Animales

Un total de 42 pandas, una cifra récord, han nacido este año en dos centros de China

jueves, 9 de noviembre de 2017

Por Redacción National Geographic

Un total de 42 pandas, una cifra récord, han nacido este año en dos centros reproductivos del Centro de Conservación e Investigación sobre pandas gigantes de China. Es un éxito increíble, dado que es todo un desafío criar pandas en cautividad.

Los centros, ambos en la provincia de Sichuan, presentaron al público a 36 de los nuevos cachorros la semana pasada. Todavía queda la complicada tarea de criar a los pandas hasta que alcancen la madurez, pero el programa cuenta con muchos años de investigación sobre cómo cumplir las necesidades de estos osos, símbolos de China y del compromiso con la conservación.

Los cachorros de panda gigantes son adorables bolas de pelo gritonas. Además, es increíblemente difícil conseguir reproducir y criar a esta especie en cautividad. En la década de 1960, solo sobrevivía el 30 por ciento de los pandas nacidos en centros de cría. En la actualidad, sobrevive el 90 por ciento. Entonces, ¿qué ha cambiado?

En los últimos 20 años, China ha abordado con éxito uno de sus mayores desafíos: mantener con vida al panda gigante. A través de investigación y experimentación, los investigadores en los centros de cría de China han descubierto cómo alentar a los pandas en cautividad para que se apareen, cómo asegurarse de que el embarazo sea exitoso y cómo mantener con vida a las crías de panda una vez hayan nacido.

Para aparearse, descubrieron que ofrecer a las hembras elegir su pareja, así como enriquecer la dieta de los pandas lleva a mayores probabilidades de un apareamiento exitoso. La duración del embarazo de un panda puede variar entre los 73 y los 324 días dependiendo del peso de la madre panda y las condiciones que experimente durante el embarazo. Esta información, respaldada por avances médicos en inseminación artificial, ha permitido más embarazos exitosos en los pandas en cautividad.

Los pandas suelen dar a luz a gemelos y las madres suelen elegir alimentar solo al osezno más fuerte, lo que resulta en la muerte de su gemelo. Los cuidadores de los pandas han descubierto una forma de salvar a estos cachorros mediante una especie de «custodia compartida». De forma periódica, los cuidadores cambian a los bebés, cuidando de uno ellos mismos mientras el otro se queda con la madre. De esta forma, ambos oseznos tienen la oportunidad de sobrevivir.

Cuando están bajo el cuidado de los humanos, los cuidadores deben masajear con frecuencia el vientre de los cachorros para estimular los movimientos intestinales, ya que los pandas bebés son incapaces de defecar sin ayuda.

Todos estos factores han llevado a un repunte de las tasas de supervivencia de los pandas. Recientemente, el Centro de Conservación e Investigación de Pandas Gigantes de China ha logrado otro avance: es el único centro del mundo que cría pandas con éxito y a continuación los libera en la naturaleza. Cinco pandas han sido liberados desde 2006, aunque dos de ellos han muerto.

Antes de ser liberados, los pandas deben pasar una serie de pruebas para comprobar sus capacidades de supervivencia en la naturaleza, evitando la intervención humana tanto como sea posible. La dedicación de China a la investigación de pandas es líder en conservación de pandas en el mundo.

Vídeo relacionado:

Seguir leyendo