Los murciélagos vampiro se alimentan solo de sangre: ahora sabemos cómo lo hacen

Vivir exclusivamente de sangre no es fácil, pero estos mamíferos tropicales han desarrollado unas ingeniosas adaptaciones para lograrlo, según un nuevo estudio.viernes, 23 de febrero de 2018

Por Carrie Arnold - National Geographic

Los murciélagos vampiro pueden alimentarse de la sangre del grupo A positivo más deliciosa gracias a sus colegas digestivos.

En un nuevo estudio, un equipo de investigadores ha analizado el ADN y el microbioma de tres especies de murciélago vampiro, los únicos mamíferos del mundo que se alimentan solo de sangre (es decir, que son hematófagos). Sus resultados revelaron que las bacterias intestinales son clave para que los vampiros sobrevivan a partir de este líquido rojo.

Al parecer, estos seres intestinales han evolucionado para ayudar a los murciélagos a vivir a base de sangre, según la autora principal del estudio Marie Lisandra Zepeda Mendoza, genetista de la Universidad de Copenhague. El estudio «holístico», que examinó el microbioma y el ADN de los muerciélagos, es uno de los primeros de su clase que investiga cómo digieren la sangre los murciélagos vampiro, según contó Mendoza en un email.

Galería relacionada: 16 especies diferentes de murciélago

Estos murciélagos, que cazan en los trópicos americanos al amparo de la oscuridad, galopan sobre el suelo y se acercan a sus presas a cuatro patas. Los dientes afilados como cuchillas penetran en las venas de su víctima y el murciélago succiona la sangre con la lengua.

Pero sobrevivir a base de sangre no es tarea fácil. Los murciélagos vampiro necesitan nervios faciales especiales que pueden detectar el calor de las venas de sus víctimas, así como dientes afilados para morderlas causando daños mínimos en la piel de su presa. Es más, los murciélagos necesitan una enzima anticoagulante en la saliva para evitar que la sangre de su presa se coagule mientras beben. Esta proteína, denominada draculina, se está investigando como tratamiento para accidentes cerebrovasculares.

Es más, la sangre es casi un 80 por ciento agua y de los escasos nutrientes que contiene, el 93 por ciento son proteínas, cuya metabolización es complicada para los riñones. Finalmente, la hematofagia expone a los murciélagos a una gran cantidad de patógenos y les provoca un déficit de nutrientes y vitaminas.

En busca de sangre

Consciente de estos contratiempos del estilo de vida hematófago, Mendoza se preguntó si los microbios del intestino de los murciélagos les proporcionarían estos nutrientes que les faltan a cambio de un lugar seguro y cómodo donde vivir.

Su hipótesis era que entender el microbioma de los murciélagos vampiro era la clave para entender su singular dieta.

El fascinante murciélago americano de lengua ranurada

Así que Mendoza y sus colegas compararon el ADN y los microbios intestinales de las tres especies de murciélago vampiro con una serie de murciélagos frugívoros, insectívoros y carnívoros. El murciélago vampiro tiene varias adaptaciones que facilitan el consumo de sangre, según el estudio, publicado esta semana en la revista Nature Ecology and Evolution.

Primero, los microbios intestinales de los murciélagos vampiro realizan una serie de funciones diferentes a los que viven en otros murciélagos y proporcionan una ayuda fundamental digiriendo y metabolizando las proteínas de la sangre que beben los murciélagos vampiro.

Los murciélagos vampiro también presentan un alto nivel de resistencia a un grupo de virus transmitidos por la sangre conocidos como retrovirus endógenos, que insertan copias de su material genético en el genoma de su anfitrión.

Además, el ADN de los murciélagos vampiro contiene modificaciones en la función renal que permiten a los mamíferos soportar su dieta alta en proteínas.

A pesar de estas adaptaciones, los murciélagos vampiro —como los vampiros de las películas— necesitan un suministro constante de sangre: si el murciélago se salta dos comidas nocturnas seguidas, puede morir de hambre.

Seguir leyendo