Historia

Trasladan la gigantesca estatua de Ramsés II al Gran Museo Egipcio

La estatua de 83 toneladas de Ramsés II, uno de los gobernantes más importantes del antiguo Egipto, ha llegado al Gran Museo Egipcio.Monday, January 29

Por Kristin Romey - National Geographic

En el Egipto del siglo XXI, los faraones todavía viajan con estilo. El jueves pasado, una banda y la guardia militar montada escoltaron a la enorme estatua de Ramsés II en su cuarto viaje en 3.200 años.

El que iba a ser el viaje final del coloso fue también el más corto: un trayecto de 366 metros desde un edificio temporal en Guiza, donde ha pasado poco más de una década, a la imponente entrada del Gran Museo Egipcio, su destino permanente.

Cualquier movimiento de la estatua destaca por su asombroso tamaño. Con un peso de 83 toneladas y más de 9 metros de alto, la escultura de granito que representa al faraón de la dinastía XIX se transportó en una caja de metal hecha a medida que descansaba sobre dos remolques de los que tiraba lentamente un camión naranja que llevaba la bandera egipcia.

Ramsés II, también conocido como Ramsés el Grande, se considera el faraón más poderoso del antiguo Egipto. Durante su reinado, entre 1279 y 1213 a.C., dirigió campañas militares en Nubia, Siria y Canaán, derrotó a los enigmáticos pueblos del mar en una batalla naval en el delta del Nilo y salió victorioso frente a los rivales hititas de Egipto en la batalla de Qadesh (un conflicto que finalizó con la firma del primer tratado del mundo).

Ramsés también construyó estructuras a gran escala, como el gigantesco templo funerario del Ramesseum en Tebas y el Gran Templo de Abú Simbel, donde representaciones de 20 metros de alto del faraón sentado sobre su trono flanqueaban la entrada.

El coloso que llegó al Gran Museo Egipcio ha tenido una historia tortuosa, comenzando con su traslado de las canteras de Asuán al templo de Ptah en la antigua capital de Menfis, en el siglo XIII a.C. La estatua, que se perdió bajo la arena durante milenios, fue redescubierta por el egiptólogo italiano Giovanni Battista Caviglia (el arqueólogo que excavó la Esfinge) en 1820. Caviglia ofreció su descubrimiento a un duque italiano que rechazó su regalo debido al coste y a las cuestiones prácticas de trasladar la enorme escultura. El Museo Británico también rechazó una oferta similar de la estatua hecha por un pachá egipcio por razones similares.

ver galería
Seguir leyendo