El cierre de la presa 9 del Manzanares frena la expansión de la avifauna en Madrid

El Ayuntamiento de Madrid reconsiderará el embalsamiento del tramo de la presa 9 para la práctica del remo tras las protestas de las asociaciones ecologistas y vecinales que exigen la apertura del dique que ha puesto freno a la renaturalización del río.jueves, 19 de julio de 2018

Por Manuel Moncada Lorén - National Geographic

* El Ayuntamiento anunció ayer que desembalsará el tramo de la presa 9 del Manzanares para mantener la renaturalización del río, que había sido inundado a principios de julio para crear un canal artificial que permitiera la práctica de remo. 

El proceso de renaturalización del cauce del río Manzanares a su paso por la ciudad de Madrid devolvió el río a las garcetas, ánades, gallinetas o lavanderas blancas, entre otras muchas especies, que tras el descenso de las aguas a su caudal ecológico, han decidido repoblar este tramo del río antes de lo que se pensaba en un principio.

El regreso de la avifauna al sur de la ciudad fue una de las primeras consecuencias de la libre circulación del agua, que desde 1955 hasta 2016 había permanecido estancada por tramos, y que hoy fluye sin barreras hasta que se topa con la compuerta 9, cerrada a prinsipios de julio. Pero el impacto negativo que el nuevo embalsamiento para la práctica del remo ha tenido sobre el proceso de renaturazación del río no ha pasado desapercibido para los vecinos y los ecologistas, que exigen su inmediata reapertura.

Santiago Martín Barajas, responsable del área de Aguas de Ecologistas en Acción, ha explicado a National Geographic que el tramo embalsado afecta a las aves que anidan entre el Puente de Praga y el antiguo Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi; un proceso que comenzó con “las labores de poda de la vegetación” que había brotado en un tramo de 1.800 metros de longitud, y que culminó “afectando a la nidificación de las aves en plena época de cría”

Una vez terminadas las obras de reparación de la compuerta 9, la presa se ha cerrado transformando artificialmente el río, cuyo cauce ha crecido considerablemente para permitir las prácticas deportivas, una decisión que Barajas ha considerado una “usurpación del cauce público”, ya que el río “es de todos” ha subrayado.

A pesar de que el tramo superior está renaturalizado, el mayor daño ambiental que generado esta crecida provocada que ha inundado el tramo de la puerta 9 del Manzanares es que se “ha interrumpido la mecánica de la vida silvestre, ha asegurado Barajas, un “daño ambiental que será mayor si no se abren inmediatamente las compuertas para que el río fluya libre”.

Según ha explicado el responsable de aguas de la organizción ecologista, “en los barrios que atraviesa el río Manzanares en el tramo que está inundado viven más de medio millón de personas”, pero ha denunciado que “esto se ha hecho para que puedan remar unas pocas personas”.

Con las aves en plena época de cría, el consistorio esperó durante un mes a que principalmente las gallinetas terminaran de criar para acometer las obras de reparación de la puerta 9, una decisión que  no llega en el “mejor momento” por el perjuicio para el recién recuperado ecosistema “que ha sido arrasado en 1.800 metros de longitud”.

Sin embargo, este ecosistema “se puede recuperar en cuanto se vacíe”, por lo que la asociación ecologista espera que el Ayuntamiento de Madrid “ceda ante las tremendas protestas vecinales, reconsidere la decisión y volvamos a la situación que teníamos hace un mes”.

Fuentes municipales han asegurado a National Geographic que “el área de medio ambiente y movilidad del ayuntamiento de Madrid va a iniciar una ronda de contactos para evaluar y reconsiderar el embalsado del tramo de la presa 9 del rio”.

El consistorio madrileño ha señalado que la decisión de cerrar la puerta nueve “fue con acuerdo de todos los grupos municipales en octubre de 2016 con el consenso de Ecologistas en Accion, y se buscó que fuera compatible con la renaturalizacion del resto del rio”.

No obstante, una vez transcurrido el tiempo y dado el "éxito" que ha tenido la renaturalizacion, con “reconocimiento nacional e internacional y gran apoyo de la ciudadanía y colectivos ecologistas y sociales”, se hace necesario evaluar la situación actual, buscar alternativas y reconsiderar la decisión con el fin de buscar el interés general, señalan.

* El Ayuntamiento anunció ayer que desembalsará el tramo de la presa 9 del Manzanares para mantener la renaturalización del río, que había sido inundado a principios de julio para crear un canal artificial que permitiera la práctica de remo. 

Seguir leyendo