Estos son los primeros parques nacionales del mundo

¿Qué pueden enseñarnos estos ecosistemas históricos y hermosos sobre nuestra relación cambiante con la conservación pública?jueves, 13 de septiembre de 2018

Por Christina Djossa - National Geographic

En 1872, la fundación del parque nacional de Yellowstone marcó el inicio de un movimiento desconocido en Estados Unidos. El parque fue el primero de su clase en Norteamérica y sentó precedentes para la preservación natural de la biodiversidad y la historia cultural. Aunque también ha sido reconocido como primer parque nacional del mundo, Yellowstone no fue la primera área natural protegida por el gobierno. Sin embargo, los parques estadounidenses no fueron los primeros en obtener esta categoría. Los parques nacionales más antiguos de cada continente poseen sus propias historias de origen y albergan pruebas de la relación compleja y cambiante del mundo con la conservación pública.

Parque nacional de Virunga, República Democrática del Congo

En 1925, Virunga tenía un nombre diferente: parque nacional Albert. El gobernador colonial, el rey Alberto I de Bélgica, fundó el parque para proteger a los gorilas de montaña de los bosques de las montañas Virunga. Cuando el país consiguió independizarse en 1969, el parque de 7.800 kilómetros cuadrados cambió su nombre por el de parque nacional de Virunga. Ahora, mediante iniciativas de conservación coordinadas con las comunidades locales, la población de gorilas de montaña ha aumentado de 254 a 1.000 ejemplares en 2018, un repunte enorme desde 1981. Sin embargo, años de guerra civil, caza furtiva, comercio de carbón vegetal e invasiones amenazan a sus 706 especies de aves y 218 especies de mamíferos, así como a los humanos que viven allí.

Los ataques mortales de 2018 contra los guardabosques, los secuestros de turistas y el aumento del conflicto civil han obligado a la Virunga Foundation a clausurar el parque hasta nuevo aviso.

Área protegida de Bogd Jan Uul, Mongolia

 

Desde el siglo XIV, Bogd Jan se considera una de las montañas más sagradas de Mongolia. En la actualidad, los budistas todavía peregrinan a este lugar. En 1778, el gobernador de la actual capital pidió al emperador Qianlong que aprobase ceremonias dos veces al año, y el emperador se lo concedió. El gobierno de la dinastía Qing declaró Bogd Jan lugar protegido en 1783. Desde entonces, los bosques de coníferas, los ciervos almizcleros en peligro de extinción y otros animales salvajes de Bogd Jan han sobrevivido a la agitación política que perduró hasta los años 90. En 1996, la Unesco lo declaró reserva de la biosfera, un año después de recibir el reconocimiento del gobierno. Pese a ser muy respetado, el aumento del turismo, la basura y la infraestructura se están convirtiendo en problemas medioambientales.

Parque nacional Real, Australia

 

Este entorno de más de 15.000 hectáreas alberga acantilados, aves raras y lagunas exquisitas. Pero antes de ser bautizado como parque nacional Real en honor a la reina Isabel II de Reino Unido, se llamaba simplemente «Parque Nacional». Siglos antes, fue el hogar de la comunidad de aborígenes gweagal. En 1879, Sir John Robertson, primer ministro de Nueva Gales del Sur, fundó el parque mediante una serie de reformas agrarias. Con el paso del tiempo, el parque duplicó su tamaño original, pero lo explotaron por su madera y construyeron comunidades de cabañas. En la actualidad, los incendios forestales y los recortes presupuestarios amenazan el legado del parque en la historia australiana.

Parque nacional de Sarek, Suecia

 

Con más de 100 glaciares y miles de alces esquivos, el parque nacional de Sarek es la joya de la diversidad de la flora y la fauna de Suecia. Preocupado por el impacto negativo de los humanos sobre la naturaleza, el explorador Adolf Erik Nordenskiöld propuso la fundación de parques nacionales, lo que influyó en la decisión del parlamento sueco de crear el primero de Europa en 1909. El pueblo indígena lapón o saami vivía en la zona antes de que Sarek obtuviera la categoría de parque. Sin embargo, cuando el parque pasó a estar controlado por el gobierno, los suecos y los saami lucharon inicialmente por la explotación de la tierra y los minerales. A mediados del siglo XX, la construcción hidroeléctrica ejerció presión sobre el parque, pero ahora se han instaurado protecciones para evitar la construcción en el futuro.

Galería: Parques nacionales de Estados Unidos

Parque nacional de Yellowstone, Estados Unidos

De lobos a géiseres, el parque nacional de Yellowstone ofrece maravillas ocultas que no pueden encontrarse en ningún otro lugar del mundo. La creación del área protegida por el presidente Ulysses S. Grant en 1872 fue un gran éxito para las primeras iniciativas de conservación e influyó en el crecimiento mundial de los parques nacionales. Como ocurría en muchos parques nacionales, la caza furtiva y la tala ilegal fueron una plaga en Yellowstone entre las décadas de 1880 y 1890, hasta que el Congreso aprobó medidas de protección más duras. Ahora, los problemas actuales como la superpoblación de búfalos, los incendios forestales y los recortes presupuestarios afectan a Yellowstone. Pese a todos estos retos, el parque sigue adelante con sus iniciativas para hacerlo inclusivo y accesible a grupos marginados.

Parque nacional Nahuel Huapi, Argentina

 

En las profundidades del norte de la Patagonia se extienden más de 800.000 hectáreas de vastas laderas y glaciares. En la década de 1880, el explorador Francisco Pascasio Moreno estudió el terreno para el gobierno de Argentina que contribuyó a la inclusión de la zona en la jurisdicción federal. En 1903, donó una parte del terreno al gobierno con la intención de que se convirtiera en parque nacional. En 1934, el deseo de Moreno se hizo realidad. Durante las primeras fases de desarrollo del parque, las autoridades gubernamentales insistieron en construir infraestructura destinada al turismo ecológico, lo que contribuyó a combatir la pesca ilegal, la caza furtiva y la tala, y apoyó a la comunidad local.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.