La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

¿Es Mérida la joya más desconocida e infravalorada del Imperio romano?

Mucho menos popular que Roma, la antigua Augusta Emérita es tan rica en tesoros antiguos que basta con abrir una zanja para dar con una maravilla arqueológica: se han encontrado esqueletos de saqueadores del siglo V entre sus ruinas.

Por Robin Catalano
Publicado 14 dic 2021, 12:59 CET
El Teatro Romano es uno de los múltiples edificios antiguos de Mérida que se conservan del ...

El Teatro Romano es uno de los múltiples edificios antiguos de Mérida que se conservan del asentamiento de Augusta Emerita. La ciudad extremeña, poco visitada, alberga también acueductos, casas e intrincados mosaicos.

Fotografía de David Herraez Calzada, iStock/Getty Images

En su apogeo, en el siglo I d.C., el Imperio romano abarcaba tres continentes, extendiéndose hacia el norte desde el Reino Unido, hacia el sur hasta Egipto, hacia el este hasta Siria y hacia el oeste hasta Portugal. De los más de 600 yacimientos que los arqueólogos conocen, pocos ofrecen una visión más completa y compleja de la antigua vida romana que los restos de Augusta Emerita, situados en la actual Mérida.

Este lugar, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se encuentra en la comunidad autónoma de Extremadura, una región mayoritariamente rural conocida por sus veranos soleados, sus cultivos de secano y la producción de jamón ibérico. Lo que le falta a Mérida en cuanto a reconocimiento de su nombre a nivel internacional - raramente se habla de ella al mismo tiempo que de Roma o Pompeya - lo compensa con su variedad de estructuras romanas. En las 75 hectáreas de la ciudad moderna se encuentran todos los elementos definitorios de una metrópolis antigua: obras hidráulicas, puentes, foros, un teatro, un anfiteatro, un circo, viviendas y necrópolis.

En el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida los mosaicos de la pared y el suelo que representan escenas de caza fueron extraídos de una casa antigua cercana.

Fotografía de Eduardo Estellez, Alamy Stock Photo

"Mérida ofrece hoy toda una lección práctica de arqueología clásica", dice Trinidad Nogales Basarrate, directora del Museo Nacional de Arte Romano de la ciudad. Una impresionante restauración en 2020 de la casa más grande de la ciudad antigua y un enfoque continuo para equilibrar el turismo y la conservación histórica son algunas de las nuevas razones que ahora tienen los viajeros para explorar uno de los asentamientos más antiguos de España.

Ascenso y caída de Mérida como capital romana

Augusta Emerita fue fundada en el año 25 a.C. por el emperador romano Augusto como colonia para los soldados, o emeriti, licenciados durante las Guerras Cántabras (29 a.C - 19 a.C.). Su ubicación, cerca del río Guadiana, era ideal, en un valle entre bosques en pendiente y campos de encina, cuya corteza se utiliza desde hace tiempo para producir corcho. Augusto nombró a Mérida capital de Lusitania, una provincia a caballo entre las actuales fronteras de Portugal y España.

También se convirtió en el centro del culto imperial que adoraba a los emperadores como dioses. Entre las pruebas del movimiento de los gobernantes romanos como deidades se encuentran un busto velado de Augusto como Pontifex Maximus o autoridad religiosa suprema en el Museo Nacional de Arte Romano y el mal llamado Templo de Diana en el centro de la ciudad. Este último, erigido probablemente durante el reinado de Augusto, es en realidad un templo de culto imperial que se eleva sobre un alto podio de granito, con su tímpano en ruinas apuntando hacia el cielo.

(Descubre estos caballos de 2000 años de antigüedad desenterrados en Pompeya).

En su apogeo, en los siglos I y II, Mérida atrajo a una población de 40 000 personas, procedentes de lugares tan lejanos como Asia Menor. Siguió siendo un bastión estratégico y una capital administrativa hasta la ocupación árabe del siglo VIII. Pero en la época de la reconquista cristiana, en el siglo XII, la ciudad era ya una nota a pie de página. Muchas de sus estructuras "inmorales" fueron rellenadas para dar paso a la agricultura y a nuevas construcciones.

Fuera de Italia existen muchos otros yacimientos romanos, como los de los países vecinos, Portugal, Marruecos y Francia. "En ellos, puede haber un anfiteatro o unas termas o un acueducto", dice Marco Mangut, guía turístico de Extremadura. "Pero encontrar un teatro, un anfiteatro y un circo -los tres principales edificios para los juegos- es extremadamente raro, excepto en Roma".

Lo antiguo se une a lo moderno

Las notables estructuras antiguas de Mérida, la región menos poblada y menos visitada de España, han sido relativamente fáciles de desenterrar. "Si vas a Roma, la diferencia entre el nivel del suelo moderno y el antiguo es de unos 10 metros. En Mérida, no es ni la mitad. Podrías abrir una zanja para instalar un cable de fibra óptica y dar con unas ruinas romanas", dice Jonathan Edmondson, profesor de historia romana y estudios clásicos en la Universidad de York de Toronto (Canadá), y coautor de Si muero, no me olvides, que examina la vida social de Augusta Emerita a través de epígrafes funerarios.

Dentro de la ciudad moderna, el visitante se topará con más de 30 monumentos, desde los romanos hasta los cristianos, todos ellos gestionados por el Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida. Los hallazgos arqueológicos regulares y los proyectos de conservación hacen que siempre haya algo nuevo que ver.

Un mosaico del Museo Nacional de Arte Romano muestra al dios Zeus como un toro que rapta a Europa.

Fotografía de Age of Stock, Alamy Stock Photo
Izquierda: Arriba:

El Mosaico Cosmológico de la Casa del Mitreo de Mérida está protagonizado por figuras mitológicas que representan la tierra y el cielo.

Derecha: Abajo:

El comedor de la Casa del Anfiteatro tiene un mosaico bien conservado de Venus y Cupido.

fotografías de Age of Stock, Alamy Stock Photo

La recientemente reabierta Casa del Anfiteatro, la mayor vivienda antigua de la ciudad, muestra la vida de los romanos acomodados. Un nuevo camino de acero de 371 metros cuadrados, totalmente accesible, serpentea justo por encima de la estructura, con plataformas con suelo de cristal situadas sobre los pasillos y los espacios habitables. El proyecto también ha levantado un tejado para proteger la casa del intenso sol extremeño.

"La Casa del Anfiteatro representa uno de los ejemplos más singulares de las viviendas suburbanas romanas que salpicaban el paisaje que rodeaba las murallas de Augusta Emerita", afirma Raquel Nodar Becerra, del Consorcio, que supervisó la restauración junto con la arquitecta María López.

La Casa del Anfiteatro, la mayor vivienda romana de la ciudad, alberga 7000 metros cuadrados de mosaicos policromos desvaídos que representan a los dioses, la naturaleza y la vida cotidiana. Los mejor conservados decoran el suelo del comedor con escenas de Venus y Cupido enmarcadas por una exuberante vegetación y un trío de hombres pisando uvas mientras los pajaritos arrancan vides.

(Descubre los secretos de la calzada romana más antigua de Londres)

Estos mosaicos de piedra no son sólo decorativos; proporcionan pistas sobre quiénes vivían aquí y cómo eran, una especie de revista de arquitectura y decoración agustiniana. En la Casa del Mitreo, a medio kilómetro de la Casa del Anfiteatro, el Mosaico Cosmológico, de vivos colores, utiliza figuras mitológicas para mostrar los reinos celeste, terrestre y marino y sus elementos, como el viento y el agua. "Sugiere que el propietario de esa casa tenía unos intereses intelectuales muy interesantes", dice Edmondson.

El recinto de la Alcazaba, fortaleza árabe del siglo IX en Mérida, presenta mosaicos romanos.

Fotografía de DeAgostini, Getty Images

El Teatro y el Anfiteatro romanos de Mérida, la segunda pata de un "triángulo" formado con la Casa del Anfiteatro, también presentan un estado de conservación impresionante. Los bancos de piedra del Anfiteatro, algunos erosionados por el paso del tiempo, rodean una arena donde luchaban los gladiadores. El teatro tiene un proscenio con columnas que en su día estuvo decorado con esculturas y un sistema de asientos de tres niveles para las diferentes clases sociales de la ciudad. Según Mangut, las columnas eran tan apreciadas que los arqueólogos desenterraron a principios del siglo XX los esqueletos de saqueadores del siglo V (con las manos agarrando las cuerdas sujetas a sus botines), que quedaron atrapados cuando el techo se derrumbó.

En la tercera pata del triángulo se encuentra el Museo Nacional de Arte Romano, donde las arcadas de inspiración clásica con altos arcos albergan exposiciones interpretativas sobre la cultura romana y unos 3000 artefactos (de una colección de 50 000). Entre ellos se encuentran cristales, monedas y un gran medallón de piedra con la cabeza de Medusa.

Cerca de allí, el enorme Circo de la ciudad acogía a 30 000 espectadores para las procesiones ceremoniales y las carreras de carros, entre las que se encontraban algunas protagonizadas por Cayo Apuleyo Diocles. A lo largo de una carrera de dos décadas, el auriga ganó el equivalente a 15 000 millones de dólares actuales, lo que le convierte en el deportista mejor pagado de todos los tiempos.

Desde el Circo, se puede llegar a pie a tres de los cuatro acueductos que conducían el agua desde los manantiales y embalses cercanos para abastecer a toda la ciudad. El acueducto de los Milagros, de 24 metros de altura, es el mejor conservado, con elegantes arcos de sillares de granito, ladrillos y hormigón que se extienden a lo largo de media milla.

La antigua Roma 101

Alrededor de la curva del río, el Puente Romano cruza el Guadiana. Para obtener la mejor fotografía, hay que subir a la cima de la Alcazaba, una fortaleza árabe del siglo IX, para capturar el puente centenario yuxtapuesto al moderno y escultural Puente Lusitania del arquitecto español Santiago Calatrava en la distancia.

Junto a la Alcazaba, escondida entre los edificios residenciales del Paseo de Roma, se encuentra el Conjunto Arqueológico de Morería. Conserva el mayor tramo de muralla romana de la ciudad, además de un trazado urbano con casas y calles.

Preservar el pasado, mirar al futuro

El uso moderno y sostenible de estos espacios antiguos, así como su conservación y estudio, son los principales objetivos -y retos- de la Mérida actual. En el Teatro Romano, por ejemplo, se celebra en verano el Festival Internacional de Teatro Clásico, en el que reconocidos actores españoles representan obras de clásicos griegos y romanos. El anfiteatro es el escenario de las ceremonias anuales de la Semana Santa católica. Para Emerita Lvdica, una recreación histórica de otoño con esteroides, los artistas locales y los residentes se visten con trajes romanos y recrean escenas de la vida cotidiana, incluyendo juegos de gladiadores, funerales y mercados de artesanía y comida.

Eventos como éstos, así como el turismo cotidiano, aportan fondos muy necesarios para las labores de conservación y, al mismo tiempo, provocan el desgaste de las estructuras, un dilema del mundo de la conservación que no se limita a Mérida. El daño ambiental también es una preocupación, desde los fenómenos meteorológicos extremos hasta el crecimiento de biopelículas y líquenes, que pueden degradar la piedra.

(Relacionado: 10 fenómenos climáticos que están cambiando el mundo y que ya se ven en España)

Y todavía queda una ciudad antigua que duerme bajo la moderna. Cada vez que se realizan nuevas construcciones en Mérida, los arqueólogos del Consorcio se encargan de documentar las ruinas encontradas. El objetivo es lanzar un mapa digital interactivo de la ciudad, en el que los visitantes puedan pulsar sobre un edificio o una calle y conocer su pasado romano.

Una vez documentadas, a veces las estructuras antiguas se integran en la vida urbana, como es el caso de dos edificios de apartamentos cuyos sótanos conservan, tras paredes de cristal, sus antiguos cimientos. Otros hallazgos, como el de un mosaico romano desenterrado durante las obras de una concurrida calle moderna, han sido redescubiertos, una estampa que resume muy bien la incesante marcha del tiempo y del deseo humano de recordar.

Los habitantes de Mérida se lo toman con calma. "Entendemos que la ciudad debe seguir adelante", dice Mangut. "Aunque nos gustaría que todo fuera visible para siempre, es imposible. Es realmente increíble tener una ciudad tan viva, donde cada año se hacen nuevos descubrimientos. Intentamos coexistir a medio camino entre la preservación romana y la nueva vida".

Robin Catalano es una escritora de viajes afincada en el Valle del Hudson y especializada en el noreste de EE.UU. Síguela en Instagram y Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
¿Homenaje o falsificación?: por qué estás copias de obras maestras griegas son legales
Viaje y Aventuras
Un viaje por los pueblos blancos de Andalucía que se forjaron con las epidemias del pasado
Viaje y Aventuras
La contaminación amenaza algunas de las tallas rupestres más antiguas del mundo
Viaje y Aventuras
Nápoles, un viaje de 2000 años a un pasado que ahora baila con la modernidad
Viaje y Aventuras
Estos frescos rompieron las convenciones del mundo del arte italiano

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved