La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

Estos frescos rompieron las convenciones del mundo del arte italiano

En Padua, la obra maestra de Giotto cuenta una historia fundamental para entender la temporada navideña.

Por Susan Van Allen
Publicado 17 dic 2021, 13:00 CET
Terminados por Giotto en 1305, los frescos de la Capilla Scrovegni, en Padua (Italia), pusieron patas ...

Terminados por Giotto en 1305, los frescos de la Capilla Scrovegni, en Padua (Italia), pusieron patas arriba el arte tradicional de la Edad Media y sentaron las bases del Renacimiento italiano. Este año, la obra maestra de Giotto y varios de los ciclos de frescos del siglo XIV de Padua han sido designados por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

Fotografía de Günter Standl

Cuando los visitantes miran el techo de la Capilla Scrovegni de Padua (Italia), a menudo se quedan en silencio. Las estrellas doradas y los encantadores azules de un cielo imaginado por el artista renacentista Giotto di Bondone lo dominan todo. Se puede encontrar una historia igualmente sublime -una de las más importantes de la temporada navideña- si prestamos atención a las paredes pintadas al fresco.

Inaugurados en 1305, los paneles, aún vívidos, relatan la vida de María y Jesús, en un estilo que revolucionó el mundo del arte occidental. "La Capilla Scrovegni de Giotto es un pilar, el comienzo del Renacimiento", dice la guía e historiadora del arte Cecilia Martini. "Y hay que verla para apreciar realmente lo que se pintó 200 años después: la Capilla Sixtina de Miguel Ángel. Fue lo que marcó el clímax del Renacimiento. Los dos son hitos".

La Basílica de San Antonio de Padua, una de las mayores iglesias del mundo, es visitada por más de cinco millones de viajeros cada año. Los frescos del edificio fueron el primer encargo de Giotto en Padua.

Fotografía de leonardo sandon

Pero mientras que la Capilla Sixtina de Roma, con todo su dramatismo, recibe siete millones de visitantes al año, la Capilla Scrovegni de Padua, con su poderosa simplicidad, sólo ha empezado a aparecer recientemente en los itinerarios de los viajeros. A sólo media hora en tren de la excesivamente turística Venecia, el centro histórico de Padua muestra la influencia de Giotto. En el siglo XIV, sus frescos causaron tanta sensación que los artistas acudieron a Padua para seguir los pasos del maestro, pintando iglesias y edificios seculares, y haciendo que la ciudad recibiera el apodo de Urbs Picta, es decir, Ciudad Pintada.

(¿Cómo se enfrenta Venecia al Coronavirus?)

En julio, la UNESCO incluyó los ciclos de frescos del siglo XIV de Padua en su lista de Patrimonio Mundial. La proclamación reconocía ocho edificios pintados al fresco en el centro histórico, incluida la Capilla de los Scrovegni, que en conjunto "dieron lugar a una nueva imagen de la ciudad".

"La designación de la UNESCO ya ha atraído a más visitantes a Padua y les ayuda a conocer lugares que a menudo se pasan por alto", afirma Federica Millozzi, directora de Padova Urbs Picta, la coalición liderada por la ciudad que propuso los lugares para su inscripción en la UNESCO. Para los viajeros, la organización ofrece una entrada con todo incluido para ver los frescos y una aplicación para explorar el arte en profundidad.

La capilla de una familia pudiente

Entre los edificios con frescos designados por la UNESCO, el más popular es la Basílica de San Antonio de Padua, lugar de peregrinación desde su fundación en el siglo XIII. Este fue el primer encargo de Giotto en Padua. Estaba trabajando allí cuando un rico banquero, Enrico Scrovegni, contrató al artista para que pintara la capilla de su familia.

(Este es el país con más castillos de Europa).

Muchos creen que Enrico contrató al pintor más famoso de la época para reparar la reputación de su familia. Reginaldo, el padre de Enrico, había sido un notorio usurero, tan despreciado por la iglesia que se le negó un entierro católico. Dante colocó a Reginaldo en el Séptimo Círculo del Infierno, condenado a sentarse en la arena caliente y a aplastar las llamas durante toda la eternidad.

El intento de Enrico de ganarse el favor de los ciudadanos de Padua fue montar un espectáculo de piedad, añadir una impresionante capilla a su villa y dedicarla a Nuestra Señora de la Caridad. Al final, el plan fracasó. Los frailes del monasterio vecino se quejaron de que la capilla era "vanidosa" y las campanas demasiado ruidosas. Para colmo, Enrico, al igual que su padre, cayó en malos negocios. Murió en el exilio en la isla de Murano, y el legado contaminado de la familia Scrovegni permaneció para siempre manchado.

Obra maestra del Renacimiento

Pero para Giotto, la Capilla Scrovegni pasa a la historia como su mayor triunfo. Parte de su éxito se debe, sin duda, a que contó con la fastuosa financiación de Enrico para llevar a cabo golpes de efecto tan sorprendentes como el uso extravagante del color azul, que proyecta una atmósfera mística sobre todo el espacio.

Según la historiadora del arte Susan Steer, "el azul era el pigmento más preciado y más caro de la época". El color procedía del lapislázuli, más caro que el oro, que llegaba en barco desde lo que hoy es Afganistán hasta Venecia, donde se transportaba cuidadosamente a los artistas de Florencia, Milán y Padua. En esta época se estableció la tradición de representar a la Santísima Virgen María en azul, simbolizando su preciosa divinidad.

(Descubierta una sala secreta con obras maestras perdidas de Miguel Ángel).

Los frescos de la Capilla Scrovegni, en Padua, están impregnados de pigmentos azules muy vivos y costosos, e incluyen detalles de la vida cotidiana en sus representaciones de escenas clave de la Biblia.

Fotografía de

En Roma, la Capilla Sixtina de Miguel Ángel -pintada 200 años después de la Capilla Scrovegni- muestra la influencia de Giotto, cuya obra estudió Miguel Ángel en Florencia.

Fotografía de Frank Heuer

Además de los fascinantes colores, la maestría de Giotto en los humildes detalles añade encanto a los paneles, al mezclar lo cotidiano con lo divino. En la "Anunciación", donde el ángel Gabriel se aparece a María para decirle que va a dar a luz al Salvador, la ropa se agita con la brisa. En las "Bodas de Caná", mientras Jesús realiza el milagro de convertir el agua en vino, un maestro de ceremonias barrigón bebe. Los astrónomos estudiaron durante siglos el panel de la Epifanía de Giotto, con los reyes trayendo regalos al pesebre de Cristo, porque sobre ellos pintó el cometa Halley, que había visto unos años antes de que se terminara la capilla.

Las innovaciones de Giotto se aprecian en los ojos de cada personaje, como en la escena de la Natividad, cuando María se cierne tiernamente sobre su hijo recién nacido. En cada panel, los colores vibrantes, los personajes realistas y las emociones poderosas destrozaron el estilo estático y formal de la Edad Media, dando paso a una nueva era.

El ciclo tiene una fuerza silenciosa y unificada hasta la sacudida de "El Juicio Final", que cubre la pared del fondo, con figuras torturadas y retorcidas, y un horripilante Lucifer con cuernos que engulle a un ser humano.

Comparar el "Juicio Final" de Giotto con la versión de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina es una forma de ver claramente cómo evolucionó la pintura renacentista a lo largo de los siglos. Aunque se desconoce si Miguel Ángel visitó alguna vez la Capilla Scrovegni, lo más seguro es que estuviera influenciado por Giotto, como todos los artistas del Renacimiento, dice Martini. Durante sus primeros estudios artísticos, copió la obra de Giotto en Florencia y se empeñó en guardar los dibujos que hacía.

En el centro histórico de Padua, sólo para peatones, la Piazza dei Signori es un centro social para los estudiantes universitarios de la ciudad, los lugareños y los visitantes.

Fotografía de Günter Standl

Si bien ambas representaciones del "Juicio Final" son espeluznantes, la de Miguel Ángel es un salto sobredimensionado respecto a la de Giotto, ya que celebra el ideal renacentista de la forma divina de la humanidad, con un montón de figuras desnudas arremolinadas. En cambio, los desnudos de Giotto son de pecadores condenados a sufrir, y su paraíso está apaciblemente equilibrado con halos dorados.

Alrededor de Padua

Tan deslumbrantes como los interiores de Padua, la belleza de las plazas de la ciudad atrae a los viajeros a pasear por el centro histórico, sólo para peatones. La universidad de Padua, que prospera desde 1222, atrae a una gran población estudiantil internacional, y muchos ocupan mesas al aire libre, bebiendo spritzes. Hay mercados rebosantes de ropa de época, antigüedades y artesanía, respaldados por bonitos soportales. Es habitual escuchar a algún acordeonista tocando "O Sole Mio".

Un destino muy apreciado para tomar una copa es el elegante Pedrocchi Caffè, una institución de Padua desde 1831. Aquí, su característico café, acentuado con crema de menta, puede disfrutarse sentado en una banqueta de terciopelo. Es un lugar perfecto para acomodarse y reflexionar sobre las ricas imágenes de la Ciudad Pintada: sus encantadores colores, sus poderosas imágenes y sus estrellas doradas.

Susan Van Allen es la autora de 100 lugares en Italia que toda mujer debería visitar. Encuéntrala en Instagram y Twitter.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Filadelfia, la meca de los murales con más de 4000 obras de arte urbano
Viaje y Aventuras
La contaminación amenaza algunas de las tallas rupestres más antiguas del mundo
Viaje y Aventuras
Un tentador viaje al corazón de Sicilia
Viaje y Aventuras
Un viaje por los pueblos blancos de Andalucía que se forjaron con las epidemias del pasado
Viaje y Aventuras
¿Es Mérida la joya más desconocida e infravalorada del Imperio romano?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved