¿Quién fue San Valentín y dónde está enterrado?

Una docena de iglesias católicas de Europa (incluida la de San Antón en Madrid) reclaman la propiedad de los huesos del célebre patrón del amor.

Por Ronan O’Connell
Publicado 11 feb 2022, 13:09 CET
Se dice que el cráneo de San Valentín está en la Basílica de Santa María de ...

El mito y el misterio envuelven al mártir católico del siglo III San Valentín, que se cree que fue ejecutado el 14 de febrero. Se dice que su cráneo se encuentra en la Basílica de Santa María de Cosmedin, en Roma (Italia), una de las varias iglesias europeas que reclaman sus restos.

Fotografía de Getty Images, iStockphoto

Cada año, el 14 de febrero, millones de personas celebran la mayor fiesta del amor del mundo con cajas de bombones, comidas a la luz de las velas y notas de afecto. Pero detrás de la fachada rosada del Día de San Valentín hay una misteriosa -y espeluznante- historia de una decapitación y partes de cuerpos esparcidos por toda Europa.

El mártir católico San Valentín fue decapitado en esa fecha en el siglo III, supuestamente por romper una prohibición romana de celebrar matrimonios. Ahora, en Dublín, una iglesia pretende exponer el corazón de San Valentín; en una basílica de Roma se exhibe su supuesto cráneo; en un convento de Glasgow, se dice que podemos ver una caja de oro en la que se encuentra su esqueleto; en una basílica de Praga, el hueso de su hombro es una atracción. Incluso en España, en la madrileña iglesia de San Antón, los supuestos restos de San Valentín permanecen encerrados dentro de un habitáculo de cristal.

Los visitantes rezan una oración en un santuario que supuestamente contiene los restos de San Valentín en la iglesia de Whitefriars en Dublín.

Fotografía de PA Images, Alamy Stock Photo

También está Terni, supuestamente la ciudad italiana que es la cuna de San Valentín. Allí, sus reliquias atraen a los creyentes a la Basílica de San Valentino, cuya primera versión se construyó supuestamente sobre su tumba. En total, una docena de iglesias católicas de Europa se dedican a reclamar la propiedad de los restos de este célebre santo.

No está claro dónde se encuentran sus verdaderas reliquias físicas. Esta falta de consenso subraya los profundos misterios que rodean a San Valentín. Su historia es tan turbia que, a pesar de ser un santo reconocido, en 1969 fue borrado del Calendario Romano General (el almanaque litúrgico que marca las fechas de las celebraciones de los santos) debido a la escasez de información fiable sobre su vida.

(Relacionado: Los 17 destinos más románticos del mundo)

¿Quién fue San Valentín?

Su leyenda es probablemente una mezcla de las vidas de varios santos italianos llamados Valentín y es probable que ninguno de ellos haya inspirado realmente la celebración anual del día de los enamorados. Los textos históricos muestran que tres santos llamados Valentini murieron el 14 de febrero durante el siglo III, pero se sabe poco de cada uno de ellos, según Lisa Bitel, profesora de religión e historia de la Universidad del Sur de California (Estados Unidos) y una de las principales expertas en San Valentín. 

Este grabado del siglo XIX imagina el aspecto del mártir católico del siglo III San Valentín.

Fotografía de PHAS, Universal Images Group/Getty Images

Uno de estos Valentinis pereció en África. Otro fue un sacerdote decapitado por el emperador romano Claudio II Gothicus. El otro fue un obispo de Terni, cerca de Roma, en el centro de Italia, que también fue decapitado por Gothicus. Aunque, parece poco probable que ambos Valentinis fueran decapitados; lo más probable es que este truculento incidente fuera una sola leyenda que se fragmentó, dice Bitel. Tampoco hay pruebas de que ninguno de estos santos realizara actos que promovieran el romance. En cambio, el 14 de febrero comenzó como una fiesta religiosa que marcaba la ejecución de un San Valentín.

(Más información sobre la historia del Día de San Valentín)

La primera mención del Día de San Valentín como celebración de la pasión la hizo, más de 1000 años después, el autor británico Geoffrey Chaucer, según Henry Kelly, profesor de historia y teología de la UCLA (Estados Unidos). Autor de Chaucer and the Cult of St. Valentine, Kelly afirma que los escritos de Chaucer promovieron la tradición de los amantes de celebrar esta fiesta anual. Dice que muchas historias pintorescas que ahora se relacionan con San Valentín eran "ficticias".

La iglesia de San Antón, en Madrid (España), es uno de los varios lugares que reclaman los restos de San Valentín. Los huesos y el cráneo expuestos en la iglesia fueron descubiertos en catacumbas romanas a finales del siglo XVIII.

Fotografía de Reuters, Alamy Stock Photo

Ante toda esta incertidumbre, es comprensible que muchas localidades europeas reclamen la propiedad de los restos de San Valentín. Las iglesias se benefician mucho de cualquier vínculo concreto con un santo, explica Bitel. "Cuanto más conocido es el santo, más peregrinos acuden a venerarlo", dice. "Era fácil reescribir la hagiografía para incluir la presencia del santo en un lugar concreto".

Aunque parece que no todas pueden poseer los restos de San Valentín, no se conoce que exista animosidad entre estas iglesias, añade Bitel. Y la Iglesia católica romana guarda silencio sobre el asunto.

"El Vaticano no se pronuncia sobre los cuerpos", dice. "La cúpula de la Iglesia dejó que la adquisición y el uso de las reliquias continuaran sin mucha regulación. Traía clientes a las iglesias, peregrinos a la ciudad y dinero a las arcas de la Iglesia. Los teólogos y otras personas criticaron desde el principio el comercio de reliquias, empezando por [San] Agustín, si no antes. La gente sabía que los comerciantes de reliquias vendían falsificaciones. Pero la gente también estaba dispuesta a creer que los santos podían proporcionar reliquias en proporciones milagrosas, de modo que muchas iglesias podían afirmar que tenían el cuerpo de un santo en particular".

El extraño caso de los restos de San Valentín 

Hoy en día, sin embargo, los restos de San Valentín tienen mucho menos magnetismo. En Roma, multitudes de extranjeros hacen cola cada día en la Basílica de Santa María de Cosmedin, del siglo VI. Allí, dentro de una caja dorada, hay una calavera decorada con una corona de flores. Sin embargo, esas hordas de turistas no tienen ningún interés o no conocen esta reliquia de San Valentín y, en cambio, vienen a meter los dedos dentro de una antigua, aunque renombrada, tapa de alcantarilla, llamada la Boca de la Verdad.

La Basílica de Santa María en Cosmedin, en Roma, es famosa por una antigua atracción llamada la Boca de la Verdad, pero también alberga un santuario de cristal con lo que algunos afirman que es el cráneo de San Valentín.

Fotografía de M. Ramirez, Alamy Stock

"Cuando vamos allí, mis clientes no piden ver el cuerpo de San Valentín", dice la veterana guía turística de Roma Sara Verde. "Ni siquiera saben que el cuerpo de San Valentín está dentro".

Esta reliquia del santo tampoco tiene mucho interés para la mayoría de los habitantes de Roma, que se muestran escépticos sobre su autenticidad. "En Roma creemos que esta calavera, que sigue siendo venerada por los peregrinos, perteneció a otro mártir cristiano llamado Valentín", dice Verde. "He estado en Terni para ver el verdadero cuerpo de San Valentín".

En Glasgow, por el contrario, algunas parejas escocesas se citan el 14 de febrero con los restos de San Valentín. Los huesos del mártir llegaron a esta arenosa ciudad portuaria a finales de la década de 1870, según el padre George Smulski, del convento Duns Scotus de Glasgow. Fueron donados por una rica familia católica francesa y ahora se encuentran en un ornamentado relicario tras un cristal en la entrada del atrio del convento.

"Todos los años, el día de San Valentín, los visitantes (principalmente parejas) visitan el santuario", dice Smulski. "Algunos vienen a renovar sus votos matrimoniales y, en un caso conocido, a hacer una propuesta de matrimonio a su pareja".

El padre John McGrath, de la iglesia del Beato Juan Duns Escoto de Glasgow (Escocia), enciende una vela junto a un ataúd de latón que, según se dice, contiene los restos de San Valentín. Las reliquias se las disputan actualmente las iglesias de Dublín y Roma, que afirman ser el lugar de descanso final del santo.

Fotografía de Jeff J. Mitchell UK, Reuters/Alamy Stock Photo

Al oeste, al otro lado del agitado mar de Irlanda, San Valentín tiene que competir por la atención con un santo igualmente famoso. Una de las principales atracciones de Dublín es la majestuosa catedral que lleva el nombre del patrón de Irlanda, San Patricio, que rebosa de visitantes todo el año.

Cerca de allí, en el interior de la más anodina iglesia de Whitefriar Street, San Valentín descansa en un relativo anonimato. Debajo de una gran estatua del santo hay un cofre de madera que contiene su corazón. En 1836, este órgano sagrado fue traído aquí desde Roma en "procesión solemne", según un cartel en el interior de la iglesia.

Una pareja de recién casados sostiene anillos bendecidos en la iglesia de Whitefriar Street en Dublín.

Fotografía de Julien Behal, PA Images/Getty Images

El guía turístico dublinés Alan Byrne, licenciado en historia (hizo su tesis sobre la Iglesia católica), dice que los restos de San Valentín son bien conocidos entre los lugareños pero están ausentes de la ruta turística de la ciudad. Dice que el día de San Valentín es el único momento en que las reliquias reciben muchos visitantes. "La gente escribe mensajes de amor y los deja en el santuario", dice Byrne. "Las parejas recién comprometidas suelen bendecir allí sus anillos en ese día; incluso hay propuestas ocasionales en el santuario".

(España, el país europeo que más dinero gasta en San Valentín)

Sin embargo, los jóvenes enamorados irlandeses se inclinan mucho más por pasar el día de San Valentín en los lugares fotogénicos de Dublín que ofrecen un telón de fondo superior para las imágenes de las redes sociales. "Quizá San Valentín necesite una cuenta de Instagram para atraer más visitantes a esta iglesia", bromea Byrne.

Ese humor irlandés tiene algo de verdad. El 14 de febrero, es más probable que la gente publique un emoji de San Valentín en Internet que visite el supuesto corazón (o la calavera o el hombro) del santón que están celebrando.

Ronan O'Connell es un periodista y fotógrafo australiano que vive entre Irlanda, Tailandia y Australia Occidental.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
El río griego hacia el "inframundo" que es un sueño para los turistas en busca de aventuras
Viaje y Aventuras
¿Por qué estas antiguas maravillas de la Ruta de la Seda están generando polémica?
Viaje y Aventuras
Yeda, una puerta "mágica" de La Meca
Viaje y Aventuras
La contaminación amenaza algunas de las tallas rupestres más antiguas del mundo
Viaje y Aventuras
Un tentador viaje al corazón de Sicilia

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved