Estos cañones y cuevas conservan la historia cristiana en el Líbano

Uadi Qadisha y sus inmediaciones contienen una rica historia espiritual.viernes, 13 de julio de 2018

Por Redacción National Geographic
Estos cañones y cuevas conservan la historia cristiana en el Líbano
Estos cañones y cuevas conservan la historia cristiana en el Líbano

Gargantas espectaculares atraviesan la cordillera norte del Líbano. El valle –llamado Uadi Qadisha, que significa "Valle Santo" en arameo– y sus inmediaciones contienen una abundante historia espiritual. En los primeros siglos del cristianismo, aparecieron monasterios en las remotas cuevas y acantilados del valle del Qadisha.

La llegada al valle del mayor grupo de cristianos del Líbano, los maronitas, data del siglo V. Varios monasterios siguen activos hoy en día, como las ermitas maronitas de Qannoubine y Qozhaya, así como el monasterio griego ortodoxo de Hamatoura. Otros están abandonados, pero prueban la importancia continua de las comunidades cristianas de la región para el Líbano.

Más allá del valle se eleva el Makmel, la montaña más alta del Levante. Y al pie del Makmel hay un bosque de hoja perenne, los Cedros de Dios. La Biblia y la epopeya sumeria de Gilgamesh conmemoran los cedros del Líbano. Durante siglos, la mayoría de los árboles maduros de las montañas fueron talados por su codiciada madera. Pero reservas como esta protegen algunos de los últimos cedros del Líbano. Uadi Qadisha y los Cedros de Dios se encuentran en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Seguir leyendo