El desconfinamiento de Italia y las discotecas digitales de Berlín: el mundo en una semana

Así puedes seguir explorando: recorre Helsinki y Seúl con un podcast, aprende recolección urbana y ayuda a los rinocerontes de Uganda.

jueves, 7 de mayo de 2020,
Por Redacción de National Geographic
Piazza Santa Croce

El fin de semana pasado, los italianos salieron de un confinamiento estricto de dos meses para disfrutar del cálido tiempo primaveral en la Piazza Santa Croce, en el centro histórico de Florencia.

Fotografía de Francesco Lastrucci

Últimamente, las noticias sobre el mundo del turismo y el mundo en general cambian a una velocidad vertiginosa. Los habitantes de países que antes estaban confinados, como Italia y España, han vuelto a salir (con precaución) pese al coronavirus, mientras gran parte del planeta sigue en cuarentena. Es una primavera única en la que la cautela se mezcla con el miedo, la esperanza, con el realismo.

Por ahora, muchos saciamos nuestro espíritu trotamundos planeando viajes futuros y participando en excursiones virtuales. A continuación, encontrarás consejos para visitar un museo de la Segunda Guerra Mundial desde tu sofá, información sobre lo que ocurre en los lugares Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en Europa y pistas de hacia dónde podría avanzar el sector turístico de Estados Unidos durante la pandemia. El espíritu de la exploración perdura y pronto (esperemos) lo seguirán nuestros pies.

El desconfinamiento de Italia

Cuando el gobierno italiano decretó la cuarentena nacional el 9 de marzo ante la pandemia de COVID-19, el fotógrafo Francesco Lastrucci aprovechó el confinamiento para archivar sus fotos, pintar acuarelas, practicar jardinería y «vivir una vida lenta en general» en su casa de Florencia. Pero en cuanto se redujeron las restricciones esta semana, Lastrucci salió con la cámara.

El fin de semana pasado, los ciclistas y los peatones cruzaban el Ponte Vecchio de Florencia. «Todos mantenían más o menos el distanciamiento social, todos llevaban mascarilla, pero las interacciones que la gente había echado de menos durante tanto tiempo habían vuelto», cuenta el fotógrafo Francesco Lastrucci.

Fotografía de Francesco Lastrucci

La vida vuelve a la Piazza della Signoria, llena de estatuas icónicas de Miguel Ángel, Bandinelli y Cellini. Se permite salir temporalmente a pie o en bicicleta.

Fotografía de Francesco Lastrucci

«Lo que vi cuando llegué a la Piazza Santa Croce a últimas horas de la tarde, a un par de minutos a pie desde mi casa, fue una mezcla de serendipia, armonía y relajación», afirma. «La plaza siempre ha sido el núcleo de nuestra vida social y es un gran alivio ver cómo se recupera».

Aunque la escena en la Piazza Santa Croce demuestra que los italianos aún saben cómo apreciar la dolce vita, gran parte del país sigue cerrado, como los comercios minoristas, los museos y los teatros. Las cafeterías y los restaurantes solo abrirán para los pedidos para llevar. Los viajes dentro de las regiones se restringen a las visitas a miembros de la familia y los viajes entre regiones están prohibidos salvo por motivos de trabajo o de salud. El nuevo coronavirus sigue cobrándose vidas y el país se enfrenta a una recesión cada vez más profunda.

Con todo, Lastrucci dice que en las calles de Florencia reina una actitud alegre y ociosa. «Nunca en la vida había visto Florencia sin turistas. Ver a los florentinos disfrutando y asombrándose con su propia ciudad y sus propios monumentos, como si los vieran por primera vez, fue sorprendente», cuenta.

Conmemora del fin de la II Guerra Mundial

El Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial había planeado conmemorar el 75º aniversario del Día de la Victoria en Europa el 8 de mayo con conferencias y programas en su sede de Nueva Orleans.

El Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial en Nueva Orleans, Luisiana, sigue cerrado, pero tiene activos virtuales como entrevistas en vídeo con veteranos, información en profundidad sobre los artefactos y eventos en directo en torno al 75º aniversario del Día de la Victoria en Europa.

Fotografía de Education Images, Universal Images Group/Getty Images

Sin embargo, el coronavirus ha obligado al personal (que ha conservado su empleo gracias al Programa de Protección de Pago de Cheques federal) a sacar a relucir su creatividad. «Ofrecemos una programación virtual en directo, mostramos artículos almacenados, organizamos entrevistas con veteranos y producimos un nuevo podcast sobre la muerte de Franklin D. Roosevelt y la toma del mando de Truman», afirma Gemma Birnbaum, director de medios y educación del museo.

Con reuniones por Zoom y Facebook Live, el museo ha llegado a 100 000 personas cada semana, una cifra que podría aumentar el 8 de mayo a las 11:00 CST (18:00 en hora peninsular española), cuando se emita un webinario con el ex prisionero de guerra y piloto de un B-24 Jim Baynham, de 95 años, que contará historias sobre el final de la guerra y el tiempo que pasó en un stalag alemán. «Echamos de menos interactuar con los visitantes del museo y los veteranos y supervivientes de los campos de concentración que hablan allí», afirma Birnbaum. «Pero estamos profundizando más y mostrando cosas diferentes a nuestra audiencia».

Tras la pandemia, Birnbaum dice que «los museos tienen un largo camino hacia la recuperación. Seguiremos las directrices de los CDC y los hospitales locales antes de determinar cómo será todo».

Aprende a recolectar comida por Zoom

El distanciamiento social no es difícil para Pascal Baudar, un recolector de 58 años que apenas pisaba los supermercados antes de la pandemia.

«La gente como yo sale adelante durante las emergencias porque estamos preparados para ellas», afirma Baudar.

Baudar, que vive al pie del bosque nacional de los Ángeles, en California, obtiene el 60 por ciento de su dieta de la naturaleza y crea platos tentadores como raíces de rábano silvestre encurtidas con vinagre de kimchi, humus de bellota, chucrut de mostaza fermentada, nuggets de seta de cardo y pasta de mostaza negra con cenizo (una planta silvestre).

Como se han suspendido las excursiones en persona, Baudar ha recurrido a Zoom para enseñar a recolectar, ya sea para buscar salvia en tu propio jardín o mostaza silvestre en algún parque local.

Este jueves, descubre qué flores, bayas, raíces y cortezas puedes buscar para hacer cerveza casera con la clase virtual de Baudar, «Wild Beers and Ancestral Brews». Mientras preparas la bebida para la hora feliz, también podrás aprender qué propósitos medicinales o psicotrópicos tiene la cerveza silvestre.

Ayuda a los rinocerontes de Uganda

En Estados Unidos se han disparado las adopciones de perros y gatos, en parte porque hay mucha gente trabajando desde casa. Si te gustan los animales, pero no quieres tener que salir a pasearlos a diario o vaciarles la caja de arena, puedes «adoptar» un rinoceronte blanco del sur o al menos contribuir a sus cuidados y su protección en el Ziwa Rhino & Wildlife Ranch, en Uganda. El objetivo de este refugio es reintroducir a los rinocerontes en el parque nacional de las cascadas Murchison y el parque nacional del valle de Kidepo, donde vivían antes.

Un rinoceronte joven sale del barro en el Ziwa Rhino & Wildlife Ranch en Uganda. Un programa de adopción de rinocerontes quiere financiar el centro de conservación, que está cerrado al turismo durante la pandemia.

Fotografía de Amanda Voisard, The Washington Post/Getty Images

Puedes contribuir al Rhino Fund Uganda, que mantiene a los 30 animales en peligro de extinción que viven en el refugio, los únicos del país. «Tenemos dificultades para obtener fondos y la caza furtiva está aumentando», afirma Angie Genade, directora ejecutiva del Rhino Fund. A cambio de una tasa de adopción de 500 dólares, recibirás una carta y actualizaciones periódicas sobre tu amigo cornudo, ya sea el enérgico Ajabu, de tres años, o el travieso Nakitoma, de un año. Los fondos también se destinan a pagar los sueldos de los trabajadores de campo y de seguridad del refugio, que según Genade no ha recibido ingresos desde el cierre temporal de las instalaciones el 24 de marzo.

Sal a bailar por Berlín y Montreal

Aunque están a un océano de distancia, Berlín y Montreal comparten una obsesión con los clubes nocturnos y la música en directo. La pandemia ha silenciado su vida nocturna, pero ambas ciudades han hallado vías virtuales para que el ritmo no pare.

En Berlín, las regulaciones para combatir el coronavirus cerraron las discotecas el 23 de marzo, así que dos grupos de arte, Clubcommission Berlin y Reclaim Club Culture, pusieron en marcha United We Stream, una serie de sesiones de DJ retransmitidas en directo desde sus salones (con espectáculos de luces incluidos) cada noche. Son gratuitas, pero se piden donativos. Hasta ahora, el proyecto ha recaudado 500 000 euros para apoyar a los más de 250 clubes cerrados y a sus trabajadores. «Los clubes forman parte de la cultura de Berlín», afirma la portavoz Rosa Rave. «Son el lugar donde la gente encuentra alegría y cobijo».

No te pierdas la escena musical de Montreal (de donde son autóctonos el grupo de rap quebequense Dead Obies y la banda de indie rock Arcade Fire) con las nuevas listas de reproducción de Spotify para quedarse en casa que ofrece la oficina de turismo. Puedes optar por una lista inspirada en la legendaria escena de folk u otra de canciones de jazz (como algunas del legendario pianista Oliver Jones) que te harán soñar con el Festival de Jazz de Montreal del próximo verano (el evento de este año se ha cancelado).

Puedes hacer visitas virtuales a lugares Patrimonio de la Humanidad, como el Nuevo Palacio de Potsdam, Alemania.

Fotografía de Vladislav Zolotov, Getty Images

Cómo visitar lugares Patrimonio de la Humanidad

Los lugares Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en Europa atraen a decenas de millones de viajeros, amantes del arte y aficionados a la historia cada año. El monte Saint-Michel en Francia, los palacios de Potsdam en Alemania, las maravillas arqueológicas de Olimpia en Grecia y otros cientos de joyas de la corona convierten el continente en el destino de turismo cultural más popular del mundo. Debido a la pandemia, la mayoría de estos lugares llevan cerrados desde principios de marzo, pero sus gestores han aprovechado ese vacío para renovar y restaurar monumentos y jardines.

También han aprovechado esta parada para crear imágenes, vídeos, artículos, concursos y tours virtuales espectaculares en los que comparten las maravillas con «visitantes» que sueñan y planifican futuros viajes desde sus casas. Descubre y visita virtualmente 34 lugares Patrimonio de la Humanidad europeos en visiteuworldheritage.com, un proyecto de la Unesco y National Geographic que pone de relieve maneras sostenibles de visitar estos sitios.

La prohibición de los viajes ha causado problemas considerables en la mayoría de estos espacios, así como para el mosaico de agencias públicas y privadas que los gestionan. El mantenimiento y la restauración de lugares Patrimonio de la Humanidad se financia principalmente con ingresos del turismo, mediante las ventas de entradas y los impuestos a los negocios turísticos y los residentes, fuentes que se han desplomado. Las agencias de gestión de patrimonio de las ciudades y los países europeos tendrán que ser creativas y eficientes, y recurrir a voluntarios y a la responsabilidad de los viajeros para restaurar y mantener la conservación y el acceso público a estos tesoros compartidos de la humanidad.

«Blame Game», una serie de láminas del artista contemporáneo Kaws, se expone en la exhibición virtual “XXI.” La han organizado ARTCELS y HOFA Gallery Los Angeles y proporciona a los espectadores un arte visual atractiva y una nueva forma de invertir en ella: mediante fichas digitales avaladas con acciones.

Fotografía de The HOFA Gallery

Las últimas noticias turísticas

- Una revitalización del arte: En colaboración con la plataforma digital de inversión en arte ARTCELS, la HOFA Gallery Los Angeles ha transformado su exposición en persona en una virtual, «XXI», donde los amantes del arte podrán invertir (o simplemente admirar) obras de artistas como Banksy y Jeff Koons hasta el 18 de mayo. El 21 de mayo, el Ullens Center for Contemporary Art de Pekín reabrirá tras meses de cierre con «Meditations in an Emergency», una exposición que responde al coronavirus con cuadros, vídeos y fotografías de los últimos 15 años que plantean incógnitas sobre la vida, la muerte y la globalización. La artista Angela Su, cuyo proyecto de 2018-2019 «Contagious Cities» fue inquietantemente profético, ha descrito la evolución de la civilización paralelamente a las pandemias como «un tango mortal».

- Las ideas del sector turístico sobre el desconfinamiento: ¿Cómo podrán operar los hoteles, las aerolíneas y otros puntos de interés turístico de Estados Unidos durante (y después) de la pandemia de coronavirus? Es una pregunta compleja que la Asociación de Viajes de Estados Unidos, con la aportación de los Centros para el Control de Enfermedades y miembros de la industria, intenta responder con un nuevo conjunto de directrices que los grupos de presión denominan Travel in the New Normal. Este enfoque «estratificado» incluye sugerencias como que los hoteles, los museos y otros negocios adopten entradas y sistemas de pago no táctiles, utilicen barreras para proteger a los trabajadores y los huéspedes e incorporen protocolos de limpieza mejorados.

- Un podcast en la carretera: Desde Barcelona, dos directores cinematográficos y «rambleros» autoproclamados se centran en una ciudad nueva cada semana en el nuevo podcast sobre viajes Passport. Los episodios van más allá de las guías de viajes y las listas de lugares que visitar y se centran en las rarezas de la cultura local, desde una pequeña ciudad subterránea en Helsinki, Finlandia, a los «muros de la paz» que aún dividen los barrios católicos de los protestantes en Belfast, Irlanda del Norte.

Con la colaboración de Joe Bauer, Frank Biasi y Dakota Kim.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo