Este pulpo hembra pesa 40.000 veces más que su pareja

Muchas hembras son más grandes que los machos, por una buena razón.

Published 5 mar. 2018 15:26 CET, Updated 5 nov. 2020 7:02 CET
Pulpo manta
El pulpo manta hembra es mucho más grande que los machos, que destinan sus energías a encontrar hembras en mar abierto.
Fotografía de Chris Gug, Alamy

Hemos visto muchos remakes y spinoffs de King Kong, pero nunca se habla demasiado de Queen Kong.

Es cierto que los gorilas macho son mucho más grandes que las hembras. Pero las hembras enormes son la norma en ciertas especies de ranas, tortugas, lagartos, serpientes y arañas. Y existe una razón de peso.

«Las hembras más grandes pueden producir un mayor número de crías», afirma Greg Pauly, conservador de herpetología en el Museo de Historia Natural de Los Ángeles.

Por ejemplo, las tortugas mapa hembra, originarias del centro y el este de Estados Unidos, pueden ser el doble de largas y diez veces más pesadas que los machos, mucho mejor para cargar más huevos.

Una tortuga mapa del norte hembra (izquierda) y un macho tomando el sol.
Fotografía de Robert Hamilton, Alamy

En los araneidos y las arañas cangrejo, «las hembras pueden ser 100 veces más grandes que los machos», explica en un email Jo-Anne Sewlal, experta en arañas de la Universidad de West Indies, St. Augustine. De hecho, las arañas de seda de oro macho son tan pequeñas que suelen confundirse con sus crías.

Para algunos, es mejor ser más pequeños

Según ella, los machos diminutos pueden tener ventajas.

Las arañas macho más pequeñas pueden desplazarse con facilidad sobre árboles caídos, rocas y otros objetos en hábitats complejos para llegar hasta las hembras, que permanecen quietas en sus telas.

Arañas de seda de oro macho y hembra sobre una telaraña en el parque nacional de Kruger, Sudáfrica.
Fotografía de Edwin Remsberg, Alamy

Un estudio de 2010 demostró que las arañas más pequeñas tenían más probabilidades de «tender puentes» —caminar boca abajo en puentes de seda que ellas mismas fabrican—, lo que les permitía dispersarse rápidamente y tener un mejor acceso a sus posibles parejas. Las hembras más grandes tenían menos probabilidades de tender puentes.

Pauly añade que pasar sobre raíces de árboles y otros elementos complejos del paisaje también es más fácil para las tortugas macho más pequeñas en busca de hembras.

Dos ballenas jorobadas nadan juntas. Las hembras, que son más largas que los machos, alcanzan longitudes de 18 metros.
Fotografía de Paul Nicklen, National Geographic Creative

Animales marinos

Las criaturas marinas diminutas pueden tener dificultades a la hora de aparearse en mar abierto, aunque la hembra sea mucho más grande.

Los pulpos manta hembra, que viven en océanos tropicales y subtropicales, pueden alcanzar una longitud de dos metros, enormes en comparación con los machos, que miden poco más de dos centímetros de largo. También pesan 40.000 veces más que los machos, que gastan más energía en localizar una hembra que en aumentar de tamaño.

Un pulpo hembra puede poner hasta 100.000 huevos: así es como eclosionan
Un mes después de aparearse, un pulpo hembra puede poner hasta 100.000 huevos

Los gusanos Osedax hembra, que sobreviven devorando esqueletos de ballenas, pueden alcanzar siete centímetros de largo. En la mayoría de especies, los machos microscópicos viven dentro de las hembras y sencillamente aportan esperma.

Un Osedax mucofloris hembra. Los machos viven dentro de los cuerpos de las hembras.
Fotografía de Museo de Historia Natural, Alamy

Entre los mamíferos, el combate entre machos para establecer su dominio suele hacer que los machos sean más grandes. Un ejemplo son los gigantescos elefantes marinos que luchan por el territorio.

Existen algunas excepciones, como las ballenas barbadas hembra, que son más grandes que los machos. Las ballenas jorobadas hembra pueden alcanzar 18 metros de largo, mientras que los machos son ligeramente más cortos.

Manteniendo la paz

En algunos casos, las diferencias de tamaño entre sexos facilitan las cosas.

Galería relacionada: Tortugas marinas del mundo

Las tortugas mapa hembra, por ejemplo, pueden devorar presas más grandes, como almejas, algo imposible para los machos, por lo que hay menos competencia por la comida entre la misma especie, según explica Pauly.

Es una forma de mantener la paz conyugal.

Seguir leyendo