Animales

Estas son las mejores fotos de animales de 2018

Primeros planos de un festín de tiburones, murciélagos carnívoros y muchos animales más en estas fantásticas imágenes seleccionadas por los editores de National Geographic.Wednesday, December 12, 2018

Por Natasha Daly
ver galería

Decenas de tiburones de arrecife cazan en las profundidades del Pacífico sur y dos pumas se disponen sobre un barranco chileno. Para capturar estas fotografías y muchas más, los fotógrafos de National Geographic han trepado y se han sumergido, a veces sin protección. Es complicado conseguir una imagen espontánea de un festín de tiburones dentro de una jaula.

Incluso después de más de un siglo fotografiando el mundo natural para National Geographic, nuestros fotógrafos de animales salvajes siguen capturando a los animales de formas nunca vistas. Evgenia Arbugaeva pasó bastante tiempo en Indonesia y sacó vívidas fotografías del lado oscuro del comercio de mariposas, mientras que Anand Verma se aventuró a un antiguo templo maya para documentar murciélagos carnívoros.

Algunas de las mejores fotos de animales salvajes de este año han sido de aves. Para celebrar el centenario de la Ley del Tratado de aves migratorias, que protegió a una gran cantidad de aves, National Geographic declaró 2018 el Año del Ave y se dispuso a narrar historias sobre estos animales.

Nos centramos en las aves en peligro, como los albatros de la isla Marión, forografiados por Thomas Peschak llenos de sangre y moribundos. Nuestra fotografía también mostró que las aves prosperan contra todo pronóstico, como los petreles y los pingüinos de las islas Malvinas en el Atlántico Sur, documentados por Paul Nicklen.

Charlie Hamilton James fotografió las aves más inteligentes, peculiares y astutas, como un estornino amante de Mozart llamado Arnie. También celebró haber sacado la foto más difícil de su carrera: una graciosa ave americana llamada urogallo de las artemisas, que finalmente capturó en un gélido amanecer mientras un vasto valle de Wyoming adoptaba tonos dorados. «Hicieron falta cinco semanas, mucho café y un montón de equipo», cuenta Hamilton James.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo