10 cuevas sagradas del mundo

Desde exquisitos altares en cuevas budistas a un lugar de sacrificios maya: descubre algunos de los destinos más espirituales del mundo.jueves, 24 de enero de 2019

Por Redacción National Geographic

Durante siglos, diferentes culturas y regiones de todo el mundo han usado las cuevas como espacios de culto, meditación, arte y enterramiento. Descubre intrincadas tallas de deidades hindúes, estudia las leyendas de los dioses griegos y desentierra lo sagrado en estos destinos subterráneos.

Actun Tunichil Muknal, Belice:

En la mitología, los viajes al inframundo nunca son fáciles y, tras visitar Actun Tunichil Muknal (la cueva del Sepulcro de Piedra), podrías pensar que acabas de pasar una prueba épica. Para acceder a este lugar de sacrificios maya dentro de la cueva hay que caminar, vadear y nadar, pero, a casi 1,6 kilómetros bajo tierra, descubrirás el lugar de reposo de la «doncella de cristal», un esqueleto femenino completo que resplandece gracias a eones de calcificación de cristales. La cueva también contiene fragmentos de cerámica maya y muchos muestran el «hoyo de sacrificios» por el que se suponía que escapaban los espíritus.

Grutas de Elefanta, isla de Elefanta, India:

Los rostros extasiados y los cuerpos ondulantes de las deidades hindúes tallados en una ladera en el siglo V en los templos de las grutas de Elefanta parecen escuchar una orquesta de instrumentos indios antiguos. Las sinuosas curvas de Siva Nataraja, el rey de la danza, y las tres caras de la Trimurti, que representan las facetas creadora, preservadora y destructora del dios Shiva, son tan expresivas hoy como lo fueron hace siglos.

Galería: 38 lugares sagrados de belleza impresionante

Grutas de Longmen China:

El complejo de templos de las grutas de Longmen (o «Puerta del Dragón), situadas en las laderas de Xiangshan y Longmen Shan sobre el río Yi, son un tesoro exquisito de tallas budistas que comprenden 2345 cuevas y nichos, 2800 inscripciones y 43 pagodas, la más temprana de las cuales data de la dinastía Qi del Norte (493 d.C.)

Templo de la cueva de Dambulla, Sri Lanka:

Este complejo compuesto por cinco templos budistas fue encargado por el rey Valagambahu en el año 1 a.C. y ha sido un lugar de peregrinación durante 22 siglos. Los murales dorados y exquisitamente pintados, así como las esculturas, resplandecen en las cuevas. Los murales de los techos se pintaron directamente en los rugosos contornos de la roca.

Cueva de Coricio, Grecia:

En la antigua Grecia, esta vasta cueva del monte Parnaso era un lugar de culto del dios Pan y las ninfas. Una roca cerca de la entrada podría haberse usado como altar. 

Cuevas de la cultura minoica de la Edad del Bronce, Creta:

Creta posee más de 3.000 cuevas, muchas de ellas vinculadas a los dioses de la mitología griega y a cultos a diosas practicados por los minoicos, una civilización de la Edad del Bronce que perduró del 2600 al 1100 a.C. Se dice que la caverna del Dicte es el lugar donde Rea dio a luz a Zeus; la cueva de Ida, donde Rea engendró a Zeus con su padre, Crono.

Gruta de San Pablo, Malta:

En el año 60 d.C., San Pablo, entonces prisionero romano, naufragó en Malta y se dice que se refugió en esta pequeña cueva. En la Biblia, Hechos 28 relata que los malteses trataron bien a Pablo y que, durante su estancia, realizó curas milagrosas y sobrevivió al mordisco de una víbora, por lo que los lugareños lo consideraron un dios.

Santuario de San Miguel Arcángel, Italia:

La leyenda cristiana sostiene que este santuario en una cueva del monte Sant’Angelo fue escogido por el arcángel Miguel, que se le apareció al obispo de Siponto en el 490 d.C. y prometió: «donde las rocas se abran de par en par, los pecados de los hombres serán perdonados». Se dice que Miguel dejó un altar, un paño rojo y su huella en la piedra para marcar el lugar.

Gruta de Font-de-Gaume, Francia:

Bisontes, caballos y mamuts son algunos de los animales pintados en las toscas paredes de piedra caliza de esta cueva de Dordoña. Las pinturas, creadas hace unos 15.000 años, conservan vivos colores y una sensación de vitalidad. Su objetivo podría haber estado relacionado con la caza o con un intento de representar el calendario lunar.

Cuevas de Sof Omar, Etiopía:

Se dice que Alá reveló la apertura de este sistema de cuevas de piedra caliza al sij Sof Omar en el siglo XII. El sij y sus seguidores usaron las cuevas como mezquita, un propósito para el que las cuevas eran idóneas ya que la erosión había creado columnas, contrafuertes, cúpulas, bóvedas y pilares: una maravilla arquitectónica natural que los musulmanes locales aún utilizan como lugar de reunión.

Esta lista se ha adaptado a partir del libro de National Geographic «Sacred Places of a Lifetime». Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.
Seguir leyendo