La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

Dormir bajo las estrellas: ¿se puede disfrutar de la acampada libre en España?

Aunque nuestro país es un importante destino para los amantes de este tipo de turismo, en España plantar tu tienda de campaña sigue estando sujeto a bastantes restricciones y obstáculos.

Por Cristina Crespo Garay
Publicado 11 may 2022, 11:39 CEST
Imagen de campistas disfrutando de un café por la mañana.
Incluso aunque uno quiera prescindir de las comodidades, beber café sin filtrar y lleno de borra, como los vaqueros, ya está muy pasado. Actualmente los sectores del café y la acampada se han sincronizado y ya se puede disfrutar de un buen café en la naturaleza.El Via Ready Brew de Starbucks ($10; starbucks.com) ha sido un hallazgo para las excursiones largas. No hace falta llevar ningún aparato para hacer café, gracias a los paquetes unidosis.Si el café instantáneo te hace arrugar la nariz, hay otras opciones. Llévate la Three-Cup Titanium French Press de Snow Peak ($56, snowpeak.com). O añádele el accesorio Coffee Press a tu Jetboil ($10, jetboil.com) para preparar una taza. O prueba la cafetera GSI Outdoors Collapsible Java Drip Slim Silicone Drip ($13, gsioutdoors.com). Si no puedes vivir sin tu dosis mañanera de Aeropress, llévatela de excursión: solo pesa doscientos gramos. Si estás orgulloso de ser un auténtico snob del café, GSI Outdoors también ofrece un molinillo de café manual, el Java Mill, que con doscientos sesenta gramos, podría ser un buen compañero de viaje ($30, gsioutdoors.com).
Fotografía de Andy Richter

Un toque de romanticismo se suele adueñar de las escenas de las películas que muestran a un grupo de personas cocinando sobre el fuego de una hoguera junto a una tienda de campaña situada en medio de la naturaleza. Imagina hacer senderismo, ir en bici, en kayak, a caballo por los lugares más espectaculares de nuestra diversa geografía y regresar a “casa” junto a un una hoguera crepitante. En nuestra mente, esa escena nos lleva inequívocamente fuera de nuestras fronteras. Pero, ¿por qué? ¿Cómo podemos disfrutar de la acampada en España?

Nuestro país que se erige como uno de los principales destinos turísticos de Europa y de la cuenca del Mediterráneo, también en su modalidad más ligada a la naturaleza. En Europa, el concepto moderno de la acampada como actividad turística nació a principios del siglo XX, aunque la Federación Internacional de Camping y Caravanning (FICC) remarca que esta actividad existe desde hace siglos, salvo que practicadas de otro modo. Pero, cuando nos imaginamos una escapada para dormir en plena naturaleza en España a menudo se atropellan en nuestra cabeza preguntas como: ¿puedo acampar en medio de la montaña? ¿Puedo cocinar en mi caravana? ¿Puedo dormir en mi furgoneta? La respuesta a todas estas preguntas no es fácil ni única.

(Relacionado: Los mejores lugares donde acampar bajo las estrellas)

“No cabe duda de que el campismo surge de la necesidad de estar en contacto con la naturaleza y de la sensación de libertad que esto conlleva”, afirma José María Ordeix Gestí, presidente del comité organizador del Salón Internacional del Caravaning, que se celebra en octubre en Barcelona.

¿El origen de la acampada en Europa?

Los primeros clubes de campistas se crearon a principios del siglo XX, muchas veces con aficionados de actividades al aire libre como el senderismo, el ciclismo, etc. Por ejemplo, en el Reino Unido se creó el Camping Club en 1901, a la par que el primer evento ciclista. Durante los siguientes años, esta práctica fue sumando interés hasta que, en 1932, Holanda creó la Federación Internacional de Clubes de Camping.

A diferencia de otros países europeos con una larga tradición de acampada, en España esta actividad se quedó más rezagada. “Durante los años 50 comenzó a desarrollarse a raíz del turismo europeo que llegaba con su tienda de campaña”, según datos del Libro Blanco de la acampada en España, publicado en 2007 y que afirma que “en 1957 se fundó la Federación Española de Clubes de Camping” y “posteriormente, en los años 60 representan el periodo de expansión de la actividad campista al resto de España y la llegada de los primeros turistas con caravana”.

Galería relacionada: Diez consejos para acampar más y mejor

Sin embargo, a día de hoy y en términos generales, en España no está permitida la acampada libre. De hecho, estas prácticas conllevan sanciones bastante altas que varían según la normativa de cada comunidad autónoma. El experto lo explica haciendo alusión al grado de madurez del sector: “El corto periodo de tiempo en el que se ha llevado a cabo la implementación y el desarrollo de esta actividad en España ha conllevado que la cultura y la práctica de la actividad del caravaning no esté tan arraigada como en otros países de Europa”.

“Este hecho también ha condicionado que en España todavía las administraciones públicas no hayan tomado medidas para solucionar las diferentes problemáticas que afectan al sector y están limitando el desarrollo de esta actividad, problemáticas que en otros países de nuestro entorno ya se han abordado y solucionado o están en vías de hacerlo lo que ha dado un mayor grado de madurez e implantación a la actividad”.

Desde esta compleja base, ¿cómo podemos disfrutar de la naturaleza al más puro estilo camper en España?

Pernoctar, acampar o hacer vivac

La compleja normativa sobre la acampada deja poco margen de acción para los aventureros, pero a pesar de las restricciones sí puede buscarse la manera de disfrutar esa escapada a la naturaleza. “El Libro Blanco del caravanning en España es una importante herramienta para conocer la realidad de las diferentes administraciones estatales, autonómicas y locales”, afirma Ordeix.

En países como Noruega o Escocia, la acampada libre es algo habitual, mientras que nuestro país es uno de los de la Unión en los que más se persigue la acampada libre, regulada por una ley estatal que delega en cada comunidad autónoma su regulación. Además de la acampada, muchos aventureros buscan lugares donde hacer vivac - dormir al aire libre sin tienda. En este caso sí se puede practicar en España, pero hay algunas normativas autonómicas que también lo prohíben expresamente.

En el lado positivo, algunas comunidades o municipios designan áreas llamadas de “acampada controlada”, donde sí está permitido acampar, aunque suele estar delimitado por otras normativas, como tener que pedir permisos o ceñirse a un único lugar determinado. A pesar de que en España esta cultura no está tan desarrollada, sobre todo a nivel normativo y político, el hecho de que Europa esté mucho más avanzada en este tipo de turismo propaga por nuestro territorio el amor por la acampada.

“Gracias a que España es un gran atractivo como destino turístico, su gran variedad de recursos naturales, el clima propicio y su gran diversidad de paisajes ofrecen diferentes tipos de turismo más allá del de sol y playa, como el cultural, el de naturaleza o el deportivo, pero a pesar de ello la acampada en España no está contemplada en sí misma como una actividad turística”, afirma Ordeix.

Dónde acampar en España

La diversidad de normas no ayuda al conocimiento general sobre esta cuestión, por lo que a menudo no es fácil desterrar el desconocimiento. “En los últimos años se ha observado una tendencia al alza de la práctica de actividades en contacto con la naturaleza en el turista nacional y extranjero, lo que propicia un marco óptimo para el desarrollo y la expansión de la actividad del caravaning como actividad turística en contacto con la naturaleza”, declara el informe. “Otra de las motivaciones que está fomentando la práctica de la actividad del caravaning en España es la búsqueda a la hora de viajar de la sensación de independencia y libertad lejos de aglomeraciones”.

(Relacionado: Esta nueva «tienda» permite acampar bajo el agua)

Este galimatías normativo provoca que podemos pasar de regiones ideales para acampar a otras que pueden ser un infierno. Entre las primeras, destacan las Islas Baleares, por ejemplo, es una de las pocas Comunidades Autónomas que sí permite la acampada libre con ciertos requisitos (un máximo de tres tiendas, un máximo de 9 personas y tres días, etc).

Las Islas Canarias también permite la acampada en travesía (un máximo de 24 horas) pidiendo un permiso previo a las autoridades correspondientes. Algo parecido ocurre en Cantabria, donde puedes dormir en tienda también un máximo de 24 horas, pero no pernoctar en caravana o autocaravana. En el extremo contrario se sitúan comunidades como Madrid o La Rioja, que prohíben la acampada en todo su territorio.

De todos los rincones donde podemos disfrutarla resaltan algunos especialmente, aunque dado que la normativa cambia, se aconseja contactar previamente a los ayuntamientos que controlan estas ubicaciones.

En la península de Barbanza, en A Coruña, en la costa norte de la Ría de Arousa, se sitúa el Monte a Curota, uno de los mejores lugares para acampar en España con vistas a la Ría de Muros-Noia y espectaculares praderas y piscinas naturales. El Vall de Nuria, en Girona, es conocido por ser uno de los destinos más famosos de esquí de los Pirineos, que se convierte en una zona de acampada controlada durante el verano. En Tarragona, el Área Recreativa Forestal del Montmell también da la bienvenida a los excursionistas que quieran dormir al raso. El Parque Natural de Aralar, en Guipúzcoa, también es un destino frecuentado por campistas y autocaravanas, pero solicitando un permiso en el Ayuntamiento de Abalzisketa.

(Relacionado: Los mejores resorts para acampar rodeado de lujo)

Bajando hacia el sur por la costa mediterránea se encuentra el Molino de Cirat, en Castellón, donde se permite también la acampada libre contando con el permiso del Ayuntamiento. Igual sucede si nos desplazamos hacia el sur, en la Serra D’olta, Calpe, Alicante, o en Xorret del Catí, entre la Sierra del Maigmó y la Sierra del Cid. Fuente La Higuera, en Murcia, La Roza, en Almería, o Canillas de Albaida, en Málaga, son otros de los rincones donde puede disfrutarse al aire libre de nuestra faceta más exploradora, siempre a través de permisos o yendo a lugares concretos.

Pasar la noche bajo las estrellas es por tanto una experiencia que cada vez tiene más adeptos en España, pero está sujeta a una compleja normativa que debe conocerse antes de partir hacia la aventura.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Tramontana: Palacio del viento
Viaje y Aventuras
Descubre lo que la Costa Brava y el Pirineo de Girona ofrece durante todo el año
Viaje y Aventuras
Vecinos desconocidos, lo que no sabes de los productos de proximidad
Viaje y Aventuras
Porque no hay planet B, eco-turismo y responsabilidad
Viaje y Aventuras
Descubre qué es la Tramontana

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved