Hilaree Nelson, una vida de aventuras de altura repleta de récords

La alpinista y esquiadora, encontrada sin vida este miércoles en un pico de Nepal, vivó impulsada por buscar retos que llevaran su resistencia al límite.

Por Freddie Wilkinson
Publicado 29 sept 2022, 12:26 CEST
Hilaree Nelson fue una de las alpinistas más consumadas del mundo. En más de 40 expediciones, ...

Hilaree Nelson fue una de las alpinistas más consumadas del mundo. En más de 40 expediciones, dejó un impresionante récord de primeros descensos como mujer. "Podemos tirarnos tan fuerte como los hombres", decía.

Fotografía de Jimmy Chin

El lunes, la esquiadora estadounidense Hilaree Nelson y su compañero Jim Morrison alcanzaron la cima del Manaslu, la octava montaña más alta del mundo. Poco después de que Nelson, de 49 años, iniciara el descenso con sus esquís, provocó una pequeña avalancha y fue arrastrada. El miércoles, Morrison encontró su cuerpo. 

"A menudo en la vida, la gente quiere ir a lo seguro, y hacemos que todo lo que nos rodea (especialmente en el mundo occidental) sea cómodo y seguro", reflexionó una vez la esquiadora Hilaree Nelson. "Y así podemos tomar decisiones en las que puedes ver a dónde te va a llevar ese camino, y yo siempre he sido propensa a tomar una decisión que no sé a dónde me va a llevar".

Nelson, Explorer de National Geographic, tenía una inconfundible pasión por la aventura que la impulsó a realizar más de 40 expediciones a 16 países. Por el camino, exploró algunas de las montañas más altas del planeta, a menudo llevando consigo sus esquís para el descenso. En 2012, se convirtió en la primera mujer en hacer cumbre en dos picos de 8000 metros (el Everest y el Lhotse) en un solo esfuerzo de 24 horas. Seis años después, Nelson volvió al Lhotse para convertirse en la primera en esquiar desde su cima. 

(Relacionado: Maureen Beck, la campeona del mundo que reinventa la escalada en roca con una sola mano)

Nelson, a la que se ve aquí esquiando a 8229 metros de altura en el Lhotse, combinó sus habilidades de esquí con una extraordinaria resistencia física para llevar a cabo originales aventuras en muchos de los picos más altos del mundo.

Fotografía de Nick Kalisz, The North Face

Se la respetaba profundamente tanto por su amplia experiencia en la gran montaña como por su enfoque discreto y consciente de los retos de la vida, ya sean las luchas cotidianas de la crianza de los hijos o nuevos descensos pioneros en todo el mundo. En 2018, Nelson fue nombrada capitana del equipo de atletas de North Face, un título que solo ha ostentado otro atleta. Becaria de la National Geographic Society, también fue una de las ganadoras del premio al Aventurero del Año 2018 de la National Geographic.  

A pesar de sus muchos logros, dignos de una súper heroína, sus amigos la recuerdan como una presencia reflexiva y una líder tranquila, alguien que nunca buscó el protagonismo. Para las generaciones más jóvenes de atletas de montaña, su pérdida es especialmente dolorosa. 

"Se la ve como una atleta que trata de maximizar sus capacidades físicas, pero para mí tenía mucha alma", dice Taylor Rees, cineasta que colaboró con Nelson en varios proyectos. "Se enfrentaba a sus retos y demonios con tanta honestidad, vulnerabilidad y gracia".

(Relacionado: Alpinistas nepalíes hacen historia al lograr el primer ascenso del K2 en invierno)

Nelson se abre paso por las cuerdas fijas de la cara del Lhotse a través de la banda amarilla en 2012, cuando se convirtió en la primera mujer en hacer cumbre tanto en el Everest como en el vecino Lhotse en 24 horas.

Fotografía de Kristoffer Erickson
Izquierda: Arriba:

Entre los compañeros de escalada, Nelson, exploradora de National Geographic, era conocida por su increíble resistencia. En 2018, fue nombrada aventurera del año de National Geographic y capitana del equipo de atletas de North Face, un título que solo ha ostentado otra atleta.

Fotografía de Dutch Simpson, The North Face
Derecha: Abajo:

Nelson desciende por las cuerdas fijas hasta el "balcón" en su regreso al Collado Sur tras hacer cumbre en el Everest en 2012 en una expedición conjunta financiada por la National Geographic Society y The North Face.

Fotografía de Kristoffer Erickson

El marido de Rees, el alpinista y videógrafo Renan Ozturk, comparte recuerdos similares. "La resiliencia que tenía para salir de su zona de confort y reírse frente a situaciones nefastas habla de su positividad", dice, comparando la noticia del Manaslu con un "golpe en el estómago". "Tenía una fuerza heroica, no sólo en la montaña, sino en su comunidad y en su familia". 

"Era un monstruo de la resistencia, tan fuerte como cualquiera con el que haya estado en las montañas", recuerda su compañero de escalada Cory Richards, "pero también era un alma bondadosa, y a menudo eso quedaba oculto por su empuje".

En una expedición de 2014 para conseguir la primera ascensión al Hkakabo Razi en Myanmar, Nelson (a la derecha) dirigió un equipo que incluía al videógrafo Renan Ozturk, al autor Mark Jenkins, al fotógrafo Cory Richards y a la escaladora Emily Harrington. El equipo no consiguió llegar a la cumbre y durante las dos semanas de viaje se quedó sin comida. A pesar de este contratiempo, los amigos de Nelson afirman que se sintió aún más impulsada a triunfar.

Fotografía de Taylor Rees

Mucho antes de que Hilaree Nelson se abriera camino por las cumbres nevadas de 8000 metros, ya se había asegurado una reputación de competidora aguerrida en la cancha de baloncesto. Durante su último año de instituto, Nelson, de 1,70 m, ayudó a su equipo, los Shorewood Thunderbirds, a conseguir un récord de 23-2 y un tercer puesto en los campeonatos del Estado de Washington. Pero, como señaló el Seattle Times al final de la temporada, "Shorewood no quedó impresionado con su tercer puesto". 

Tras inscribirse en el Colorado College, el esquí y el alpinismo empezaron a primar sobre el atletismo en pista cubierta. Poco después de graduarse, Nelson reservó un billete de ida a Europa y empezó a aprender sobre el esquí de gran montaña, ganando un campeonato de esquí extremo por el camino. En 1999, se unió a The North Face como atleta patrocinada. 

Nelson fue un modelo para muchas jóvenes aventureras. "En el nicho de las madres que persiguen las aventuras alpinas y se esfuerzan por superar siempre sus propios límites, ella era mi faro", dice Caroline George, que es guía de montaña. "Ella fue mi impulso hacia arriba. Ella legitimó mis decisiones de seguir guiando y perseguir aventuras y ser la mejor madre que intento ser."

Fotografía de Nick Kalisz, The North Face

(Relacionado: Equipamiento para escalar el Everest: así era en 1953 y así es hoy)

Aunque alcanzar la cima del Everest y del Lhotse en un solo día elevó su perfil como escaladora del Himalaya, fue otra expedición, al Hkakabo Razi, un pico aislado en Myanmar, la que ayudó a Nelson a reevaluar su potencial.  

Parte de la génesis del viaje fue el deseo de Nelson de realizar una "aventura a la vieja usanza", en algún lugar remoto y fuera del mapa en comparación con las concurridas rutas del Everest. Sin embargo, la cumbre del pico no escalado era sólo una parte del objetivo. Nelson, que dirigió el viaje, se comprometió a experimentar el viaje completo, que incluía una caminata de dos semanas sólo para llegar a la montaña.

"Sólo caminábamos entre 11 y 16 kilómetros al día, en lugar de 24 kilómetros, para poder acampar en cada pueblo y visitar a la gente, haciendo sesiones de intercambio de conocimientos", recuerda Rees, que se unió a la expedición con su marido Ozturk como cineasta y director del campamento base. "Hilaree estaba allí, siempre tratando de aprender. ... Se aferró a su visión, en el sentido de que quería hacer esta expedición de una manera diferente y ver todo el país de abajo a arriba. Se mantuvo firme, incluso cuando nos quedamos sin comida".

El monumental esfuerzo de cuatro meses financiado por la National Geographic Society llevó a Nelson y a su equipo a los límites de la resistencia, y al final no consiguieron llegar a la cumbre. 

"Los medios de comunicación lo escribieron como un fracaso, pero para nosotros fue todo menos eso", añade Rees. "Fue el comienzo". De hecho, los amigos notaron un nuevo brillo en los ojos de Nelson tras su regreso de Hkakabo Razi. Aunque la derrota escuece, Nelson parecía salir de la experiencia con más ganas que nunca de triunfar como escaladora del Himalaya y líder de expediciones. 

"Era profundamente empática", recuerda Richards, otro compañero de equipo en la expedición del Hkakabo Razi. "Pero había un lado inverso en ella... un rechazo casi absoluto de las limitaciones".

Un año después del Hkakabo Razi, Nelson conoció a Jim Morrison, un esquiador californiano con grandes sueños propios en el Himalaya, y algo encajó. El miércoles, Morrison, en un post en Instagram, llamó a Nelson "el faro de luz en mi vida día tras día" y "la persona más inspiradora en la vida." "Estoy en Katmandú con ella y su espíritu. Mi pérdida es indescriptible", escribió.

Izquierda: Arriba:

Morrison y Nelson fueron los primeros en esquiar el Lhotse, que se eleva 8516 metros.

Fotografía de Dutch Simpson, The North Face
Derecha: Abajo:

Jim Morrison y Hilaree Nelson acampando en el Lhotse.

Fotografía de Nick Kalisz, The North Face

En 2017, Nelson y Morrison se embarcaron en otra especie de primera vez: su primera expedición de montaña juntos, como pareja. Consiguieron escalar y esquiar un pico de 6451 metros en la India conocido como Papsura. "Tenía miedo de que él no viera lo mismo que yo en esta montaña", diría Nelson más tarde.

Nelson se había obsesionado con la montaña cuando la vio por primera vez en 1999. No había conseguido hacer cumbre en 2013. Su búsqueda de la cumbre fue citada por la National Geographic Society cuando fue nombrada Aventurera del Año: "Grabó un lugar en su mente e inspiró años de entrenamiento con el objetivo de alcanzar su cima". 

A lo largo de su carrera, Nelson luchó sin reparos en ocasiones con las expectativas y limitaciones de ser mujer, madre y aventurera profesional, convirtiéndose en un modelo para las jóvenes generaciones de atletas. 

Nelson sube a través de la nieve al monte Tyree, el segundo pico más alto de la Antártida, en una expedición de 2020 con Morrison, Conrad Anker y Jimmy Chin. El equipo llegó primero a la cima del monte Vinson, la montaña más alta del continente, pero se vio frustrado en su intento de hacer cumbre en el Tyree y descender esquiando.

Fotografía de Jimmy Chin

"Muchas de las cosas que he hecho son una primicia, pero sólo una primicia femenina", reflexionó Nelson en un vídeo de North Face. "Tener ese espacio para ser la primera mujer fue realmente útil en mi carrera. Pero cuando escucho a las atletas de 25 años que vienen, ya no quieren ese descargo femenino. [...] Ahora hemos superado eso. Lo hemos superado. Podemos tirar tan fuerte como los hombres".

"Hilaree allanó el camino para las mujeres en el mundo de los deportes de aventura con su negativa a elegir entre la maternidad y su carrera atlética. Nos mostró que podíamos serlo todo: seguir nuestras pasiones y formar una familia", dice Emily Harrington, una escaladora que la acompañó en la expedición al Hkakabo Razi. "Lo hizo sin complejos, con una mezcla de valentía y gracia de una manera que sólo una verdadera líder puede hacer". 

Hilaree Nelson deja dos hijos, Quinn y Grayden, de un matrimonio anterior, y a su pareja Jim Morrison. 

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
El mundo de la escalada rinde homenaje a David Lama tras su muerte
Viaje y Aventuras
Estas fotografías de aventuras te dejarán con ganas de adrenalina
Viaje y Aventuras
Explora los mejores lugares abandonados del 2017
Viaje y Aventuras
20 fotografías inéditas de expediciones históricas de National Geographic
Viaje y Aventuras
El repostero español Jordi Roca relata su expedición a la Amazonia en busca del cacao «más peculiar del mundo»

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved