Animales

Tristes imágenes de una cría de elefante sin trompa

Un elefante usa su trompa para comer, beber y socializar, pero la adaptabilidad del animal implica que perderla podría no ser una sentencia de muerte. Martes, 11 September

Por Jason Bittel - National Geographic

¿Puede un elefante sobrevivir sin su trompa? Por desgracia para una cría del parque nacional de Kruger, esta no es una pregunta hipotética, sino un experimento que se desarrolla en tiempo real.

Fotografías y vídeos de esta semana muestran una cría de elefante con un muñón donde antes estaba su versátil apéndice. Nadie sabe a ciencia cierta qué seccionó la cola —ya sea un depredador o una trampa—, pero esta pérdida no puede tomarse a la ligera.

Un elefante puede usar su trompa, también conocida como probóscide, para respirar, bañarse, llevarse el agua a la boca y alimentarse. La trompa de un elefante adulto es capaz de levantar más de 300 kilogramos gracias a unos 40.000 músculos (como referencia, los humanos tenemos poco más de 600 músculos en el cuerpo).

George Wittemyer, experto en paquidermos de la Universidad del Estado de Colorad, explica que también usan las trompas frecuentemente para establecer contacto social. Si combinamos todos estos usos, según Wittemyer, «es muy improbable» que la cría alcance la edad adulta.

Sin embargo, Joyce Poole, exploradora de National Geographic y cofundadora de ElephantVoices —organización dedicada al estudio y la defensa de los animales— todavía no quiere perder la esperanza.

«Parece que la herida se ha curado. Así que lleva un tiempo así y está en muy buen estado. La cría no está delgada, de forma que obtiene los nutrientes que necesita de alguna manera», afirma Poole.

Demasiado habitual

 Por desgracia, esta cría no es la única. 

«Es bastante habitual en zonas donde hay trampas. Por ejemplo, en [el parque nacional de Gorongosa, Mozambique], hay varios elefantes sin el extremo de la trompa. Y algunos tienen solo la mitad de la trompa», afirma Poole.

Aunque las trampas están destinadas a animales más pequeños que se cazan por su carne o piel, los elefantes y otros animales grandes se quedan atrapados por error, y este problema amenaza la fauna salvaje de todo África.

«Si la trompa se queda atrapada, la trampa suele cortarla. En el caso de las piernas, estas suelen llevarla enredada, ya que no pueden cortar el hueso», afirma Wittemyer.

Leones, hienas y cocodrilos

Aunque una trampa parece la culpable más probable, estos expertos están de acuerdos en que la cría podría haber sido víctima de uno de los muchos depredadores presentes en Kruger. Al fin y al cabo, los elefantes crecen rodeados de fauces hambrientas.

Por ejemplo, en Masái Mara, Poole sabe de muchos elefantes a los que las hienas han arrancado las colas. En el caso de la trompa, según Poole, es posible que se la arrancara un cocodrilo. Pero, por la forma de rodar de los reptiles cuando atrapan una presa, no está segura de que la herida coincida con esta hipótesis. En dicho caso, probablemente tendría un aspecto más irregular y menos limpio.

Aunque el muñón de la cría es el peor que ha visto Poole, otros elefantes han demostrado una adaptabilidad impresionante a la hora de lidiar con heridas similares. Por ejemplo, pueden comer solo las hojas que encuentran al nivel de su cabeza, arrodillarse para beber o pedir ayuda.

Aunque Poole nunca lo ha visto con sus propios ojos, dice que existen casos fidedignos de elefantes adultos con heridas en la trompa a los que otros adultos dan comida. Y en otro caso que no ha podido verificar, supuestamente un elefante usó su propia trompa para echar agua en la boca de un miembro de la manada mutilado. 

«Lo importante es que no deberíamos presuponer que la cría no va a lograr sobrevivir. Es obvio que lo tendrá más difícil que otros elefantes, pero los miembros de su familia podrían ayudarlo. Su comportamiento es muy adaptativo y flexible», afirma Poole.

Seguir leyendo