Animales

España, uno de los principales corredores migratorios del mundo por su ubicación geográfica

La Península Ibérica constituye el principal corredor migratorio de toda Europa occidental, y por el estrecho de Gibraltar cruzan, dos veces al año, cientos de miles de aves en su periplo migratorio.viernes, 11 de mayo de 2018

Por Manuel Moncada Lorén - National Geographic
Grullas descansando en un humedal al atardecer.

Según indica el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), en España se pueden observar cerca de medio millar de especies de aves, de las cuales 200 son migratorias.

Los humedales españoles como Urdaibai (País Vasco), las Laguna de la Nava (Palencia), del Oso (Ávila) y de Gallocanta (Zaragoza) o el parque nacional de Doñana (Huelva), constituyen auténticas estaciones de servicio para las bandadas migratorias que sobrevuelan la península ibérica hacia lugares más cálidos del planeta durante los meses de invierno.

Auténticas Odiseas

Vencejo común sobrevolando Barcelona.

Las aves migratorias muestran una alta capacidad de orientación y resistencia, ya que estos seres alados realizan unas travesías épicas a lo largo de decenas de miles de kilómetros, cruzando mares y desiertos en busca de temperaturas más agradables para pasar el invierno.

El programa Migra ha revelado alguna de estas odiseas a través del globo, como la que afrontan las carracas europeas para llegar a la sabana de Namibia, o la peregrinación de 20.000 kilómetros del vencejo hasta las costas kenianas.

De solo 40 gramos de peso, los vencejos comunes (Apus apus), representan la adaptación extrema a la vida aérea, ya que, exceptuando la nidificación, todo su ciclo vital se desarrolla en pleno vuelo.

En España, estos aerodinámicos seres habitan casi exclusivamente construcciones humanas, mostrando preferencia por los edificios, donde anidan bajo el alero de los tejados.  Los vencejos realizan un espectacular viaje de más de 20.000 kilómetros cada año para invernar en las costas de Kenia y Tanzania, toda una odisea.

No menos insólito es el periplo hacia las zonas de invernada de la carraca europea (Coracias garrulus), que llega a sus cuarteles de invierno en la sabana de Namibia y Botswana tras un viaje de más de 9.000 kilómetros.

A lo largo de los años, el estudio de las aves ha permitido admirar el gran sentido de orientación que tienen las águilas calzadas (Hieraaetus pennatus), que cada año vuelan a la misma zona de invernada en el Sahel para retornar a su nido en España; o el curioso caso de las cigüeñas, en el que solo las más jóvenes invernan en África mientras las adultas se quedan durante todo el año en España, según reveló una reciente monografía de la organización conservacionista SEO/Birdlife.

El programa Migra

La ONG ha llevado a cabo el marcaje de 783 aves de 32 especies distintas con sensores de geolocalización durante los siete años de trabajo del proyecto Migra, una iniciativa que ha permitido conocer sus principales rutas migratorias y sus movimientos diarios dentro y fuera del territorio español, informó la organización conservacionista en un comunicado.

El programa Migra revela las fechas de inicio y fin de las migraciones, los lugares de parada y puntos de alimentación, el tiempo que tardan en realizar esos viajes, así como las principales áreas de invernada y dispersión.

Las conclusiones que se desprenden del análisis del programa están disponibles para su consulta en internet.

Día Mundial de la Aves Migratorias

Cisne cantor. Hokkaido, Japón.

Reducir las amenazas de las aves migratorias mediante el seguimiento de las poblaciones y la identificación de los enclaves de cría e invernada centran los esfuerzos de las organizaciones conservacionistas para paliar el declive de estas viajeras incansables que este fin de semana celebran su Día Mundial.

Con motivo del Día Mundial de las Aves Migratorias, que se celebra a lo largo de dos jornadas durante este fin de semana, expertos de SEO/BirdLife y del Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (Grefa) han marcado tres pollos de halcón peregrino, que una vez que emprendan el vuelo, enviarán datos de su paradero durante cinco años.

Los polluelos, de apenas un mes de vida, nacieron en una caja-nido instalada en 2007 por los conservacionistas en la azotea del antiguo hospital militar Gómez Ulla de Madrid, donde han sido marcados.

Más del 40 % de las aves migratorias presentan signos de declive

Vista de Cabo May, en Nueva Jersey.

Casi la mitad de las 200 especies de aves migratorias que crían o pasan por España en su periplo migratorio muestran síntomas de declive, según las mediciones recogidas por el programa Migra.

La importancia de proteger nuestras aves

Las aves migratorias amoldan el recorrido de su viaje en función del alimento de las zonas que sobrevuelan, lo que covierte a estos seres alados en agentes medioambientales que regulan los picos de productividad de los ecosistemas, ya que su presencia suele ir acompañada de abundante alimento en los hábitats que visitan.

La normativa comunitaria de la Unión Europea establece que las aves del territorio europeo son patrimonio común y han de ser protegidas a través de una gestión integrada entre los estados miembros que garantice sus hábitats.

Las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) forman parte de la red europea de espacios protegidos llamada Natura 2000, a la que España contribuye con 1.863 espacios protegidos que representan un 30 por ciento de su territorio, siendo el miembro que más áreas aporta.

El principal objetivo de la Red Natura 2000 es asegurar la supervivencia a largo plazo de las especies y los tipos de hábitat en Europa y constituye el principal instrumento para la conservación de la naturaleza en la Unión Europea.

Seguir leyendo