Viaje y Aventuras

Equipamiento para escalar el Everest: así era en 1953 y así es hoy

En antes y el ahora: qué se llevó a la expedición del Everest de 1953 y qué utilizan actualmente los montañeros para coronar el pico más alto del planeta.

Por Cameron Martindell

Quizá una de las mejores formas de entender los desafíos y triunfos de los pioneros que encabezaron las expediciones a los puntos más altos del planeta sea analizar el equipamiento de antaño. El montañismo técnico se remonta a 1492, cuando los escaladores encumbraron el Mont Aiguille, en Francia. Desde entonces, se han inventado nuevos instrumentos, o han sido adaptados y modificados. Para cuando Ed Hillary y Tenzing Norgay alcanzaron la cumbre del Everest, ya existían importantes actualizaciones que habían ido mejorando durante los últimos sesenta años. Para ponernos en perspectiva, en esta galería veremos qué utilizaron Hillary y Norgay en su ascenso y cómo se preparan los escaladores modernos para las expediciones del Everest en la actualidad.

COMUNICACIONES

Antes: La expedición británica de 1953 empleaba radios sin cables, pero solo en las partes más bajas de la montaña. En las alturas, los sacos de dormir se disponían formando patrones —atravesados, paralelos los unos a los otros o solos— como señales visuales para los observadores de campamentos a menor altura. Los éxitos durante la escalada se comunicaban mediante mensajes codificados enviados por un mensajero a una estación telegráfica en Namche Bazaar.

Ahora: Actualmente, los walkie-talkie son un dispositivo común en la montaña y, dependiendo del año, se puede disponer de un servicio de llamadas durante todo el camino hasta la cumbre. Los teléfonos y comunicadores por satélite, como el de InReach, son los medios de comunicación más fiables.

TRAJES AISLANTES

Antes: Para llegar a la cumbre en 1953, Ed Hillary llevó ropa interior de lana, una camisa de lana, una camiseta interior de rejilla, un jersey de lana, pantalones y chaqueta de plumón y una capa de cortavientos.

Ahora: Los escaladores utilizan capas básicas sintéticas o de lana de merino, varias capas intermedias y trajes de plumón —con los que duermen en los campamentos a mayores altitudes, metidos en un saco de dormir—, como el traje Mountain Hardwear Absolute Zero.

Artículo relacionado: Tras encumbrar el Everest, este explorador volvió a casa para enfrentarse a sus demonios

TIENDAS DE CAMPAÑA

Antes: Las tiendas en 1953 estaban hechas con pesados lienzos de algodón y tenían varios tamaños. Las tiendas más grandes y las grupales se montaban en los campamentos a menor altitud, mientras que las tiendas pequeñas para dos personas —en las que normalmente se metían tres o cuatro— se utilizaban solamente en las laderas superiores.

Ahora: Las tiendas para montañismo modernas se hacen de un ligero tejido de nylon con varas flexibles de fibra de carbono o fibra de vidrio. Además de ser más fáciles de transportar, estos materiales soportan las temperaturas frías y los vientos fuertes. La enorme tienda de cúpula de 26,3 metros cuadradosSpace Station, de Mountain Hardwear, se monta en el campamento base y algunos escaladores utilizan la tienda de montañismo de Eddie Bauer, la First Ascent Katabatic, en altitudes superiores.

OXÍGENO

Antes: En 1953 se disponía de dos tipos de sistemas de oxígeno. El que utilizaba la mayoría era un sistema de circuito abierto que pesaba unos 8 kilogramos con un cilindro y un total de 19,5 kilogramos con tres. Este sistema suplementaba el oxígeno con el aire atmosférico. El menos usado era un sistema de circuito cerrado de 15,9 kilogramos con un cilindro y de 21 kilogramos con dos. No mezclaba el oxígeno con el aire de la atmósfera, sino que en su lugar suministraba oxígeno puro a través de una máscara ceñida al rostro del escalador y después atrapaba el aire exhalado para limpiarlo con una mezcla de cal sodada, y lo almacenaba para usarlo de nuevo.

Ahora: En la actualidad, más del 95 por ciento de los escaladores utilizan oxígeno en sistemas de un solo recipiente, como el Summit Oxygen Elite System que pesa 3,9 kilogramos.

PROTECCIÓN OCULAR

Antes: En 1953, los escaladores tenían varias opciones para protegerse los ojos, incluyendo lo que ahora conocemos como gafas de esquí, gafas de alta montaña y gafas de sol estilo aviador, con lentes anchas. Lo más interesante es que los porteadores locales de entonces no utilizaban protección ocular alguna y algunos de ellos empezaron a sufrir las consecuencias. Para ayudarles, el cámara de la expedición, Tom Stobart, reunió partes sueltas de gafas de los escaladores y fabricó unas gafas para ellos empleando cinta aislante negra y cuerda.

Ahora: En la actualidad, los escaladores emplean una serie de gafas similares, incluyendo una nueva versión de las favoritas de cualquier escalador, las gafas Explorer 2.0, de Julbo.

Para saber más: Coronando el Everest: la historia de Sir Edmund Hillary y Tenzing Norgay

MOCHILAS

Antes: En las partes más altas de la montaña, las únicas mochilas que llevaban Hillary y Norgay eran enormes unidades de oxígeno a las que ataban equipamiento adicional. El equipo de seguimiento utilizaba mochilas de armazón externo, tableros y mecapales para llevar el equipamiento montaña arriba.

Ahora: Los porteadores siguen utilizando mecapales, mientras que los escaladores emplean mochilas ligeras de nylon con armazón interno, con una capacidad de entre 40 y 50 litros, como la mochila Ascensionist de Patagonia. En ella pueden transportar el oxígeno, un tanque de repuesto y suministros de emergencia. Según el montañista que encumbró el Everest, Mike Moniz, no pierden el tiempo buscando en sus mochilas mientras escalan. Normalmente guardan el agua y la comida en los bolsillos internos de sus trajes de plumón.

ARNESES

Antes: Las cuerdas de 1953 no tenían flexibilidad alguna —algo que habría absorbido algo del impacto durante una caída—, y tampoco existían arneses en aquella época. Los escaladores simplemente se ataban una cuerda, normalmente alrededor de sus cinturas y no entre sus piernas. Esto hacía que algunas caídas resultaran en unas cuantas costillas magulladas o rotas, lo que suponía el fin a la escalada para ese montañero.

Ahora: Los arneses de montaña modernos como los Altitude, de Petzl, estánfabricados con cinchas, tienen rellenos interiores y pueden proteger a los escaladores frente a caídas duras desde gran altitud. Estos son diferentes a los arneses de escalada en roca, ya que pueden ponerse mientras se llevan crampones o esquís. 

ALTÍMETRO

Antes: Hillary y Norgay utilizaron un altímetro manual. Un artículo similar se recuperó junto al cadáver de George Mallory, quien murió en su intento de encumbrar el Everest en 1924.

Ahora: Hoy en día, relojes como el Suunto Ambit 3, el cual han llevado muchos escaladores que han llegado a la cumbre del Everest, utilizan el GPS y la presión barométrica para registrar la altitud, y sirven como ayuda para el desplazamiento.

Sigue aprendiendo: Las primeras expediciones al Everest

CUERDAS

Antes: Los escaladores de 1953 utilizaron la llamada cuerda de cáñamo torcida o enrollada, que carecía de elasticidad y que en ocasiones se rompía si las caídas eran muy duras. Sin embargo, tuvo un buen aguante en varias caídas durante la expedición. Curiosamente, una empresa alemana, Eldelrid, inventó ese mismo año la primera cuerda de nylon de tipo kernmantle —que tenía un núcleo y un revestimiento—, pero no a tiempo para que llegase al Everest.

Ahora: Actualmente,Edelrid es todavía una empresa líder en cuerdas de montañismo, fabricando cuerdas dinámicas de nylon trenzado con un acabado impermeable. Las cuerdas son relativamente fáciles de manejar incluso en las condiciones más duras.

SACOS DE DORMIR

Antes: La mayoría del equipo de la expedición al Everest llegó a la montaña desde Inglaterra, mientras que Hillary venía de Nueva Zelanda. Él estaba a cargo del equipamiento para dormir y cocinar, y encontró a un proveedor de Nueva Zelanda que podía proporcionar sacos de dormir de plumón y esterillas para todo el equipo. El rango de temperatura de estos sacos se desconoce.

Ahora: Hoy en día, los escaladores utilizan sacos de dormir de nylon y rellenos de plumón para un rango de entre 28 y 40 grados bajo cero, como el saco Deep Heat, de Montane. Tener varios sacos permite que los dejen en diferentes campamentos cuando los escaladores se mueven de un lado a otro para transportar su carga y aclimatarse.

BOTAS

Antes: El equipo de escalada de 1953 disponía de dos tipos de botas de altura. Tenzing Norgay llevaba botas de piel de reno envueltas en un cubrebotas de tela, iguales a las utilizadas por la expedición suiza el año anterior. Ed Hillary y otros escaladores llevaban botas de piel de cabrito con 2,5 centímetros de fibra kapok como aislamiento, una capa resistente al sudor y un nuevo tipo de goma microcelular en las suelas. Para fabricar un solo par de botas se necesitó la colaboración de 35 empresas británicas.

Ahora: Los escaladores modernos llevan botas de alta montaña como las Zamberlan 8000 Everest Evo RR. En ocasiones, los escaladores modifican las botas con capas de aislamiento moldeables y calentadores de botas a pilas.

Fotogalería relacionada: Historia de las expediciones al Everest en imágenes

CÁMARAS

Antes: El fotógrafo de la expedición de 1953, Alfred Gregory, llevaba una Contax 35mm con lentes de 50 y 125 mm. Habiendo subestimado la envergadura de la montaña, no llevó lentes de ángulo más amplio. También tenía una cámara Rolleiflex de formato medio y dos cámaras ligeras Kodak Retina 2 de lente fija para altitudes superiores.

Ahora: La mayoría de los escaladores evitan complicaciones gracias a cámaras digitales de apuntar y disparar como la Sony RX100V o documentan su escalada con sus smartphones. El truco está en evitar que las baterías se enfríen demasiado.

PIOLETS

Antes: El diseño de los piolets, también conocidos como piquetas, ha cambiado muy poco desde 1953. Aunque sí se han vuelto cada vez más ligeros. Las herramientas de antaño se fabricaban de madera y acero, lo que las hacía relativamente pesadas en comparación a los materiales actuales.

Ahora: Los piolets de ahora se fabrican con aluminio ligero como el de Camp Corsa. Aunque gracias a las cuerdas fijas que se han colocado en la montaña normalmente se quedan en las mochilas. Algunos escaladores ni se molestan en llevar uno.

CRAMPONES

Antes: Los primeros crampones se remontan al siglo XVI, cuando los cazadores utilizaban unos simples crampones de cuatro puntas sobre nieve y hielo. En 1953, el equipo del Everest disponía de crampones de 12 puntas de acero. Eran pesados y se ataban mediante cuerdas al calzado de los escaladores.

Ahora: En la actualidad, los ligeros crampones de acero inoxidable de 10 y 12 puntas como los Black Diamond Sabretooth son comunes en el Everest y emplean sistemas como una simple cincha o un clip para el talón. Los escaladores evitan los crampones de aluminio, ya que se estropeaban al chocar con roca expuesta.

También te puede interesar: Fotogalería - Escalar el Everest