas horas) suelen invadir la ciudad en masa, ocupar espacio y agotar recursos, contribuyendo muy poco a la economía.

Mientras Dubrovnik lidia con sus problemas de popularidad, puedes optar por explorar al norte un país vecino, culturalmente diverso e históricamente intrigante: Bosnia y Herzegovina. Lo que le falta de costa a este país de los Balcanes lo compensa con hospitalidad, innumerables rutas de senderismo y esquí y un abanico de influencias culturales —austrohúngaras, otomanas, islámicas— que se reflejan en la arquitectura, la cocina, la música y una forma de vida intrigante.

Consejos para viajar a destinos populares:

Si visitas un destino muy frecuentado, hay formas de mejorar tu experiencia y la de los lugareños.

  • Viaja en temporada baja.
  • Evita viajar en grupos grandes, autobús o crucero. Los grupos grandes y los viajeros de un día suelen abarrotar los destinos y usar recursos y espacio, contribuyendo muy poco a la economía local. Si viajas en grupo, gasta dinero en las tiendas y restaurantes locales cuando te sea posible.
  • Reserva con turoperadores locales y éticos. Por ejemplo, en lugar de seguir a los turistas al Gran Palacio y Khao San Road en Bangkok, opta por reservar un tour guiado por guías locales que te llevarán por el corazón histórico de la ciudad.


Sunny Fitzgerald es una escritora freelance, especialista en viaje sostenible, Lonely Planet Local y contribuidora regular de la revista Kama`aina. Puedes seguirla en Instagram @froliq y en su página web.

Seguir leyendo