La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

Paradores: a los hoteles-castillo les sienta bien la pandemia

La empresa pública sale reforzada de 2021 manteniendo su modelo hotelero único en el mundo que ofrece alojamiento en 97 sitios centenarios entre los que hay castillos medievales, conventos, monasterios y fortalezas.

Publicado 31 mar 2022, 11:22 CEST
El parador de Santo Estevo, en Ourense (Galicia), se encuentra en un monasterio de estilo románico ...

El parador de Santo Estevo, en Ourense (Galicia), se encuentra en un monasterio de estilo románico reformado, cuenta con vistas al cañón del río Sil, y está ubicado a 13 km del Mirador de Cabezoás.

Fotografía de Paradores

En el año 2028 se cumplirá un siglo desde que el gobierno del presidente José Canalejas puso en marcha un modelo turístico que, a día de hoy, sigue siendo único en el mundo. De gestión pública, la cadena hotelera Paradores encara un 2022 con las cuentas (por fin) en verde y el mismo triple objetivo que se marcó en sus inicios: proteger (y promocionar) el patrimonio histórico, dinamizar la economía local y ofrecer al turista una experiencia no sólo de relax, sino también rica en cultura y gastronomía.

Con la próxima apertura de los paradores de Ibiza, Veruela (Zaragoza), Morella (Castellón) y Molina de Aragón (Guadalajara) serán ya 101 las estancias disponibles para aquellos que busquen unas vacaciones diferentes. En 2021, superado el mal trago económico de la pandemia, Paradores registró su mejor verano en 15 años con una ocupación media del 85%.

(Relacionado: Los 10 parques naturales más espectaculares de España)

En lo alto del Pico de los Hidalgos, en la localidad conquense de Alarcón (Cuenca), un castillo morisco del siglo VIII es hoy un hotel. Y no es el único. Uno de los principales encantos de elegir Paradores como opción de alojamiento es la posibilidad de dormir en alguno de los 10 300 castillos que existen en España. Es el caso del Parador de Hondarribia (País Vasco), con el Castillo de Carlos V, el Parador gallego de Baiona (cuyo castillo se remodeló en el siglo XIX para convertirse en el palacio de Elduayen) o el Parador de Sigüenza (Guadalajar), cuyo castillo del siglo XII está edificado sobre una alcazaba árabe.

Una colección de arte muy poco conocida

Paradores es la segunda marca española con mayor reputación entre españoles (por detrás de la marca de agua Solán de Cabras), y la mejor valorada (seguida de Meliá) en España dentro del sector de la hostelería, según un informe de la consultora estratégica Bain&Company. Dicho esto, es altamente improbable que el grueso de sus clientes y potenciales huéspedes sean conocedores del inmenso bagaje artístico y cultural que atesoran los paradores. Y no nos referimos sólo a fachada e instalaciones.

Antonio López, Rafael Canogar, Antonio Saura o José Vela Zanetti son algunos de los muchos artistas cuya obra está expuesta a lo largo de los 97 hoteles de la empresa. Entre las obras más relevantes de la colección encontramos La vida de Aquiles (una serie de tapices flamencos del siglo XVII basados en cartones de P.P. Rubens); La idolatría de Salomón, de Luca Giordano; u​na lápida funeraria árabe del siglo X encontrada en la necrópolis anexa al Parador de Tortosa (Tarragona); pinturas abstractas de Juan Genovés y bodegones de José Gutiérrez Solana.

Parador de Ronda (Málaga)

Ronda es famosa en toda España por su peculiar y vertiginosa ubicación, gracias a la cual uno puede apreciar la serranía de Ronda desde una perspectiva única. Su parador se encuentra sobre el Puente Nuevo, en una de las zonas más singulares de la localidad andaluza.

Fotografía de Paradores

En total, más de 9000 piezas de todo tipo. "Se trata de una colección muy heterogénea que está formada por pinturas y esculturas, piezas arqueológicas, mobiliario, tapices y artes decorativas de distintos estilos y épocas. es uno de nuestros valores diferenciales que nos distingue de otras cadenas hoteleras", comentan desde la compañía.

"¿Puede el patrimonio ser motor de desarrollo económico?", se pregunta la historiadora del arte Patricia Cupeiro en un estudio realizado por la Universidad de Santiago de Compostela. Y responde haciendo alusión al modelo hotelero de gestión pública:

"En el caso de la arquitectura hotelera, uno de los temas más controvertidos es (y de los ejemplos más claros de este desequilibrio entre función y conservación) la adaptación de edificios históricos a, por ejemplo, la salud del agua, tan demandada por la sociedad actual y que puede llegar a suponer un cambio en la categoría de algunos edificios. La red de Paradores ha sido desde sus inicios sensible a la salvaguarda del patrimonio y ha demostrado que ésta no es incompatible con su disfrute turístico, aunque algunas soluciones puedan resultar más afortunadas que otras".

“"Dotar al patrimonio cultural de nuevos usos y funciones suponen una labor que debe ser profundamente meditada. Las exigencias de los clientes siempre avanzan con más rapidez que los criterios de conservación".”

Patricia Cupeiro, historiadora del arte

Superando el desplome de la COVID-19

Algunos de los paradores tradicionalmente más demandados son el de Santiago, Cádiz, El Saler (Valencia), Ronda (Málaga) y Toledo. Sin embargo, apuntan desde la compañía, el año pasado, con motivo de la pandemia de coronavirus, "el cliente buscó destinos poco masificados, y a ser posible, en lugares de naturaleza".

El confinamiento decretado poco después de declararse la pandemia tuvo en España una repercusión directa en el poder adquisitivo de los ciudadanos y en la viabilidad de muchas empresas. También en Paradores. La cadena, conocida por sus problemas pasados de tesorería (ya fueran recientes o en tiempos de Transición democrática) vivió el año pasado el mejor verano de su historia en cuanto a ocupación, y se asoma a un futuro casi inédito, impulsado en parte por el aumento del turismo interior en España.

Izquierda: Arriba:

El parador de Santiago de Compostela, también conocido como Hostal dos Reis Católicos, es uno de los alojamientos más populares de la ciudad debido a su céntrica ubicación.

Derecha: Abajo:

El parador de Santiago de Compostela fue el que registró una mayor ocupación durante el verano de 2021, seguido por el parador de La Granja de San Ildefonso, Cádiz, Aiguablava, Sigüenza, El Saler, Nerja y Ronda.

fotografías de Paradores

Después de cerrar un 2020 nefasto con 63,9 millones de euros en pérdidas, la empresa pública presentó para el ejercicio de 2021 un beneficio de 3 millones de euros, lo que contrasta con la pérdida de 23,8 millones de euros que la empresa pronosticó a mitad de año. "Desde que finalizó el estado de alarma el 9 de mayo de 2021 hasta el 31 de diciembre, la ocupación media de la red fue de un 70%", comenta un portavoz de la empresa.

El objetivo de Paradores en 2022 es recuperar los niveles pre pandémicos. Desde la empresa confían en poder, "a lo largo del año tener las cuentas saneadas y, junto con los fondos europeos, ejecutar planes de inversión con el fin de continuar el proceso de modernización y de desarrollo de un turismo sostenible, digitalizado y de experiencias".

Lo que en el pasado habría supuesto un problema (ubicaciones aisladas y lejos de grandes urbes o aeropuertos), "ahora para Paradores se ha convertido en una ventaja", asegura Rosario Silva, profesora de estrategia empresarial de la escuela de negocios IE Business School en Madrid. Silva está convencida de que tras la pandemia se ha producido un cambio en las preferencias de los turistas y, si bien no está en disposición de que no haya posadas rurales similares en Portugal, su "sensación" es de que el modelo de Paradores es único en el mundo: "no existe nada igual en otras potencias turísticas como Estados Unidos, Francia o Italia".

Acusaciones de competencia desleal

Además del desafío económico de mantener una estructura de alojamientos que, en las últimas décadas, ha sido ampliamente dificitaria, Paradores se ha enfrentado a puntuales acusaciones de competencia desleal. Aunque la mejora en la cuenta de resultados anual ha relajado la tormenta, en los momentos de peor coyuntura económica para la empresa pública (y para la economía española) la situación fue muy distinta. En 2009, con motivo de la apertura del parador de Logroño, el por entonces presidente de la Asociación Riojana de Hoteles, Jaime García-Calzada, mostró su "total oposición" al proyecto debido a que estaba financiado con fondos públicos en su totalidad.

Un año después, los presidentes de las principales cadenas hoteleras de España demandaron en el XI congreso de empresarios Hoteleros de España que Paradores dejase de abrir nuevos establecimientos, algo que Marisol Turró, ex Presidenta de SERCOTEL Hoteles, aseguró que “no es de recibo”: "Es muy fácil hacer la competencia a la empresa privada con dinero público”.

Silva, del IE en Madrid, entiende las críticas ("una cadena hotelera no tiene capacidad de tener a su disposición tantos edificios históricos"), pero no está del todo de acuerdo con las acusaciones de injusticia: “Por su localización, tampoco creo que hagan mucho la competencia a otras cadenas hoteleras”. No están en sitios accesibles, y son más un complemento que un sustituto en la oferta turística. En cuanto a la experiencia de alojarse en un Parador: “no sé si la catalogaría de premium, pero sí que es una propuesta de valor única”.

Teniendo en cuenta que (según el Barómetro hotelero de Hosteltur) en 2021 el precio medio diario de una habitación de hotel en España fue de 133 euros, los precios de Paradores están pensados para las ocasiones especiales: estamos hablando de alojamientos de, en su mayoría, cuatro y cinco estrellas que no, no salen baratos, pero en muchos casos son razonables a nivel de calidad/precio, como en el de Mazagón (Huelva), donde nos encontramos con uno de los precios más competitivos: 105 euros. En cambio, en otros como en el Parador de Santiago de Compostela (donde una noche en una habitación doble estándar con desayuno incluido cuesta 246 euros en abril de 2022) nos encontramos con uno de los alojamientos más caros de la capital gallega; lo mismo pasa con en el Parador de Mérida, aunque en su caso el precio baja a 175 euros para las mismas condiciones.

Vistas de la ciudad de Toledo (Patrimonio de la Humanidad) desde su parador, situado en el Cerro del Emperador, a 4 kilómetros del centro.

Fotografía de Paradores

En total, el Instituto de Turismo de España (Turespaña) destinará a lo largo de 2022 unos 52 millones de euros de dinero público a la mejora de Paradores. A finales de marzo de 2022, se hizo público que Paradores invertirá 1,5 millones de euros (provenientes de ayudas europeas) en la reforma de la fachada del parador de Cangas de Onís (Asturias), ubicado en el monasterio de San Pedro de Villanueva, del siglo XII.

En la actualidad está prevista la inauguración de cuatro paradores: el de Veruela (Vera del Moncayo, Zaragoza) situado en una abadía cisterciense del siglo XII; el parador de Ibiza, situado en el castillo de Dalt Vila; el parador de Molina de Aragón (Guadalajara), y el parador de Morella (Castellón).

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
Yiwu-Madrid: la ruta de tren más larga del planeta no es el Transiberiano
Viaje y Aventuras
La Graciosa: la menor de las Islas Canarias a golpe de pedal
Viaje y Aventuras
Así se celebra la Navidad en las Islas Canarias
Viaje y Aventuras
Quince lugares Patrimonio de la Humanidad de España
Viaje y Aventuras
Las playas más bonitas de la Costa Brava

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved